Del abismo del desamor y de la droga a la alegría en Dios a través de la Comunidad Cenáculo y una familia con fe

Gregory Aguado, un joven español, que quedó huérfano a la edad de nueve años. Las profundas heridas de su infancia, la dolorosa experiencia de no sentirse amado por nadie, le condujeron al abismo de la droga y el sin sentido. La Comunidad Cenáculo y su familia adoptiva fueron los instrumentos de sanación interior y conversion a través de los cuales, el Señor pudo rescatar a Gregory y descubrirle cuánto era amado.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar