La Argentina esta de luto

Eres bueno, Senor, cuando nos regalas a tus hijos

lo mejor que tenemos: nuestra vida.

Tu nos la diste, Senor, como un don maravilloso.

En el origen de esta entrega a manos llenas

no cuentas con nosotros, porque no existimos.


Es todo iniciativa tuya,

Plena explosion de amor.

La dejaste en nuestras manos

como un cantaro , lleno de agua fresca para el viaje.

Hoy, han roto el cantaro se brutalmente,

y el agua de la vida se derrama

y corre como un rio de gracia hacia tu encuentro.

En esta noche oscura de la muerte,

nuestros ojos no ven, cegados por el llanto,

pero resisten firmes, confiados,

que vendrá la manana luminosa

de la Resurrección feliz de tu Hijo Amado.

Gracias, Padre,

por sentarle a ERNESTO a tu lado

en el hogar caliente de tu casa,

mientras vamos caminando nosotros a su encuentro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *