Has venido por mí, Señor

Has venido por mí, Señor

Para que, conociéndote,

sepa que no existe alguien mayor que Tú,

cimientos más sólidos que los tuyos,

(la fe y la esperanza, el amor y la vida).

Has venido por mí, Señor      

Para que, viéndote, te amé y me fíe de Ti.

Para que, amándote,

ame y me confíe a los que me necesiten.

Has venido por mí, Señor;

y te doy las gracias y te bendigo

y te glorifico y te busco

y, buscándote, pido que reines en mí.

Para que, siendo Tú el Rey de mi vida

no me rinda en las batallas de cada día,

ni me eche atrás a la hora de defenderte,

ni oculte mi  rostro,

cuando, a mi  puerta, llamen los dramas humanos.

Has venido por mí, Señor

Para que, mis dolores, siguiéndote

se sientan aliviados por tu presencia.

Para que, mis pecados, llorando ante Ti

sean perdonados por tu mano misericordiosa.

¡Has venido, por mí, Señor!

¡Gracias Señor!

P. Javier Leoz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *