¿Qué es el Cristianismo?

¿QUÉ ES EL CRISTIANISMO?

Los cristianos de la primera y segunda generación nunca pensaron que con ellos estaba naciendo una religión. De hecho, no sabían con qué nombre designar a aquel movimiento que iba creciendo de manera insospechada.

Todavía vivían impactados por el recuerdo de Jesús, al que sentían vivo en medio de ellos. Por eso, los grupos que se reunían en ciudades como Corinto o Éfeso comenzaron a llamarse “iglesias”, es decir, comunidades que se van formando convocadas por una misma fe en Jesús. En otras partes, al cristianismo lo llamaban “el camino”. Un escrito redactado hacia el año 80 y que se llama carta a los Hebreos dice que es un “camino nuevo y vivo” para enfrentarse a la vida. El camino “inaugurado” por Jesús y que hay que recorrer “con los ojos fijos en él”.
No hay duda alguna. Para estos primeros creyentes, el cristianismo no era propiamente una religión, sino una forma nueva de vivir. Lo primero para ellos no era vivir dentro de una institución religiosa, sino aprender juntos a vivir como Jesús en medio de aquel vasto imperio. Aquí estaba su fuerza. Esto era lo que podían ofrecer a todos.
En este clima se entienden bien las palabras que el cuarto evangelio pone en labios de Jesús: “Yo soy el camino, la verdad y la vida”. Este es el punto de arranque del cristianismo.
Cristiano es un hombre o una mujer que en Jesús va descubriendo el camino más acertado para vivir, la verdad más segura para orientarse, el secreto más esperanzador de la vida. Este camino es muy concreto. De poco sirve sentirse conservador o declararse progresista. La opción que hemos de hacer es otra. O nos organizamos la vida a nuestra manera o aprendemos a vivir desde Jesús. Hay que elegir: indiferencia hacia los que sufren o compasión bajo todas sus formas, solo bienestar para mí y los míos o un mundo más humano para todos, intolerancia y exclusión de quienes son diferentes o actitud abierta y acogedora hacia todos, olvido de Dios o comunicación confiada en el Padre de todos, fatalismo y resignación o esperanza última para la creación entera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *