Lecturas diarias: 16 de Junio – Cuál es tu secreto, Trinidad Santa

Lecturas diarias: 16 de Junio – Cuál es tu secreto, Trinidad Santa

¿Para que, siendo tres personas tan distintas,
actúes como un único Dios, santo y verdadero?

¿Cuál es tu secreto, Trinidad Santa?
¿Para qué, revelándonos tu intimidad,
el amor que habita en tus tres habitaciones,
viváis en un solo Espíritu, como Padre e Hijo,
como si fueras una única morada?

¿Cuál es tu secreto, Trinidad Santa?
¿Para no ser algo solitario, sino en compañía,
viviendo en comunidad que ama,
en familia que camina en la misma dirección?

¿Cuál es tu secreto, Trinidad Santa?
Tu secreto, Trinidad Santa, es la comunión.
No existe el “yo” en Ti, sino el “nosotros”.
No existe lo mío, sino lo nuestro.
No existe mi bien, sino el bien de todos.

¿Cuál es tu secreto, Trinidad Santa?
Tu secreto es la enemistad con el egoísmo.
Tu secreto es la búsqueda de la unión.
Tu secreto es la verdad transparente.
Tu secreto es la voz que se comunica.
Tu secreto, los tres corazones fundidos en uno:
Un solo Dios y Padre,
Un solo Dios e Hijo,
Un solo Dios y Espíritu,
Un solo Dios verdadero,
que, al descubrirse tal y cómo es,
sólo nos dice:
¡Mi Trinidad es Amor!
¡Mi Familia vive en el Amor!
¡Mi Fuerza es el Amor!
¡Mi Secreto Escondido es el Amor!

P. Javier Leoz

Evangelio del día 16 de Junio con el Padre Guillermo Serra

Evangelio según San Mateo 6, 1-6 16-18

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Tengan cuidado de no practicar sus obras de piedad delante de los hombres para que los vean. De lo contrario, no tendrán recompensa con su Padre celestial.

Por lo tanto, cuando des limosna, no lo anuncies con trompeta, como hacen los hipócritas en las sinagogas y por las calles, para que los alaben los hombres. Yo les aseguro que ya recibieron su recompensa.

En cambio, cuando tú des limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace la derecha, para que tu limosna quede en secreto; y tu Padre, que ve lo secreto, te recompensará.

Cuando ustedes hagan oración, no sean como los hipócritas, a quienes les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para que los vea la gente. Yo les aseguro que ya recibieron su recompensa.

Tú, en cambio, cuando vayas a orar, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora ante tu Padre, que está allí, en lo secreto; y tu Padre, que ve lo secreto, te recompensará.

Cuando ustedes ayunen, no pongan cara triste, como esos hipócritas que descuidan la apariencia de su rostro, para que la gente note que están ayunando. Yo les aseguro que ya recibieron su recompensa.

Tú, en cambio, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara, para que no sepa la gente que estás ayunando, sino tu Padre, que está en lo secreto; y tu Padre, que ve lo secreto, te recompensará”.

Evangelio del día 15 de junio | † |  Evangelio del día 17 de junio

† Si quieres recibir el evangelio de cada día, SUBSCRÍBETE A NUESTRO CANAL


CAMINO HACIA EL CORAZÓN DE JESÚS

Junio mes del Sagrado Corazón de Jesús

ÁNGELUS con el Papa Francisco


Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar