Diez consejos para vivir la fe cristiana – Pascua de Resurrección

Diez consejos para vivir la fe cristiana con alegría

1. No tengas miedo.

Dios nos quiere y está con nosotros. Jesucristo es el único Salvador.
Los diosecillos del momento no han de poder con El.

2. Intenta consolidar tus convicciones.

¿Quién las ataca? ¿Con qué argumentos? ¿Con qué resultados?
Jesús es verdad y es la Verdad, ayer, hoy y siempre. Contra Él
no hay progresismo que valga.

3. No cedas terreno.

No te acobardes. Preséntate como cristiano. Prepárate para dar
razones y explicaciones de tu fe. Ten la seguridad de que nadie
puede presentar otra cosa mejor.

4. Descubre el valor de lo que has recibido.

Conoces la grandeza y la bondad de Dios, cuentas con su perdón
y sus promesas de vida eterna. Tienes contigo a Jesús.
Eres miembro de su Iglesia, con muchos pecadores, pero también
con muchos santos, hermanos y servidores de los pobres.
¿Hay quién dé más?

5. Reza más que antes.

A solas. En casa. En los templos. Asegura por encima de todo
la Misa de los domingos.

6. Honra con buenas obras tu nombre de cristiano.

No hagas daño a nadie ni de palabra ni de obra. Haz todo
el bien que puedas. Pon en ello el primer valor y la principal
preocupación de tu vida.

7. No te dejes engañar por las propagandas del momento que siempre sirven a los intereses de los poderosos de este mundo.

Jesús nos amó hasta el fin y nos dejó la verdad definitiva.

8. El fundamento de nuestra vida y de todo cuanto existe es el amor y la bondad de Dios.

Confía en Él, déjate llevar por Él. Responde a su amor
con tu amor y tu obediencia. Vive feliz como un hijo en casa
de tu Padre, como Jesús, con Él y por Él.

9. Fortalece los vínculos con la Iglesia,

con alguna lectura, con tus amistades, con la celebración
del domingo. Que la Iglesia sea como tu familia a lo grande.
Con el amor, la fidelidad y la ternura de la Virgen María.

10. Vive con alegría tu relación de fe y amor con Jesús.

Él te llama cada día. Es tu mejor tesoro. Pon en Él tu corazón.
Trata de conocerlo mejor. Ámale apasionadamente, Déjale ser
el Salvador de tu vida. En Él tenemos la fuerza, la belleza
y la alegría de la vida verdadera.

Por Mons. Fernando Sebastián Aguilar
Arzobispo Emérito de Pamplona y Tudela

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar