Evangelio del día 3 de Mayo – Pascua

Evangelio del día 3 de Mayo – Cuarto Domingo de Pascua

NUESTRA RELACIÓN CON JESÚS VIVO

En las comunidades cristianas necesitamos vivir una experiencia nueva de Jesús reavivando nuestra relación con Él, poniéndolo en el centro de nuestra vida, pasar de un Jesús confesado de manera rutinaria a un Jesús acogido vitalmente.

Lo primero para un creyente en Jesús es “escuchar su voz” en toda su frescura y originalidad, sin confundirla con el respeto a las tradiciones ni con la novedad de las modas, sin distraernos con otras voces extrañas que, aunque se escuchen en el interior de la Iglesia, no comunican su Buena Noticia.

Es importante dejarnos atraer por Jesús personalmente. Descubrir poco a poco, y cada vez con más alegría, que nadie responde como Él a nuestras preguntas más decisivas, nuestros anhelos más profundos y nuestras necesidades últimas.

Es decisivo “seguir“ a Jesús. La fe cristiana no consiste en creer cosas sobre Jesús, sino en creerle a Él confiando en su persona, inspirarnos en su estilo de vida para orientar nuestra propia existencia con lucidez y responsabilidad.

La relación viva con Jesús no nace en nosotros de manera automática. Se va despertando en nuestro interior de forma frágil y humilde.

Por lo general, crece rodeada de dudas, interrogantes y resistencias, pero llega un momento en el que el contacto con Jesús empieza a marcar decisivamente nuestra vida.

Cuando nuestra relación con Jesús pierde fuerza, o queda adormecida por la rutina, la indiferencia y la despreocupación, entonces la increencia empieza a penetrar en nosotros, por eso, el Papa Francisco ha reconocido que “necesitamos crear espacios motivadores y sanadores… lugares donde regenerar la fe en Jesús”.

LECTURAS PARA LA EUCARISTÍA

1ª LECTURA

Lectura de los Hechos de los Apóstoles 2,14a. 36-41

El día de Pentecostés se presentó Pedro con los once, levantó la voz y dirigió la palabra:
Todo Israel esté cierto de que al mismo Jesús, a quien vosotros crucificasteis, Dios lo ha constituido Señor y Mesías.

Estas palabras les traspasaron el corazón, y preguntaron a Pedro y a los demás apóstoles:
¿Qué tenemos que hacer, hermanos?

Pedro les contestó:
Convertíos y bautizaos todos en nombre de Jesucristo para que se os perdonen los pecados, y recibiréis el Espíritu Santo. Porque la promesa vale para vosotros y para vuestros hijos y, además, para todos los que llame el Señor Dios nuestro, aunque estén lejos.

Con éstas y otras muchas razones los urgía y los exhortaba diciendo:
Escapad de esta generación perversa.

Los que aceptaron sus palabras se bautizaron, y aquel día se les agregaron unos tres mil.

Palabra de Dios.

COMENTARIO A LA 1ª LECTURA

Tras proclamar sin ningún miedo el apóstol Pedro a los israelitas que Jesús, por su resurrección, era el Señor, le preguntaron a él y a los demás apóstoles qué tenían que hacer respondiéndoles que se convirtieran y se bautizaran en nombre de Cristo y así se les perdonarían los pecados y recibirían el Espíritu Santo.

Sal 22, 1-3a. 3b-4. 5. 6

R. El Señor es mi Pastor, nada me falta.

• El Señor es mi Pastor, nada me falta: en verdes praderas me hace recostar;
me conduce hacia fuentes tranquilas y repara mis fuerzas. R:
• Me guía por el sendero justo, por el honor de su nombre.
Aunque camine por cañadas oscuras, nada temo, porque tú vas conmigo:
tu vara y tu cayado me sosiegan. R:
• Preparas una mesa ante mí enfrente de mis enemigos;
me unges la cabeza con perfume, y mi copa rebosa. R:
• Tu bondad y tu misericordia me acompañan todos los días de mi vida,
y habitaré en la casa del Señor por años sin término. R:

2ª LECTURA

Lectura de la 1ª carta del apóstol san Pedro 2,20b-25

Queridos hermanos:

Si obrando el bien soportáis el sufrimiento, hacéis una cosa hermosa ante Dios, pues para esto habéis sido llamados, ya que también Cristo padeció su pasión por vosotros, dejándoos un ejemplo para que sigáis sus huellas.

Él no cometió pecado ni encontraron engaño en su boca; cuando lo insultaban, no devolvía el insulto; en su pasión no profería amenazas; al contrario, se ponía en manos del que juzga justamente.

Cargado con nuestros pecados subió al leño, para que, muertos al pecado, vivamos para la justicia. Sus heridas os han curado. Andabais descarriados como ovejas, pero ahora habéis vuelto al pastor y guardián de vuestras vidas. Palabra de Dios

COMENTARIO A LA 2ª LECTURA

El apóstol Pedro en este texto hace referencias a la profecía de Isaías que con la figura del Siervo de Yahvé presenta a Jesús como el Cordero dispuesto a la muerte que cargó con nuestros pecados.

Además se presenta a Jesús como el pastor que guía, acompaña y guarda a sus ovejas.

EVANGELIO

Lectura del santo evangelio según san Juan 10,1-10

En aquel tiempo, dijo Jesús a los fariseos:
Os aseguro que el que no entra por la puerta en el aprisco de las ovejas, sino que salta por otra parte, ése es ladrón y bandido; pero el que entra por la puerta es pastor de las ovejas. A éste le abre el guarda y las ovejas atienden a su voz, y él va llamando por el nombre a sus ovejas y las saca fuera.

Cuando ha sacado todas las suyas, camina delante de ellas y las ovejas lo siguen, porque conocen su voz: a un extraño no lo seguirán, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños.

Jesús les puso esta comparación, pero ellos no entendieron de qué les hablaba. Por eso añadió Jesús:
Os aseguro que yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que han venido antes de mí son ladrones y bandidos, pero las ovejas no los escucharon.

Yo soy la puerta: quien entre por mí, se salvará, y podrá entrar y salir, y encontrará pastos.

El ladrón no entra sino para robar y matar, y hacer estrago: yo he venido para que tengan vida y la tengan abundante. Palabra de Dios

COMENTARIO AL EVANGELIO

Jesús en este texto explica cómo tiene que ser la vida y la relación de los dirigentes religiosos con el pueblo, especialmente con la comunidad religiosa.

Para Jesús, lo determinante y esencial en los ministros de la Iglesia no es lo cultual, lo ritual o lo sagrado, sino la relación ejemplar del pastor con su rebaño: el pastor va delante y las ovejas le siguen; las conoce por su nombre; no actúa por interés alguno, porque lo único que le importa es el bien de las ovejas y hasta da su vida por el bien de su comunidad.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar