El elefante encadenado – Cuentos con valores

El elefante encadenado – Cuentos con valores

Cuando yo era chico me encantaban los circos y lo que mas me gustaba eran los animales, de todos ellos el que mas llamaba mi atencion era el elefante.

Durante la funcion, la enorme bestia hacia despliegue de peso, tamano y fuerza descomunal… pero despues de su actuacion y hasta un rato antes de volver al escenario, el elefante quedaba sujeto solamente por una cadena que aprisionaba una de sus patas a una pequena estaca clavada en el suelo.

Sin embargo, la estaca era solo un minusculo pedazo de madera apenas enterrado unos centimetros en la tierra. Y aunque la cadena era gruesa y poderosa, me parecia obvio que ese animal capaz de arrancar un arbol de tajo con su propia fuerza, podria, con facilidad, arrancar la estaca y huir.

El misterio es evidente: Por que no huye si aquello que lo sujeta es tan debil comparado con su fuerza? Cuando tenia cinco o seis anos, pregunte a varias personas por el misterio del elefante y alguien me explico que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado.

Hice entonces la pregunta obvia: Si esta amaestrado, por que lo encadenan? No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente.

Hace algunos anos descubri que alguien habia sido lo bastante sabio como para encontrar la respuesta:

» El elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era muy pequeno».

Cerre los ojos y me imagine al pequeno recien nacido sujeto a la estaca. Estoy seguro de que en aquel momento el elefantito empujo, tiro y sudo tratando de soltarse. Y a pesar de todo su esfuerzo no pudo.

La estaca era ciertamente muy fuerte para el. Juraria que se durmio agotado y que al dia siguiente volvia a probar, y tambien al otro y al que seguia… hasta que un dia, un terrible dia para su historia, el animal acepto su impotencia y se resigno a su destino. Este elefante enorme y poderoso no escapa porque CREE QUE NO PUEDE.

El tiene registro y recuerdo de su impotencia, de aquella impotencia que se siente poco despues de nacer. Y lo peor es que jamas se ha vuelto a cuestionar seriamente ese registro. Jamas… Jamas… intento poner a prueba su fuerza otra vez.

Cada uno de nosotros somos un poco como ese elefante: vamos por el mundo atados a cientos de estacas que nos restan libertad. Vivimos creyendo que un monton de cosas » no podemos hacer » simplemente porque alguna vez probamos y no pudimos.

Grabamos en nuestro recuerdo » no puedo… no puedo y nunca podre «, perdiendo una de las mayores bendiciones con que puede contar un ser humano: la fe.

La unica manera de saber, es intentar de nuevo poniendo en el intento TODO NUESTRO CORAZON y todo nuestro esfuerzo como si todo dependiera de nosotros, pero al mismo tiempo, confiando totalmente en Dios como si todo dependiera de el.

Nota: Este articulo es un extracto tomado del libro » Recuentos para Demian «, del Dr. Jorge Bucay.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar