El veradero amor

El verdadero amor

Cuando alguien te quiere de verdad,
es lento para perder la paciencia contigo.
Toma las circunstancias de tu vida y las usa
de una forma constructiva para tu crecimiento.

Está de parte tuya, quiere verte
madurar y desarrollarte en el amor.
Le duele profundamente cuando pierdes
el camino, pero te orienta a seguir
la senda correcta.

Sigue confiando en ti, cuando a veces
tú ni siquiera confías en ti mismo.
Trabaja pacientemente contigo porque
te ama y corrige de tal manera que cuesta
entender la profundidad del cuidado
que tiene por ti.

Nunca te abandona aunque muchos
de tus amigos lo hagan.
Se queda a tu lado cuando llegas
al fondo de la desesperación, y no te juzga
sino que te ve con total justicia,
hermosura y amor.

Cuando alguien te quiere de verdad,
tienes el mayor de todos los tesoros,
porque te demuestra El Amor perfecto de Dios.
Y el verdadero amor, como Dios, es invisible pero lo ves.
Como Dios, es intocable, pero lo tocas.
Como a Dios, a veces lo encuentras, y a veces lo pierdes.
Y como a Dios, tienes que darle toda tu fe.

El Amor tiene mucho de Dios, mucho de la naturaleza,
pero tiene más del ser humano que lo engendra.
Y como éste, es mortal y perecedero.
Sólo Dios es eterno, pero así mismo Dios es Amor.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar