Aquí me tienes, Señor

Oración corazón
Historia de fe
Aquí me tienes, Señor

Soy poco, muy poco o casi nada,
pero con tus manos multiplicarás
lo que en el mundo sea
más necesario por tu Reino.

Conoces mi debilidad, mis pecados,
mis carencias y errores,
más sé que con tu mirada, y por mí fe,
multiplicarás lo bueno que en mí pusiste
y harás que, aquellos que me rodean,
puedan servirse de la bondad que desparramas.

Aquí me tienes, Señor.
Quiero ser uno de esos cinco panes,
para que, el hambriento que sale al camino,
no marche a su casa sin haber comido
del pan de mi fraternidad,
del auxilio de mi solidaridad,
del agua de mi caridad.

Aquí me tienes, Señor.
Tal vez, sea insuficiente;
mis capacidades, mi pensamiento,
mi alabanza, mi oración,
mi entrega, mi testimonio.
Tal vez sea poco lo que la cesta
de mi corazón albergue.
Pero, aquí me tienes, Señor.
Mucho me diste y, por ello,
te doy las gracias, te bendigo y te alabo.
Mucho me diste y, por ello,
te pido que nunca deje de ser sensible
a las necesidades de mis hermanos.
Amén.

P. Javier Leoz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *