Descargar Hoja parroquial para el XIII Domingo del Tiempo ordinario

Descargar Hoja parroquial para el XIII Domingo del Tiempo ordinario – Ciclo C

¿QUÉ NOS IMPIDE SEGUIR A JESÚS?

      Jesús va hacia Jerusalén,  sabe el peligro que corre, pero nada lo detiene, porque su vida tiene como único objetivo anunciar y promover el proyecto del reino de Dios.

Jesús ve que es rechazado allí por donde pasa: por los samaritanos, por los de su pueblo, Nazaret.

Jesús sabe que no es fácil para sus discípulos seguirle, porque no puede ofrecerles seguridad ni prestigio.  Jesús no engaña a nadie.

Quienes lo quieran seguir tendrán que aprender a vivir como Él. Jesús “no tiene dónde reclinar su cabeza”. No tiene casa, come lo que le ofrecen, duerme donde puede.

No nos engañemos. El gran obstáculo que nos impide hoy a muchos cristianos seguir de verdad a Jesús es el bienestar en el que vivimos instalados.

Nos da miedo tomarle en serio, porque sabemos que nos exigiría vivir de manera más generosa y solidaria.

     Quien se decida a seguir a Jesús debe ensanchar el horizonte en el que se mueve. Debe pensar, además de en su familia, en la familia humana: nadie debería vivir sin hogar, sin patria, sin papeles, sin derechos. Todos podemos hacer algo más por un mundo más justo y fraterno.

      Colaborar en el proyecto de Jesús exige más dedicación, exige mirar hacia adelante sin distracciones, caminar hacia el futuro sin encerrarnos en el pasado.

      Recientemente, el Papa Francisco nos ha advertido de algo que está pasando hoy en la Iglesia: “ Tenemos miedo a que Dios nos lleve por caminos nuevos, sacándonos de nuestros horizontes, con frecuencia limitados, cerrados y egoístas, para abrirnos a aquellos hijos del mismo Dios Padre que nosotros que lo están pasando mal.   

LECTURAS PARA LA EUCARISTÍA

1ª LECTURA

Lectura del primer libro de los Reyes 19,16b. 19-21 

En aquellos días, el Señor dijo a Elías: 
– Unge profeta sucesor tuyo a Eliseo, hijo de Safat, de Prado Bailén. 

Elías se marchó y encontró a Eliseo, hijo de Safat, arando con doce yuntas en fila, él con la última. Elías pasó a su lado y le echó encima el manto. 
Entonces Eliseo, dejando los bueyes, corrió tras Elías y le pidió: 
– Déjame decir adiós a mis padres; luego vuelvo y te sigo. 

Elías le dijo: 
– Ve y vuelve; ¿quién te lo impide? 
Eliseo dio la vuelta, cogió la yunta de bueyes y los ofreció en sacrificio; hizo fuego con aperos, asó la carne y ofreció de comer a su gente; luego se levantó, marchó tras Elías y se puso a su servicio.

Palabra de Dios.

COMENTARIO A LA 1ª LECTURA

Eliseo, que es el elegido por Dios como profeta, abandona todo lo que tiene y lo que había llenado su vida hasta entonces.

Deja su profesión y comparte sus bienes entre su gente. Así queda libre para dedicarse a la labor de sembrar el mensaje salvador de Dios en medio de su pueblo.

Sal 15, 1-2a y 5. 7-8. 9-10 
R. Tú, Señor, eres el lote de mi heredad. 

  •  Yo digo al Señor: «Tú eres mi bien». 
    El Señor es el lote de mi heredad y mi copa; 
    mi suerte está en tu mano. R:
  •  Hasta de noche me instruye internamente. 
    Tengo siempre presente al Señor, 
    con él a mi derecha no vacilaré. R:
  •  Se gozan mis entrañas, 
    y mi carne descansa serena. 
    Porque no me entregarás a la muerte, 
    ni dejarás a tu fiel conocer la corrupción. R:

2ª LECTURA
De la carta del apóstol san Pablo a los Gálatas 4,31b_5,1. 13-18 

Hermanos: 

      Para vivir en libertad, Cristo nos ha liberado. Por tanto, manteneos firmes, y no os sometáis de nuevo al yugo de la esclavitud.

Hermanos, vuestra vocación es la libertad: no una libertad para que se aproveche el egoísmo; al contrario, sed esclavos unos de otros por amor. Porque toda la ley se concentra en esta frase: «Amarás al prójimo como a ti mismo». 

Pero, atención: que si os mordéis y devoráis unos a otros, terminaréis por destruiros mutuamente.

Yo os lo digo: andad según el Espíritu y no realicéis los deseos de la carne; pues la carne desea contra el espíritu y el espíritu contra la carne.

Hay entre ellos un antagonismo tal, que no hacéis lo que quisierais. Pero si os guía el Espíritu, no estáis bajo el dominio de la ley.

Palabra de Dios.  

COMENTARIO A LA 2ª LECTURA

     El apóstol Pablo en su carta los Gálatas, nos habla de la libertad cristiana, una libertad conseguida por Cristo para todos nosotros.

Una libertad que nos permite superar cualquier obstáculo que nos ate al mal, que nos esclavice, y nos aparte de Dios. Una libertad que nos ayude a vivir según el Espíritu ejercitando el respeto y amor a todos.      

EVANGELIO
Lectura del santo evangelio según san Lucas 9,51-62 

Cuando se iba cumpliendo el tiempo de ser llevado al cielo, Jesús tomó la decisión de ir a Jerusalén. Y envió mensajeros por delante. 

De camino, entraron en una aldea de Samaria para prepararle alojamiento. Pero no lo recibieron, porque se dirigía a Jerusalén. 

Al ver esto, Santiago y Juan, discípulos suyos, le preguntaron: 
– Señor, ¿quieres que mandemos bajar fuego del cielo que acabe con ellos? 
Él se volvió y les regañó. Y se marcharon a otra aldea. 

Mientras iban de camino, le dijo uno: 
– Te seguiré adonde vayas. 
Jesús le respondió: 
– Las zorras tienen madriguera, y los pájaros nido, pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza. 

A otro le dijo: 
– Sígueme. 
Él respondió: 
– Déjame primero ir a enterrar a mi padre. 

Le contestó: 
– Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú vete a anunciar el reino de Dios. 
Otro le dijo: 
– Te seguiré, Señor. Pero déjame primero despedirme de mi familia. 
Jesús le contestó: 
– El que echa mano al arado y sigue mirando atrás no vale para el reino de Dios.

Palabra del Señor.  

COMETARIO SOBRE EL EVANGELIO

      El Señor quiere enseñar a sus discípulos, y en ellos también a nosotros, que es preciso aceptar con paciencia el fracaso en la misión evangelizadora sin recurrir a la violencia ni a la fuerza, que deben compartir con Jesús una vida común en incomodidad y pobreza, que deben renunciar a todo aquello que sea un obstáculo para el anuncio del Reino, incluso aunque se trate de algo muy querido como es la familia, los bienes, las comodidades o el bienestar.       

PARA NUESTRA REFLEXIÓN PERSONAL

EL SEGUIMIENTO DE JESÚS

     La vida de un cristiano es siempre estar en camino. Caminar al ritmo de Jesús, siguiendo sus pasos, compartiendo sus pasos, compartiendo su misión, aceptando sus riesgos y las situaciones comprometidas en su vida.

      En ese seguimiento de Jesús se presentan al cristiano diversos obstáculos de los que advierte Jesús en este pasaje del Evangelio.

      El discípulo de Jesús debe estar desinstalado. No debe poner su total confianza en los bienes materiales, en la seguridad absoluta, en la vida cómoda, en procurar que nada ni nadie le complique su vida, esto puede ser un freno importante para seguir a Jesús y caminar a su ritmo.

      El discípulo de Jesús no tendría que poner excusas ni tiempo de espera para seguirle.  A Jesús no le podemos decir:“espera un poco”

      El discípulo de Jesús no puede tener una actitud de inmovilismo añorando el pasado tanto en aspectos de nuestra vida personal, como en situaciones sociales y políticas, religiosas o espirituales, y convertir normas, costumbres, prácticas sociales y religiosas, criterios o interpretaciones, en valores absolutos.

No podemos olvidar que vivir siguiendo a Jesús es mirar hacia el futuro, es construir y avanzar en nuestra vida y en la vida de la sociedad, del mundo y de la Iglesia dando respuesta a las nuevas situaciones, necesidades e interrogantes de los hombres.

Mirar atrás es falta de esperanza, falta de alegría.     


DOMINGO XIII TIEMPO ORDINARIO – CICLO B

DIOS QUIERE QUE VIVAMOS PARA SIEMPRE

       Muchas personas asocian la muerte con Dios, como si esta fuera algo ideado por Él para asustarnos o para hacernos caer un día en sus manos.

Dios sería un personaje siniestro que nos deja en libertad durante unos años, pero que nos espera al final en la oscuridad de esa muerte tan temida. Sin embargo, la tradición bíblica insiste una y otra vez en que Dios no quiere la muerte.

El ser humano, fruto del amor infinito de Dios, no ha sido pensado ni creado para terminar en la nada. La muerte no puede ser la intención última del proyecto de Dios sobre el hombre.

    El ser humano sabe que morir es algo natural dentro del proceso biológico del viviente, pero, al mismo tiempo, se resiste a que esa muerte pueda ser su último destino.

Si esperamos la vida eterna es sólo porque Dios es fiel a sí mismo y fiel a su proyecto. Jesús dijo que “Dios no es Dios de muertos, sino de vivos, porque para él todos están vivos”. Dios quiere la vida del ser humano.

La fe del cristiano, iluminada por la resurrección de Cristo, está bien expresada por el salmista: No me entregarás a la muerte ni dejarás a tu amigo conocer la corrupción”. Dios está dispuesto a salvar de la destrucción al ser humano.

LECTURAS PARA LA EUCARISTÍA

1ª LECTURA
Lectura del libro de la Sabiduría 1,13-15; 2,23-24

Dios no hizo la muerte ni goza destruyendo a los vivientes. Todo lo creó para que subsistiera; las criaturas del mundo son saludables: no hay en ellas veneno de muerte, ni el abismo impera en la Tierra. Porque la justicia es inmortal.

Dios creó al hombre para la inmortalidad y lo hizo a imagen de su propio ser; pero la muerte entró en el mundo por la envidia del diablo; y los de su partido pasarán por ella.

Palabra de Dios 

COMENTARIO A LA 1ª LECTURA

     Dios no hizo la muerte ni se recrea en la destrucción de los vivientes, la muerte, sea física o espiritual, no proviene de Dios que creó al hombre para la inmortalidad y por eso lo hizo a imagen de su propio ser.

Dios es el amigo de la vida. Por eso ha creado al hombre para la vida: vida en plenitud, vida eterna, vida dichosa.

SALMO 
Sal 29, 2 y 4. 5-6. 11 y 12a y 13b 

R. Te ensalzaré, Señor, Porque Me ha librado

y no has dejado que mis enemigos se rían de mí.

Señor, sacaste mi vida del abismo,

me hiciste revivir cuando bajaba a la fosa. R:

su cólera dura un instante; su bondad, de por vida;

al atardecer nos visita el llanto; por la mañana, el júbilo.  R:

Cambiaste mi luto en danzas.

Señor, Dios mío, te daré gracias por siempre. R:

2ª LECTURA
Lectura de la 2ª carta de san Pablo a los Corintios 8,7-9. 13-15 

Hermanos: Ya que sobresalís en todo: en la fe, en la palabra, en el conocimiento, en el empeño y en el cariño que nos tenéis, distinguíos también ahora por vuestra generosidad.

Porque ya sabéis lo generoso que fue nuestro Señor Jesucristo: siendo rico, se hizo pobre por vosotros para enriqueceros con su pobreza. Pues no se trata de aliviar a otros, pasando vosotros estrecheces; se trata de igualar.

En el momento actual, vuestra abundancia remedia la falta que ellos tienen; y un día, la abundancia de ellos remediará vuestra falta; así habrá igualdad.

Es lo que dice la Escritura: «Al que recogía mucho no le sobraba; y al que recogía poco no le faltaba.»

Palabra de Dios

COMENTARIO A LA 2ª LECTURA

      El apóstol Pablo pide a los cristianos de la comunidad de Corinto que no se guarden para sí su fe, que la compartan y la comuniquen y no sólo la fe sino también debían compartir sus bienes con quienes carecían de todo y esto por imperativo de la fe cristiana que profesaban.            

EVANGELIO
Lectura del santo Evangelio según san Marcos 5,21-43 

En aquel tiempo, Jesús atravesó de nuevo en barca a la otra orilla, se le reunió mucha gente a su alrededor, y se quedó junto al lago.

Se acercó un jefe de la sinagoga, que se llamaba Jairo, y, al verlo, se echó a sus pies, rogándole con insistencia: «Mi niña está en las últimas; ven, pon las manos sobre ella, para que se cure y viva.» Jesús se fue con él, acompañado de mucha gente que lo apretujaba.

Había una mujer que padecía flujos de sangre desde hacía doce años. Muchos médicos la habían sometido a toda clase de tratamientos, y se había gastado en eso toda su fortuna; pero, en vez de mejorar, se había puesto peor.

Oyó hablar de Jesús y, acercándose por detrás, entre la gente, le tocó el manto, pensando que con sólo tocarle el vestido curaría. Inmediatamente se secó la fuente de sus hemorragias, y notó que su cuerpo estaba curado.

Jesús, notando que había salido fuerza de él, se volvió en seguida, en medio de la gente, preguntando: «¿Quién me ha tocado el manto?» Los discípulos le contestaron: «Ves como te apretuja la gente y preguntas «¿Quién me ha tocado?»

Él seguía mirando alrededor, para ver quién había sido. La mujer se acercó asustada y temblorosa, al comprender lo que había pasado, se le echó a los pies y le confesó todo. Él le dijo: «Hija, tu fe te ha curado. Vete en paz y con salud.»

Todavía estaba hablando, cuando llegaron de casa del jefe de la sinagoga para decirle: «Tu hija se ha muerto. ¿Para qué molestar más al maestro?» Jesús alcanzó a oír lo que hablaban y le dijo al jefe de la sinagoga: «No temas; basta que tengas fe.»

No permitió que lo acompañara nadie, más que Pedro, Santiago y Juan, el hermano de Santiago. Llegaron a casa del jefe de la sinagoga y encontró el alboroto de los que lloraban y se lamentaban a gritos.

Entró y les dijo: «¿Qué estrépito y qué lloros son éstos? La niña no está muerta, está dormida.» Se reían de él. Pero él los echó fuera a todos y, con el padre y la madre de la niña y sus acompañantes, entró donde estaba la niña, la cogió de la mano y dijo: «Talitha qumi» (que significa: «Contigo hablo, niña, levántate»).

La niña se puso en pie inmediatamente y echó a andar; tenía doce años. Y se quedaron viendo visiones. Les insistió en que nadie se enterase; y les dijo que dieran de comer a la niña.

Palabra de Dios

COMENTARIO AL EVANGELIO   

Jesús, sanando a una mujer legalmente marginada por impura, resucitando a la hija de Jairo, nos revela su poder y al mismo tiempo con estos signos del Reino quieren resaltar el poder de la fe: una fe sencilla, pero firme y probada, una fe que es modélica para el cristiano.     

PARA NUESTRA REFLEXIÓN PERSONAL

NECESITAMOS LA ORACIÓN       

Jesús cuidó siempre su comunicación con Dios en el silencio y la soledad. Jesús solía retirarse de noche a orar para estar a solas con su Padre Dios y poder conocer bien el camino que había de recorrer. Sólo pensaba en el proyecto de su Padre. Nada ni nadie podía apartarlo de su camino.

         Uno de los rasgos más positivos en el cristianismo contemporáneo es ver cómo se va despertando la necesidad de cuidar más la comunicación con Dios, el silencio y la meditación. Los cristianos más lúcidos y responsables quieren arrastrar a la Iglesia de hoy a vivir de manera más contemplativa.

Es urgente. Los cristianos, por lo general, ya no sabemos estar a solas con el Padre y abandonarnos en sus manos. Los teólogos, predicadores y catequistas hablan mucho de Dios, pero hablan poco con Él.

En las parroquias es posible que se hagan muchas reuniones de trabajo, pero se olvidan de retirarse para descansar en la presencia de Dios y llenarse de su paz. Nos damos cuenta que en la Iglesia cada vez somos menos para hacer más cosas.

Nuestro riesgo es caer en el activismo, el desgaste y el vacío interior. Sin embargo, nuestro problema no es tener muchos problemas, sino tener la fuerza espiritual necesaria para enfrentarnos a ellos.  

Descargar Hoja parroquial para el XIII Domingo del Tiempo ordinario – Ciclo A

LA HOJA DE RUTA DEL SEGUIDOR DE JESÚS

Lo más importante en la vida de todo cristiano es el encuentro personal y la identificación total con Jesús, todo lo demás queda relativizado. Jesús nos ofrece un valor superior, el valor del Reino de Dios, que nos abre un campo nuevo e inmenso al amor y a las relaciones humanas, que no han de reducirse sólo al ámbito personal, sino que tienen que abrirse con un horizonte universal y generoso de la implantación del Reino.

Jesús propone siempre una liberación de todo lo que deshumaniza, su propuesta requiere atención, esfuerzo, renuncia de lo que esclaviza, para ganar libertad, alegría y humanidad. Tomar cada uno su cruz significa amar y vivir como lo hizo Jesús.

Él nos propone un cambio en la escala de valores, nos propone asumir la vida en su totalidad con sus alegrías y sus penas, cuando tenemos salud y cuando estamos enfermos, en las satisfacciones y en las contrariedades, dando a todo el sentido necesario para crecer, madurar y caminar hacia nuestro ideal y destino definitivos.

LECTURAS PARA LA EUCARISTÍA

1ª LECTURA

Lectura del segundo libro de los Reyes 4, 8-11. 14-16a

Un día pasaba Eliseo por Sunam, y una mujer rica lo invitó con insistencia a comer. Y, siempre que pasaba por allí, iba a comer a su casa.

Ella dijo a su marido:
-«Me consta que ese hombre de Dios es un santo; con frecuencia pasa por nuestra casa.

Vamos a prepararle una habitación pequeña, cerrada, en el piso superior; le ponemos allí una cama, una mesa, una silla y un candil, y así, cuando venga a visitarnos, se quedará aquí.» Un día llegó allí, entró en la habitación y se acostó.

Dijo a su criado Guejazi:
-«¿Qué podríamos hacer por ella?» Guejazi comentó:
-«Qué sé yo. No tiene hijos, y su marido es viejo.»

Eliseo dijo:
-«Llámala.»

La llamó. Ella se quedó junto a la puerta, y Eliseo le dijo:
-«El año que viene, por estas fechas, abrazarás a un hijo.»

Palabra de Dios.

COMENTARIO A LA 1ª LECTURA

El libro de los Reyes nos relata un episodio en el que Dios recompensa a una familia Sunamita por su hospitalidad con el profeta Eliseo. Dios le permite a la mujer superar la mayor desgracia que podía tener una mujer de su tiempo: ser estéril. La actitud de hospitalidad y servicio con los necesitados y marginados que no pueden pagarte tus favores, da fruto y es recompensada por Dios.

Salmo responsorial

Sal 88, 2-3. 16-17. 18-19 (R.: 2a)

R. Cantaré eternamente las misericordias del Señor.

Cantaré eternamente las misericordias del Señor, anunciaré tu fidelidad por todas las edades. Porque dije: «Tu misericordia es un edificio eterno, más que el cielo has afianzado tu fidelidad. R.

Dichoso el pueblo que sabe aclamarte: camina, oh Señor, a la luz de tu rostro; tu nombre es su gozo cada día, tu justicia es su orgullo. R.

Porque tú eres su honor y su fuerza, y con tu favor realzas nuestro poder. Porque el Señor es nuestro escudo, y el Santo de Israel nuestro rey. R.

2ª LECTURA

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos 6, 3-4. 8-11

Hermanos:
Los que por el bautismo nos incorporamos a Cristo fuimos incorporados a su muerte. Por el bautismo fuimos sepultados con él en la muerte, para que, así como Cristo fue resucitado de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en una vida nueva.

Por tanto, si hemos muerto con Cristo, creemos que también viviremos con él; pues sabemos que Cristo, una vez resucitado de entre los muertos, ya no muere más; la muerte ya no tiene dominio sobre él.

Porque su morir fue un morir al pecado de una vez para siempre; y su vivir es un vivir para Dios. Lo mismo vosotros, consideraos muertos al pecado y vivos para Dios en Cristo Jesús.

Palabra de Dios

COMENTARIO A LA 2ª LECTURA

El apóstol Pablo nos recuerda que la mayor recompensa que podemos recibir los cristianos, unidos a Cristo por nuestro bautismo, es resucitar con Él. Si morimos al pecado, nuestra recompensa será vivir para siempre resucitados.

EVANGELIO

Lectura del santo evangelio según san Mateo 10, 37-42

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles:
-«El que quiere a su padre o a su madre más que a mí no es digno de mí; el que quiere a su hijo o a su hija más que a mí no es digno de mí; y el que no coge su cruz y me sigue no es digno de mí.

El que encuentre su vida la perderá, y el que pierda su vida por mí la encontrará. El que os recibe a vosotros me recibe a mí, y el que me recibe recibe al que me ha enviado; el que recibe a un profeta porque es profeta tendrá paga de profeta; y el que recibe a un justo porque es justo tendrá paga de justo.

El que dé a beber, aunque no sea más que un vaso de agua fresca, a uno de estos pobrecillos, sólo porque es mi discípulo, no perderá su paga, os lo aseguro.»

Palabra de Dios

COMENTARIO AL EVANGELIO

Jesús nos trae hoy un doble mensaje. El primero es que el que quiera seguirle tiene que saber que esto le va a suponer un gran esfuerzo; el segundo es la promesa de una recompensa para quienes reciben a sus enviados, aún al más pequeño.

PARA NUESTRA REFLEXIÓN PERSONAL

CRISTIANOS DE PUERTAS ABIERTAS

Jesús siempre debe ser nuestro modelo, debemos seguir su ejemplo, sus criterios, sus valores, su coherencia, debemos intentar vivir como Él vivió.

Es muy importante la llamada evangélica a la hospitalidad, a la acogida y a la solidaridad. Acoger que es abrir puertas, escuchar, dialogar, dar nuestro tiempo, nuestra ayuda, nuestra amistad.

La mayoría de las veces lo que los demás esperan y necesitan de nosotros no son milagros, ni gestos solemnes, sino un detalle, una atención, una mano tendida, una palabra amable…

Es verdaderamente rica la persona que es capaz de regalar algo de sí mismo a los demás. Jesús nos invita a dar sin buscar recompensa, sin esperar nada a cambio.

Anunciar la Buena Noticia es una tarea en la que todos estamos implicados. Lo que nos caracteriza como cristianos no es un libro ni una doctrina ni la mera proclamación verbal de un mensaje, sino la adhesión a la persona de Jesucristo.

¿Son acogedoras nuestras familias y nuestras comunidades? ¿Soy yo persona acogedora? ¿Nuestras iglesias son lugares de encuentro y acogida?

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar