Domingo de La Sagrada Familia – Navidad

LA SAGRADA FAMILIA DE JESÚS, MARÍA Y JOSÉ

 PREPARACIÓN: 

Antes de la salida del celebrante y de los ministros hacia el exterior del templo

 

Hoy la Iglesia universal festeja la Fiesta de la Sagrada Familia de Nazaret: Jesús, María Santísima y San José, que vivieron en aquel pequeño pueblo hace veinte siglos, pero que es el ejemplar de todas las familias, de todos los tiempos. Ella, que es ícono y modelo de toda familia humana, nos ayuda a cada uno a caminar con el espíritu de Nazaret.

Y hoy también, en vísperas del último día de este año del Señor 2013, vamos a dar gracias, junto con nuestras familias, por todo lo que hemos vivido a lo largo de él, ya que todo es realmente una gracia que proviene de Dios.

AMBIENTACIÓN: 

Luego del saludo inicial y antes del acto penitencial

El Hijo de Dios hecho hombre, a quien adorábamos en el humilde pesebre, forma parte de una familia; familia que Él mismo nos pone como ejemplo, como ideal de toda familia humana; ejemplo de obediencia a la ley, ejemplo de amor y de unidad. y Él nos dice hoy: puedo vivir en cualquiera de las familias de ustedes. Y necesitamos que él venga a vivir en cada una de nuestras familias, así realmente podremos vivir, nosotros y el mundo entero, en paz.

1ª. LECTURA:  (Eclo. 3, 3-7. 14-17a)     (Ver texto)

En cada época los creyentes han debido esforzarse por hallar el modo de ser fieles al Señor en cada realidad de su vida. Y de un modo muy especial en algo tan importante como es la vida familiar.

SALMO RESP.:      (127, 1-5)     (Ver texto)

                  R.   ¡Felices los que temen al Señor y siguen sus caminos!

2ª. LECTURA:     (Col 3, 12-21)     (Ver texto)

San Pablo nos habla de cómo deberían ser las relaciones entre nosotros. Y al final añade una aplicación de todo esto a la vida familiar, tal como se vivía en su tiempo.

EVANGELIO:    (Mt 2, 13-15. 19-23)     (Ver texto)

En el santo Evangelio se nos muestra Jesús, el Hijo de Dios, asumiendo la realidad de la familia, con todas sus consecuencias.

ORACIÓN DE LOS FIELES:

CELEBRANTE:

 

Como verdaderos hijos de Dios y hermanos los unos de los otros, dirijamos nuestra plegaria a Dios Padre por la gran familia universal.

GUÍA:  A cada una de las peticiones responderemos orando:

“SEÑOR, QUE NUESTRAS FAMILIAS SEAN EJEMPLO DE AMOR”

v Padre, al pedirte por la Santa Iglesia y el Santo Padre Francisco, para que todo el mundo reciba su mensaje de paz, esa paz que tu Hijo nos trajo con su nacimiento, te pedimos…

v Padre, porque queremos que nuestra gran familia diocesana crezca en la imitación de la Sagrada Familia, viviendo auténticamente el Evangelio de tu Hijo, te pedimos…

v Padre, para que en todos los hogares de nuestra Patria se busque el perdón, el amor,la comprensión, el crecimiento y la gratuidad, y así tu Hijo pueda vivir en cada una de ellas, te pedimos…

v Padre, queremos que tantas familias necesitadas, sufrientes, que carecen de lo indispensable para vivir dignamente, descubran tu amor en nuestra solidaria entrega y así renazca en ellos la esperanza, te pedimos…

v Padre, para que nuestras familias sean comunidades de fe, en las que se enseñe que el cielo es el hogar definitivo; que existe un Padre que nos ama con locura; un Hijo que murió por salvarnos y un Espíritu que nos anima y nos empuja para ser buenos cristianos, te pedimos…

CELEBRANTE:

 

Acepta, Padre bueno, las oraciones que te presentamos como familia reunida en tu nombre, y derrama la abundancia de los dones de tu Espíritu para que, dóciles a su voz, reine en todas las familias la paz y la concordia. Por Jesucristo, nuestro Señor.

PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS:

Junto a estas ofrendas, ofrezcámosle a Dios, nuestro Padre, nuestras familias, en un sincero compromiso de que en ellas se vivan ejemplos preclaros de virtudes domésticas.

Al término del “Lavatorio de Manos” y cuando el celebrante vuelve al centro del altar y antes de la oración siguiente, se hace poner de pie a la asamblea

DIÁLOGO DEL PREFACIO:

Al iniciarse el Prefacio (antes de “El Señor esté con vosotros”)

Demos gracias a nuestro Padre del Cielo, que al darnos a su Hijo en el seno de la Sagrada Familia, nos dio el modelo para que, con nuestras familias, pudiésemos alcanzar la vida eterna.

COMUNIÓN:

Jesús quiere vivir en cada uno de nosotros, en cada una de nuestras familias, para construir en ellas una verdadera familia, portadora de paz y amor para todas las demás y para todo el mundo, por eso ahora se nos da como verdadero Pan de Vida.

DESPEDIDA:

Que la Sagrada Familia, en este tiempo de Navidad, nos haga descubrir el orgullo de ser católicos; la gracia de ser cristianos y la alegría que se siente cuando se cumplen los designios de Dios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar