Beata Margarita de Ciudad Castillo – 13 de Abril

Beata Margarita de Ciudad Castillo – 13 de Abril, Beata Laica Dominica

Etimológicamente significa “ perla”. Viene de la lengua griega.

Esta chica que nació ciega, coja y jorobada, en Meldola, Vado, Italia en el año 1287.

Ella pasó por muchas horas de contemplación en su vida.

Desde la contemplación aprendió a relativizar todo, y ver cualquier acontecimiento como venido de las manos de Dios, aunque sean dolorosos.

Cuando los padres vieron que no se lograba el milagro de que su hija viera con sus ojos las maravillas de este mundo, la abandonaron.

Pero el Señor hizo que algunas familias de la ciudad se encargaran de cuidarla.

Cuando fue mayor, la llevaron al monasterio. Las religiosas, en el fondo, conocedoras del tema, se sentían culpables de no hacer nada por el bien de la chica.

Le permitieron entrar en el monasterio, como laica dominica. En seguida se distinguió por su oración ferviente, su entrega a la penitencia hasta el encuentro definitivo con Cristo.

Su gran devoción era la Sagrada Familia.

Cuentan que cuando murió (el 13 de abril de 1320), había tres perlas en su corazón: una de Jesús, otra de la Virgen María y la tercera de san José.

Sus restos mortales se encuentran en la iglesia de santo Domingo. Su cuerpo incorrupto es muy venerado por la gente de esta ciudad.

El obispo de la ciudad, en el año 1988, la declaró patrona diocesana de los no videntes.

Fue beatificada el 19 de Octubre de 1609 por el Papa Pablo V.

Evangelio del 13 de abril con el Padre Guillermo Serra

Evangelio según San Juan 3, 7-15

En aquel tiempo, Jesús dijo a Nicodemo: «No te extrañes de que te haya dicho: ‘Tienen que renacer de lo alto’.

El viento sopla donde quiere y oyes su ruido, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Así pasa con quien ha nacido del Espíritu». Nicodemo le preguntó entonces: «¿Cómo puede ser esto?»

Jesús le respondió: «Tú eres maestro de Israel, ¿y no sabes esto? Yo te aseguro que nosotros hablamos de lo que sabemos y damos testimonio de lo que hemos visto, pero ustedes no aceptan nuestro testimonio.

Si no creen cuando les hablo de las cosas de la tierra, ¿cómo creerán si les hablo de las celestiales?

Nadie ha subido al cielo sino el Hijo del hombre, que bajó del cielo y está en el cielo.

Así como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así tiene que ser levantado el Hijo del hombre, para que todo el que crea en él tenga vida eterna».

Evangelio del día 12 de abril | † |  Evangelio del día 14 de abril

† Si quieres recibir el evangelio de cada día, SUBSCRÍBETE A NUESTRO CANAL


VÍDEOS para la PASCUA de RESURRECCIÓN 2021

50 días de Camino de la PASCUA a PENTECOSTÉS

ÁNGELUS con el Papa Francisco

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar