Evangelio del día 15 de Agosto, Fiesta de la asunción – Prepara, María [Vídeo]

Evangelio del día 15 de agosto – Festividad de la Asunción de la Virgen María

Prepara, María

Un camino por el que pueda llegar al cielo.
Un lugar donde, yo, pueda descansar en el cielo.
Un rincón, desde el que yo pueda contemplar a Dios.
Un oasis, donde pueda vivir en paz.
Un asiento, donde pueda escuchar la voz del Señor.

Prepara, María.
Una goma, para que Dios borre mis pecados.
Un traje de fiesta, para que me pueda presentar ante Dios.
Un corazón grande, para que Dios pueda habitar en él.
Un calzado nuevo, para que no ensucie las calles del cielo.

Prepara, María.
Con tu asunción, la hora en la que yo sea llamado.
Con tu asunción, el momento en el que yo sea partícipe de la gloria de Dios.
Con tu asunción, una escalera por la que acceda al Paraíso.
Con tu asunción, un anuncio de lo que estamos llamados a vivir.

Prepara, María.
Con tus manos, mi alma dispuesta para Dios.
Con tus ojos, miradas limpias para ver a Dios.
Con tus pies, caminos por los que encuentre al Señor.
Con tu humildad, actitudes de acogida y de perdón.

Prepara, María.
Con tu Asunción, el día en el que,
pueda presentarme ante Dios.
Sin más tesoro que la fe.
Sin más inversiones que la caridad.
Sin más pretensiones, que la esperanza.
Tu Asunción, María, es un destello de luz
que nos enseña el futuro que nos espera.
Gracias, María.

P. Javier Leoz

https://www.youtube.com/watch?v=AcVLm4MMbfE

Evangelio según San Lucas 1,39-56

María partió y fue sin demora a un pueblo de la montaña de Judá.
Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel.

Apenas esta oyó el saludo de María, el niño saltó de alegría en su seno, e Isabel, llena del Espíritu Santo,
exclamó: “¡Tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre!

¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a visitarme? 
Apenas oí tu saludo, el niño saltó de alegría en mi seno.

Feliz de ti por haber creído que se cumplirá lo que te fue anunciado de parte del Señor”.
María dijo entonces: “Mi alma canta la grandeza del Señor,
y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador,
porque el miró con bondad la pequeñez de tu servidora.

https://www.youtube.com/watch?v=s14qFVUKi_0

En adelante todas las generaciones me llamarán feliz”.

Porque el Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas: ¡su Nombre es santo!

Su misericordia se extiende de generación en generación
sobre aquellos que lo temen.

Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los soberbios de corazón.
Derribó a los poderosos de su trono y elevó a los humildes.

Colmó de bienes a los hambrientos
y despidió a los ricos con las manos vacías.
Socorrió a Israel, su servidor,
acordándose de su misericordia,
como lo había prometido a nuestros padres,
en favor de Abraham y de su descendencia para siempre”.

María permaneció con Isabel unos tres meses y luego regresó a su casa.

 

 

Evangelio del día 14 de agosto | † |  Evangelio del día 16 de agosto

 

† Si quieres recibir el evangelio de cada día, SUBSCRÍBETE A NUESTRO CANAL

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar