Dinámicas de reflexión #JuegosDivertidos

Dinámicas de reflexión

1.- PENSAMIENTO Y ACCIÓN
2.- DIÁLOGO AL OÍDO
3.- VER UNA TARJETA O CUADRO
4.- CUADRO MÁS O MENOS PROYECTIVO
5.- DICTADO DE UN DIBUJO
6.- VERDADERAMENTE LIBRE
7.- CONOCIMIENTO PROPIO Y DE LOS OTROS
8.- PREJUICIOS SOCIALES
9.- MACHISMO Y FEMINISMO

1.- PENSAMIENTO Y ACCIÓN
En los grupos suelen existir personas que prefieren lanzarse cuanto antes a realizar actividades, otros prefieren reflexionar y reflexionar antes de decidirse a actuar.
Esta din?mica consiste en proporcionar la discusi?n sobre las actitudes de los miembros frente al pensamiento y a la acci?n.
Se divide el grupo en dos. Un subgrupo defiende la necesidad de tomar r?pidamnete la v?a de la acci?n y el otro argumenta la necesidad de reflexionar antes de actuar, de cada subgrupo se selecciona un expositor de su punto de vista quien, durante un minuto, presenta sus observaciones. Cinco a diez intervenciones son suficientes para que el grupo aclare sus ideas.
2.- DI?LOGO AL O?DO
Una de las t?cnicas para demostrar la dificultad de recibir y transmitir mensajes y que motiva a estudiar seriamente este proceso, es la del di?logo al o?do.
Se organiza el grupo en c?rculo o en filas. Cada persona transmite a su vecino, en secreto, al o?do, en voz baja, el mensaje recibido tambi?n en voz baja.
El mensaje debe ser corto y al terminar la ronda, el receptor final dir? en voz alta el mensaje recibido y el emisor inicial del mensaje dir? tal como lo transmiti?. Esta comparaci?n permitir? al grupo relexionar sobre los mecanismos de comunicaci?n dentro y fuera de los grupos.
Se descubre la tergiversaci?n y se sacan conclusiones acerca de chismes o inconvenientes en la delegaci?n en la transmisi?n de ?rdenes e informaci?n de personas con pocas capacidades. Un mensaje como este: “Belisario se reuni? en Espa?a con guerrilleros colombianos para acordar mecanismos de paz”, despu?s de pasar por 20 emisores-receptores puede llegar a transformarse hasta el punto que el ?ltimo personaje dice a sus compa?eros: “El presidente por hablar de paz fue secuestrado en Espa?a”.
3.- VER UNA TARJETA O CUADRO
La finalidad es casi la misma que la de la cl?nica del rumor, aunque tal vez intervengan aqu? m?s los elementos imaginativos.
Dos personas ven la misma tarjeta o cuadro ante todo el grupo. Hay seis personas fuera. Cada una de las personas que vieron el dibujo, por separado, llaman a uno de los tres que les corresponden y le explican lo que vieron. Esta a la otra. Y la segunda a la tercera. Todo se hace ante el grupo.
4.- CUADRO M?S O MENOS PROYECTIVO
Se presenta el cuadro a todo el grupo. Cada uno hace su propia descripci?n en una historia en la que se indique qu? pas? antes, qu? pasa ahora, y qu? pasar? despu?s.
Se leen las historias del grupo y se comenta el por qu? de las diferencias.
La finalidad es ver la diversidad de percepciones y de fantasmas imaginativos, por motivaciones y proyecciones diversas.
Nota: en todos estos ejercicios es esencial el feedback y el an?lisis del por qu? sucedieron las cosas.
5.- DICTADO DE UN DIBUJO
La finalidad es mostrar vivencialemnet la dificultad de transmitir ideas que a uno le parecen clar?simas, y la serie de factores de formantes que pueden actuar tanto en el transmisor como en el receptor.
Este ejercicio, muy simple y hasta divertido en apariencia, tiene por objetivo demostrar gr?ficamente la dificultad de la comunicaci?n. esta dificultad se basa en que cada uno, a partir de su psicolog?a, tiene una manera de ver las cosas, y adem?s, al o?rlas el otro, tiene una manera de entenderla. Muestra tambi?n lo dif?cil que es expresar algo, aunque sea sencillo, para hacerse entender como es.
Uno ve claro que cuando habla todos le est?n entendiendo, y no es as?.
El ejercicio tiene tres frases:
Uno dicta y otro copia en el tablero. Todos a su vez pueden ir dibujando lo que noten. El que dibuja no puede hacer preguntas.
El que dicta ve el dibujo y, aunque el que copia no puede preguntar, el que dicta s? puede corregir, tratando de que el dibujo represente lo m?s exactamente posible la imagen que se quiere transmitir.
Se repite otra vez, el ejercicio id?ntico al anterior, procurando que la otra persona sea de distinto sexo, si el grupo es mixto, para comprender la diferencia de percepci?n. Y se puede inclusive hacer por tercera vez. En los tres casos se dicta del mismo dibujo.
El an?lisis final ayudar? a sacar las conclusiones, que es lo que en realidad se pretende.
Un modelo sencillo puede ser el siguiente:
Una l?nea oblicua
Perpendicular en el extremo superior, de la misma longitud que la anterior.
Una los dos extremos.
Perpendicular cerca del primer ?ngulo.
Perpendicular cerca del segundo ?ngulo, etc…
Ser?a el dictado de una casa sencilla. Pero puede invertarse cualquier tipo de dibujo, tratando de que no sea demasiado complicado.
6.- VERDADERAMENTE LIBRE
Oportunidad: curso o reuni?n.
Objetivo: personalizar en cuanto a un valor tan grande como es la libertad.
Motivaci?n: una breve charla sobre ideas tales como: libertad, libertinaje, realizaci?n personal, degradaci?n, etc.
Grupos peque?os: cada cual contesta y comenta estas preguntas:
Un momento en m? vida en que me sent? libre.
Un momento en m? vida en que me sent? oprimido
Un momento en m? vida en que fui yo quien oprimi? a otros.
Plenario: en base a las vivencias anteriores expresar grupalmente cu?les son los elementos de una verdadera definici?n de la libertad y otra de opresi?n.
El coordinador completa con sus propias reflexiones invitando a la gente a cambiar actitudes.
7.- CONOCIMIENTO PROPIO Y DE LOS OTROS
Canto: conviene iniciar el encuentro entonando canciones que propicien un clima de apertura y de confianza; alg?n juego de movimiento colaborar? a crear un clima favorable.
Din?mica de “El Carro”. El coordinador reunir? a todos los participantes en sesi?n plenaria, o bien en peque?os grupos, seg?n recomiendan las circunstacias; leer?n el ANEXO titulado “El Carro” entre uno o varios lectores. Terminada la lectura, distribuir?n papel y l?piz a los participantes para responder a las siguientes pistas de trabajo en forma individual:
Pinte un carro que usted va a llamar: el carro de la vida. Ahoraindique las siguientes especificaciones de su carro:
Lugar d?nde sale su carro y placa (lugar y fecha de su nacimiento).
Identidad del carro: nombre y apellidos.
?Qui?n maneja el carro: usted o sus padres, la novia(o), un amigo(a)?
?Qu? personas importantes viajan con usted? ?En qu? puesto: adelante, atr?s, a un lado?
?A qu? velocidad marcha su carro?
?Para d?nde va su carro? (?Qu? ideal pretende alcanzar?)
?Hay obst?culos en la carretera? (Dificultades para alcanzar su objetivo)
?C?mo est? el tr?fico en la carretera?
Los sem?foros est?n en rojo (prohibici?n de seguir), en amarillo (?alerta!), en verde (orden de continuar la marcha).
?Qu? elementos (valores humanos) importantes llevar? usted para estar bien equipado para la carrera en la vida?
Di?logo grupal: hecho el anterior diagn?stico, los j?venes formar?n peque?os grupos para intercambiar la descripci?n de su propio carro, para mostrase mutuamente el carro que han pintado…
Si se considera oportuno, podr? sugerirse el cambio de grupos para un nuevo intercambio con distintos compa?eros.
Sesi?n Plenaria: en ella el coordinador dirigir? un comentario p?blico sobre la din?mica anterior. Podr? ayudar estas preguntas:
?Qu? utilidad han encontrado en este ejercicio?
?Qu? juicios les merece: conveniente, necesario, provechoso?
?Qu? opinan de las diversas velocidades con que marchan algunos compa?eros?
?Cu?l fue el obst?culo que m?s veces apareci? en el intercambio? ?Por qu? la frecuencia de ese obst?culo? ?Qu? soluciones sugiere usted?
?La pregunta sobre el estado del tr?fico qu? les hace pensar? ?Es una dificultad, un tropiezo para avanzar? ?Por qu??
De entre los valores humanos, o elementos del equipo de viaje, ?Cu?l fue el elemento m?s tenido en cuenta? ?Por qu??
Otras posibles preguntas que el coordinador quiera hacer, o que los mismos participantes hagan…
Elaboraci?n de carteleras: los mismos grupos anteriores u otros nuevos, se dedicar?n ahora seg?n intereses homog?neos, o sea, los que tengan como ideal una determinada carrera profesional en su vida, formar?n grupo para elaborar una cartelera sobre la carrera ambicionada por ellos, con ayuda de l?minas de revistas o peri?dicos construir?n una cartelera para presentar en sesi?n plenaria posteriormente; en ella podr?n presentar la informaci?n que tienen sobre la carrera deseada…
Sesi?n Plenaria: con la coordinaci?n de un moderador del plenario presentar?n las carteleras hechas, y har?n un comentario a cada una de ellas… Quien de entre el p?blico tenga algo con qu? enriquecer la informaci?n sea invitado a hacerlo.
Mesa redonda: es algo muy oportuno; previamente habr?n invitado a algunos profesores de diversas ramas de la ciencia para hacer con ellos una mesa redonda en la que correspondan a las preguntas que los participantes quieran hacer. conviene que estas preguntas se preparen previamente y se seleccionen.
8.- PREJUICIOS SOCIALES
Objetivo: an?lisis de comportamiento individual y social.
Recursos: lugar adecuado para el trabajo de grupos; diez l?minas de rostros de hombres y mujeres (adultos) enumerados del uno al diez; papel y l?piz para el trabajo individual y grupal: copia de la preguntas para la reflexi?n de grupos; cantos y juegos.
M?todo:
PRIMER PASO
El coordinador expondr? en el tablero o pares las diez fotograf?as debidamente enumeradas; se trata de que los presentes, en forma lo m?s r?pidamente posible, escojan los rostros de tres personas a quienes se les indica de ser autores del secuestro de un ni?o que posteriormente muri? v?ctima del impacto nervioso. Los autores del secuestro est?n all?.
Cada uno habr? recibido papel y l?piz para anotar all? los n?meros de las personas a quienes juzga como posibles autores del secuestro.
El coordinador observar? los n?meros anotados por cada uno de los integrantes del grupo, y ordenar? nuevamente observar los rostros y n?meros anotados; si alguien quiere corregir la primera anotaci?n, h?galo pero explicando por qu? quiere hacer la(s) correcci?n(es).
Hecha esta revisi?n del primer sondeo, har?n una presentaci?n de las personas sindicadas de secuestro seg?n el juicio de los presentes, junto con las razones que los llev? a atribuirles el secuestro; observar?n cu?les son los sindicados por un mayor n?mero de participantes y en virtud de qu? razones o motivos.
SEGUNDO PASO
Ahora organizados en peque?os grupos, cada equipo ir? a reflexionar sobre el presente ejercicio partiendo de estas preguntas:
Durante el primer paso, al se?alar en forma r?pida las tres personas a quienes considera autores del secuestro, ?Qu? razones lo llevaron a hacerlo?
Cuando en el momento siguiente se le di? oportunidad de revisar la sindicaci?n hecha, ?hizo usted alguna correcci?n? ?Y en virtud de qu? raz?n lo hizo?
Hubo algun acuerdo o unanimidad entre ustedes al sindicar a determinada persona? ?Qu? razones alega cada uno?
?Cu?les son los detalles m?s significativos que los llevaron a ustedes a determinar que tal persona podr?a ser uno de los autores del secuestro?
Cuando cada grupo haya terminado de responder a estos interrogantes, podr? el coordinador entregar, en hoja aparte, esta segunda serie de preguntas:
Si les digo a ustedes que ninguna de estas dos personas es el fotograf?a, ustedes, ?qu? dir?n ahora?
?Por qu? aceptaron tan f?cilmente la acusaci?n que el coordinador hac?a a estas diez personas?
?Qu? se les ocurre pensar en este momento?
?Sucede esto mismo con frecuencia en nuestra sociedad? Relate algunos casos que usted conozca…
?Qu? mensaje le deja este ejercicio?
?Qu? conclusiones deduce usted de la presente din?mica?
TERCER PASO
El coordinador pedir? a cada uno de los participantes que, en particular, piense en el tema de una pel?cula conocida, o el t?tulo y argumento de una novela que hayan le?do, o recuerden una historia verdadera en la que se reproduzca un hecho similar al que hoy ha tenido lugar entre nosotros: por fuerza de unos prejuicios sociales discriminatorios hemos atribuido sin fundamento razonable y con falsedad un crimen a personas inocentes.
Presentar?n en plenario los argumentos de las pel?culas, novelas o historias; entre todos descubrir?n qu? criterios discriminatorios son los m?s frecuentes en nuestra sociedad; dialoguen espont?neamente sobre el tema con la debida coordinaci?n.
Podr? el coordinador terminar este ejercicio invitando a cantar alguna canci?n que aluda al problema que se ha ventilado.
9.- MACHISMO Y FEMINISMO
Objetivo: an?lisis de ?stos dos fen?menos.
Recursos: grupo mixto de personas, a ser posible; copias de los anexos para la lectura y reflexi?n grupal; banco de l?minas para elaborar carteleras, papel o cartulina y marcadores; cantos y juegos.
M?todo:
PRIMER PASO
Los participantes en este ejercicio, distribuidos en peque?os grupos con participaci?n de j?venes de ambos sexos, leer?n los anexos y discutir?n sobre la verdad o falsedad, o posible exageraci?n de las afirmaciones, confrontar?n el anexo.
A modo de conclusi?n responder?n a estas preguntas en cada grupo:
?Las caracter?sticas que distinguen el sexo masculino nacen verdaderamente de dos modos de existir, o son, por el contario, fruto de una determinada cultura?
?Hay algunas diferencias fundamentales entre los dos sexos?
?Cu?les son?
?La igualdad que se exige hoy para ambos sexos es una igualdad absoluta en todo los niveles, actividades, funciones, etc.?
SEGUNDO PASO
Los mismo o distintos grupos, seg?n convenga, pasar?n ahora a montar sociodramas o monumentos; unos sobre la realidad que observan en este campo en la presente sociedad; otros sobre lo que ser? una realizaci?n ideal y aut?ntica de los dos sexos.
Har?n la representaci?n de estas actividades en el plenario, con un comentario y evaluaci?n.
TERCER PASO
Sirvi?ndose del banco de l?minas, de cartulina y marcadores, cada grupo elaborar? una cartelera en la que actividades en el plenario, en la que se desarrollar? un tema distinto:
Colaboraci?n de hombre y mujer en el hogar
Colaboraci?n de hombre y mujer en el trabajo
Colaboraci?n de hombre y mujer en el apostolado
Colaboraci?n de hombre y mujer en la amistad
Colaboraci?n de hombre y mujer en la madurez personal
Cada cartelera ser? presentada en plenario con una explicaci?n detallada del tema expuesto; luego ser? fijada en la pared de la sala.
CUARTO PASO
Para determinar el ejercicio, y en plenario, dar?n lectura al anexo sirvi?ndose de un joven y de una j?ven, de tal manera que cada uno lea, bien sea, un estrofa, o bien, cada uno lea lo que corresponde al sexo del compa?ero…
Si se juzga convenientemente, podr?a a?adirse un paso m?s al ejercicio, consiste en reunir los peque?os grupos para elaborar algunas conclusiones deducidas del tema, en plan pr?ctico.
ANEXO:
EL MUNDO NO ES EL MISMO PARA EL HOMBRE Y LA MUJER
Hay un hombre sentado junto a un div?n. El escucha. Est? escuchando desde hace cincuenta a?os. Se le llama psiquiatra. En realidad es un humanista. Se trata de Theodore Reik, uno de los primeros y m?s brillantes disc?pulos de Freud y quien acaba de publicar en los Estados Unidos un libro de reflexiones sobre las verdaes infinitas del comportamiento de hombres y mujeres.
“Tendr?an la misma silla” dice la Biblia. Si, los cuerpos son diferentes pero pueden, en un momento dado, reunirse, fundirse. Sin embargo, la sensibilidad masculina y la femenina, los esp?ritus mismos, no ser?n nunca iguales. El hombre y la mujer piensan, act?an y reaccionan seg?n su sexo, seg?n su raza. Son realmente dos planetas diferentes, funcionan en ?rbitas diferentes. No concuerdan en las palabras, en los gestos, en las emociones, no dan a la mayor parte de las cosas ni el mismo sentido ni la misma importancia. Pueden comprenderse, pueden complementarse pero no se confundir?n jam?s. Son exactamente como las dos orillas de un mismo r?o. Es por esto que el hombre y la mujer se buscan, por esto se fascinan el uno con el otro, por esto jam?s se cansar?n de investigarse.
Tenemos algunas de las observaciones sobre la vida cotidiana tomadas de las notas del profesor Reik. Es importante no olvidar, mientras se leen, esta verdad primaria: hay trazos ultra-femeninos en el m?s viril de los hombres y hay trazos-masculinos en la m?s femenina de las mujeres. Pero, ?Por qu? las mujeres no pueden comportarse siempre como los hombres?. Lea a continuaci?n y podr? discutirlo en grupo:
Los hombres son as?:
Para un hombre las mujeres y el amor constituyen un universo separado, sin conexi?n con sus otros intereses.
Los hombres tienen la impresi?n de que las mujeres con un clan.
Los hombres se vanaglorian de no llorar para no parecer d?biles.
Los hombres dicen que las mujeres viven en el presente, que no tienen sentido hist?rico.
El hombre casado siempre envidia un poco a su amigo soltero.
El amor hace perder el control a los hombres, por algunas horas…
Los hombres hablan para decir cualquier cosa.
Un hombre puede estar orgulloso o avergonzado de su mujer pero eso no altera la opini?n que ?l tiene de ?l mismo.
Los hombres envidian a un “hombre de mujeres”, al que tiene ?xito con las mujeres.
El hombre habla de ?l con simplicidad. El cree que la mujer es espont?neamente apasionada por las cosas que la apasiona.
Los hombres son desgraciados cuando envejecen porque pierden su gran est?mulo: el trabajo.
La felicidad de los hombres es su obra. Ellos quieren conquistar un puesto en el mundo.
Los hombres querr?an a las mujeres, simples, razonables, pero superfemeninas. Una especie de cubos redondos.
Los hombres mienten tanto como las mujeres pero no son absolutamente “amateurs” en este arte.
Cuando un hombre no triunfa se vuelve agresivo con las mujeres.
Los adolescentes no saben nada de mujeres, m?s tarde ellos aprenden mucho pero siguen siempre sin conocerlas.
La naturaleza no prepara a los hombres para ser esposos o padres. Ellos se improvisan siempre.
El hombre que trabaja no piensa en la mujer sino cuando se siente d?bil.
Los hombres hablan demasiado libremente de sus experiencias femeninas.
Los maridos hablan menos de sus mujeres que las mujeres de sus maridos.
Cuando los hombres se miran en un espejo es, generalmente, para afeitarse.
El hombre busca raramente en sus hijos el parecido con su mujer.
El hombre quiere ser el mismo siempre.
Las palabras m?s agradables que un hombre podr? decir siempre a una mujer son “Te amo”.
Las mujeres son as?:
La mujer est? siempre tan poco dispuesta a cambiar de hombre como a cambiar de hijos.
Las mujeres est?n siempre dispuestas a traicionar a sus maridos. ?La raz?n? Probarse a s? mismas y probarle a ?l que son atractivas. Eventualmente tambi?n para reconquistar a sus esposos.
La mujer que cuida la casa, hace compras, vigila a los ni?os, no est? nunca separada con el pensamiento de su marido. Todo lo hace en funci?n de ?l.
Las mujeres comentan la importancia que tiene su marido en el desarrollo de sus vidas.
La mujer teme no gustar f?sicamente.
La mujer tiene todo el tiempo necesidad de estar con el hombre que ama.
La mujer busca todo el tiempo el parecido f?sico, los gestos, las caracter?sticas del padre, en todos sus hijos.
La mujer quiere y sue?a ser nueva cada ma?ana.
Las mujeres tienen siempre mucho tiempo disponible, a?n las que trabajan.
Las palabras m?s agradables que una mujer podr? decir siempre a un hombre son: “Estoy orgullosa de t?”.
La mujer casada le produce envidia a su amiga solterona.
?Qui?n se acuerda de los aniversarios? Las mujeres. Precisamente para revivir en el presente la emoci?n del pasado.
La mujer es emotiva, lenta.
Las mujeres escriben.
Las mujeres hablan por placer, por gusto, hasta cuando encuentran algo que decir.
La autoestimaci?n de una mujer depende de la clase de hombre que ella logr? que la escogiera.
Las mujeres tienen un sentido agudo de la realidad.
Las mujeres condenan a una “mujer de hombres”, a la gente que tiene ?xito con los hombres.
Para interesar a un hombre la mujer aprende a callar (Primero porque le da miedo aburrir o descubrir sus inferioridades. Adem?s porque escuchar a un hombre es seducirlo. Todas lo saben).
Las mujeres de edad son serenas, tienen lo esencial: casa, hijos.
Las mujeres persiguen una sola cosa. Conquistar a un hombre y saberlo guardar. Eso es para la mujer, la felicidad.
Las mujeres toman la religi?n y la nacionalidad del marido tan facilmente como su nombre.
La mujer que trabaja vive en suspenso. Su trabajo es siempre abstrato. Su hogar es lo que verdaderamente muestra su personalidad.
La mujer que tiene cargos de responsabilidad canaliza en el trabajo su agresividad, su deseo de poder, y por esto puede ser mucho m?s femenina con su marido.
Las mujeres que insisten en la igualdad han renunciado a su superioridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *