12 Brindis cristianos para el Año de la Fe

1. Inicia el nuevo año como si, de verdad, fuese el último de tu vida:

deja atrás lo que no merece la pena e intenta, con todas tus fuerzas, ser una persona totalmente diferente. ¡Ten fe y cultívala!

2. No dejes de soñar ni de trabajar por aquellos objetivos que pueden ser positivos para ti y buenos para los demás. Es bueno tener ideales

¡Pide, con fe, tu progreso espiritual y material al Señor!

3. No dejes de lado a Dios. Él te dará luz en los 12 meses que ahora se inician, palabra oportuna en los 365 días que te aguardan, esperanza en todas y cada una de sus horas. ¡Imprime, un poco de tu fe,a cada una de tus jornadas!

4. Disfruta con intensidad, pero con sentido común, tu existencia.

No te dejes llevar por cualquier oferta que degrade tu dignidad como persona

¡Confía, con fe, tus proyectos al Señor!

5. Demuestra no para que se vea, pero si para que se denote, tu vida cristiana,tu generosidad. No olvides a los que se encuentran materialmente en difíciles circunstancias ¡Porque tienes fe, que seas generoso!

6. Piensa que, la vida, es demasiado breve para malgastarla. Recapacita

en aquellos fallos que cometiste en tu pasado y, mirando al cielo, intenta

solucionarlos ¡Con fe humilde, pídele al Señor su perdón!

7. No digas “no es posible, de repente, cambiar de la noche a la mañana”.

Con la ayuda de Dios y con tu oración, podrás alcanzar pequeñas metas

que hagan realidad el superarte en diversos aspectos ¡Confía tus problemas al que te puede aconsejar: a Dios!

8. No seas negativo. Da la cara y lucha en los próximos meses. Utiliza,

en esa batalla, las armas del perdón, del amor, de la alegría y de la paciencia

¡Que la fe sea tu resorte!

9. No seas iluso. No sigas ni creas a aquellos que, por variados intereses, intentan alejar a Dios de todo ámbito social: tú tienes que dar testimonio de su presencia ¡Que tu fe sea audible y visible!

10. No te creas un “don nadie” ni tampoco un “don poderoso”. Eres grande

por ser hijo de Dios y, eres débil, por ser humano. Intenta conocer un poco más tu fe. Asómate a la Palabra de Dios ¡Acércate un poco más a la Sagrada Escritura, fuente de la fe!

11. Da gracias a Dios por este nuevo año que pone a tu alcance. Lo hace

para que seas santo, más sabio y, sobre todo, para que no le olvides

¡Con fe entusiasta, da gracias a Dios!

12. Levanta la copa de la fe con la ayuda y la protección de la Virgen María.

Que Ella te ayude a saborear, poco a poco, todo lo que el Señor quiere

y espera de ti ¡Pídele a María una fe, por lo menos, tan sencilla y valiente

como la de Ella!

¡FELIZ AÑO 2013!

P. Javier Leoz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *