Mejora tu salud con pequeños cambios

Mejora tu salud con pequeños cambios

En la época en la que vivimos estamos expuestos a multitud de sustancias nocivas para nuestra salud. Nos automedicamos, nuestra alimentación es cada vez más artificial, más rápida y con más grasas y menos nutrientes.

Estamos expuestos a todo tipo de radiaciones y un sinfín de enfermedades amenazan a la puerta de la esquina. ¿Qué podemos hacer para cuidarnos?

 

Estamos hartos de escuchar consejos acerca de cómo cambiar nuestro modo de vida. Muchos hablan de un cambio radical y a otros tantos nos invade la pereza cada vez que pensamos que tenemos que llevar una vida totalmente distinta para poder sobrevivir al sistema. Lo cierto es que, hay algunas pequeñas cosas que podemos hacer, para encontrarnos mejor.

 

Para mejorar la salud, te aconsejamos que más que resultados médicos, busques los resultados en ti mismo. Si persigues el sentirte mejor, los resultados irán viniendo solo. Además, ganarás en bienestar emocional y estarás de mejor humor.

 

Si quieres encontrarte mejor en tu día a día sin apenas darte cuenta, a continuación te damos algunas ideas. Se trata de pequeños cambios que conseguirán que mejores tu salud, tanto física como emocional, y apenas cambies tu modo de vida.

El agua, siempre presente

Beber agua es una de las formas de salud más fáciles y efectivas que existen. Uno de los errores más comunes que cometemos muchas personas es que esperamos a tener sed para ir a por un vaso de agua. Tener sed es síntoma de deshidratación, por lo que es evidente que no hay que esperar tanto.

 

Se recomienda beber alrededor de 2 litros de agua al día, más o menos dependiendo del peso de la persona en cuestión. Si no esperamos a tener sed para beber y tenemos la calidad adecuado, pronto veremos cómo mejoran algunas cuestiones relativas a nuestra salud.

 

Beber una cantidad adecuada de agua al día nos ayudará a estar más hidratados, tener más energía y menos dolor en las articulaciones. Además, beber 8 vasos de agua repartidos durante el día, también nos puede ayudar a combatir el estreñimiento o las infecciones de orina.

La importancia de un buen desayuno

Todos hemos oído aquello de que el desayuno es la parte más importante del día. La cuestión es que, por mucho que lo oigamos, seguimos teniendo la costumbre de dejarlo estar. Las razones son varias, algunos lo evitan por intentar adelgazar y otros por falta de tiempo. En cualquier caso, son cuestiones que solo irán en contra de lo que pretendes.

 

Un desayuno sano y abundante es fundamental para mantener un equilibro nutricional a lo largo de la jornada. De hecho, se recomiendo para luchar contra la obesidad, así que no desayunar para reducir calorías, es de lo más equivocado.

 

Por otra parte, no desayunar puede provocar problemas de concentración y falta de energía, por lo que, si tu problema es la falta de tiempo, también estarás actuando en detrimento del mismo. Ya que al final, perderás más tiempo en rendir que si te hubieras parado a desayunar.

 

Para realizar un desayuno saludable lo mejor es olvidarnos de la bollería. Se trata de productos que no aportan apenas nutrientes y harán que tengamos hambre al poco tiempo. Para desayunar bien y de forma completa, los cereales integrales, los lácteos, las frutas y algo de proteína, será la mejor opción.

La importancia de moverse

Tampoco es ningún secreto que hacer algo de ejercicio al día es fundamental para mantener una buena salud. El caso es que, no siempre apetece, aunque cuando te arrancas a ello, te sientes mejor enseguida.

 

A la hora de elegir un ejercicio, lo más adecuado es optar por uno que nos guste y nos haga sentir bien. Habrá quien encuentre más beneficios en correr y otros prefieren reunirse con amigos para jugar a fútbol. Lo importante es moverse.

 

Si eres de los que no ha hecho ejercicio en su vida, comenzar a moverse es fundamental para encontrarse mejor. Una buena forma de comenzar es caminar 20 minutos al día e ir subiendo poco a poco hasta conseguir llegar a una hora.

 

Si consigues introducir la rutina de caminar en tu día a día notarás unos beneficios enseguida. Para comenzar se regulará tu peso y también notarás más energía. Por supuesto, la pérdida de grasa y la mejora de tus articulaciones se notará en las pruebas médicas.

Cuida tu mente

Cada vez más se ha comprobado que, los factores psicológicos afectan gravemente a la salud. Tener una mente sana y despejada es fundamental para un buen funcionamiento de todo nuestro organismo.

 

De la misma forma que nos duchamos para limpiar nuestro cuerpo, estudios científicos recomiendan realizar meditación para cuidar nuestra mente. Hoy, muchas prácticas como el mindfulness están a disposición de todos, y nos enseñan a conseguir una mejor calidad de vida.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar