2 de Marzo – Cargas que parecen insoportables – Cuaresma

Cargas que parecen insoportables

Cuando estamos sobrecargados,
todo nos parece indiferente.
El sol puede estar brillando,
pero estamos tan tristes que no lo notamos.

Los pájaros cantan, pero tenemos los oídos llenos
con los gritos de nuestros corazones,
gritos de dolor, de tristeza y desfallecimiento.

Ponemos distancia entre nosotros y los demás,
mientras que nuestros problemas
absorben nuestro tiempo y atención.

Quizás estamos cargados por expectativas
no satisfechas, un trauma o una muerte repentina,
o simplemente por tener demasiadas responsabilidades.

Otra posibilidad es que el pecado
esté causando abatimiento de corazón.
Pero, sea cual sea la causa, el resultado
es el mismo: un peso aplastante.
Lo único que varía es la cantidad del peso.

En medio de nuestra desolación,
viene la voz del Dios todopoderoso
invitándonos a acercarnos
y a encontrar descanso en Él.

«Así dijo Yahvéh: Paraos en los caminos,
y mirad, y preguntad por las sendas antiguas,
cuál sea el buen camino, y andad por él,
y hallaréis descanso para vuestra alma… (Jer. 6,16).

¡Levantemos la mirada
al Padre celestial ahora mismo!
Jesús ofrece el agua de vida;
tomemos tiempo para beberla,
hasta que nuestra alma esté
suficientemente fortalecida
para encontrar el camino.

Con la ayuda del Espíritu Santo,
demos un paso, y luego otro,
hacia esa senda que nos llevará a Jesús,
y Él nos dará la paz
que nuestro corazón necesita.

Evangelio del día 2 de marzo con el Padre Guillermo Serra

Evangelio según San Mateo 23, 1-12

En aquel tiempo, Jesús dijo a las multitudes y a sus discípulos: «En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y fariseos.

Hagan, pues, todo lo que les digan, pero no imiten sus obras, porque dicen una cosa y hacen otra. Hacen fardos muy pesados y difíciles de llevar y los echan sobre las espaldas de los hombres, pero ellos ni con el dedo los quieren mover.

Todo lo hacen para que los vea la gente. Ensanchan las filacterias y las franjas del manto; les agrada ocupar los primeros lugares en los banquetes y los asientos de honor en las sinagogas; les gusta que los saluden en las plazas y que la gente los llame ‘maestros’.

Ustedes, en cambio, no dejen que los llamen ‘maestros’, porque no tienen más que un Maestro y todos ustedes son hermanos.

A ningún hombre sobre la tierra lo llamen ‘padre’, porque el Padre de ustedes es sólo el Padre celestial.

No se dejen llamar ‘guías’, porque el guía de ustedes es solamente Cristo. Que el mayor de entre ustedes sea su servidor, porque el que se enaltece será humillado y el que se humilla será enaltecido».

Evangelio del día 1 de marzo | † |  Evangelio del día 3 de marzo

† Si quieres recibir el evangelio de cada día, SUBSCRÍBETE A NUESTRO CANAL


VÍDEOS para la CUARESMA 2021

ÁNGELUS con el Papa Francisco

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar