El arte de vivir – Reflexión

Mucha gente desprecia la educación, tienen acceso a ella, van a la escuela y no valoran la información que les dan; muchos pasan de curso en curso, con la pesada carga de sus fracasos, y jamás podrán superar esto, siempre serán “los tontos de la clase”, “los tontos de la sociedad”, y algunos se dan al vicio sexual para olvidarse de que su mente no ha querido asimilar los conocimientos que han estado a su alcance. Muchos porque, en sus tiempos de estudios, sus padres se divorciaron y sufrieron tanto la falta de afecto, el núcleo familiar deseable para todos, que sí, fueron a la escuela, pero no aprendieron, porque les faltaba el afecto necesario que toda persona precisa y que es el que hace que tenga deseos de aprender, de ser, de vivir una vida para entregarse a los demás.

Siempre es tiempo para educarte, para informarte y saber, para poder decidir y construir tu vida, sabiendo de qué va la vida, conociendo la vida y el conocimiento de muchos que te han precedido en el arte de vivir, porque vivir es un arte. Y, ¿qué es el arte? Dice su denominación en el diccionario:
Diccionario de la lengua española © 2005 Espasa-Calpe:
arte amb. Acto mediante el cual el hombre imita o expresa lo material o lo invisible, valiéndose de la materia, de la imagen o del sonido, y crea copiando o imaginando:obras de arte.
Virtud e industria para hacer algo:tiene mucho arte para escribir.
Conjunto de reglas para hacer bien algo:arte culinaria, militar.
Cautela, maña, astucia. Más en pl.:utilizó todas sus artes para conquistarle.

He elegido estas que te expongo y, de entre ellas, meditando la definición de: “Conjunto de reglas para hacer bien algo”, digo que se puede ser un artista de la vida, haciendo todas las cosas bien, imitando al Sumo Bien, ¡Dios, Jesús!

Para hacer obras de arte, uno no se encierra en su cuarto a oscuras, uno sale y mira y observa y aprende de lo creado, de cómo es todo lo que ve y no ve. Es necesario que te instruyas, que te eduques, para ser un artista con tu vida. ¡Sólo tienes una!, haz con ella lo mejor; y ¿qué es lo mejor?; si no lo sabes, ¿podrás ser mejor, dar lo mejor? Dedica tiempo de tu vida al estudio, aprende y comprende, investiga y no te justifiques con tu vida hasta hoy; ¡cambia con la oración y la acción de la fe, que, por los sacramentos, te darán la fuerza del Amor, del Amor de Dios!

Déjate impulsar por el Espíritu. Dios, Jesús, se dejó, y marchó del lugar en que estaba, y su fama corrió por toda la región.
Aprende de Jesús y sé como Él, que no tenía miedo, ni casa; que iba a donde el Espíritu le llevaba.

Haz de tu vida una obra de arte, algo maravilloso de lo que Dios pueda felicitarte. Cuando oigas sus palabras en el primer día de tu dicha completa, en el Cielo, te sentirás con alas, porque la belleza de tus obras te elevarán y te darán, dará Dios por ellas, su Amistad Eterna, el Beso de la Eternidad, por la unión de la belleza entre tú y Él, Dios de Amor. ¿Y qué más bello que amar hasta que duela?; así se dan los santos, así hacen ellos sus obras de arte, sirviendo, como Dios, Jesús, los sirvió a ellos de ejemplo.

Busca y encontrarás. Aprende, aplica, y serás santo; porque la verdad está en saber servir más y mejor a los demás, ¡a todos!, por saber hacer el bien, sabiendo la verdad de lo que se sabe y dejándose guiar por Dios Espíritu Santo.
Amén.
P. Jesús

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *