La Guadalupana grabó su amor en Latinoamérica

El jueves 14 de abril del 2016, el Cardenal Juan Luis Cipriani celebró la misa por el 50 aniversario de la dedicación de la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe en Balconcillo, La Victoria, donde destacó los inicios de la parroquia hace medio siglo y la importancia de la presencia de los fieles para construir una comunidad de fe y de amor alrededor de la Virgen de Guadalupe en el corazón de uno de los distritos más importantes de la capital.

 

“Hace 50 años, unos sacerdotes, venidos de lejos empezaron, con fe, con ilusión, con la colaboración de la gente que vivía acá, empezaron con un granito de arena a hacer esta casa de Dios y este colegio. Cuando hay consideración, cuando somos fieles, cuando somos realmente hombres en fe, el Señor se hace presente, todo lo hizo Él, pero quiso contar con una comunidad parroquial y una comunidad pastoral como la que hay ahora, de las más vivas, piadosas, numerosas de la Arquidiócesis.”

 

“La juventud es de espíritu”

 

Luego, recordó a los presentes la importancia de dejar que Dios entre en sus corazones y de compartir ese amor de Dios con los demás:

 

“El Señor dice: “Con tu vida yo hago milagros”. Tenemos que empezar nosotros, los obispos, sacerdotes, religiosos, no es la gran idea lo que hace la santidad, es ponernos en manos de Dios y dejar que su misericordia entre al corazón. Igual les digo a ustedes, en sus hogares, colegios, juventud. La juventud no es algo de calendario, la juventud es de espíritu, puede haber gente muy mayor pero si dentro tiene la alegría del amor de Jesús, del amor al prójimo, hay una juventud que no pasa. Vale la pena contemplar que han pasado 50 años y el Señor ha hecho maravillas”.

 

“Ha cambiado la historia de América Latina”

 

Finalmente, recordó un pasaje de la historia de San Juan Diego, quien presenció la aparición de la Virgen de Guadalupe y cómo ahora la fe por ella ha llegado a toda Latinoamérica:

 

“Este misterio de Guadalupe, es un misterio que ha cambiado la historia de América Latina. No seríamos lo que somos si no hubiera habido este misterio, este milagro de la Virgen de Guadalupe. Ella quiso venir a grabar ese amor a esta cultura latinoamericana, a ese pueblo latinoamericano, no fue una cosa social o política, fue una cosa de Dios, fue su decisión enviar a su Madre a un joven campesino para darle todo ese mensaje: “Soy tu Madre”, y eso es lo que nos dice María a cada uno de nosotros: “Soy tu Madre, acéptame”.

 

En la celebración estuvieron presentes el Padre Rafael Reátegui, párroco actual, los vicarios, el P. Luis Miguel Gamboa y el P. Eulogio Hernán Pastor, además de sacerdotes invitados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *