Evangelio del Domingo XXII del Tiempo ordinario – Ciclo B

Evangelio del Domingo XXII del Tiempo ordinario – Ciclo B

EL CULTO QUE AGRADA A DIOS NACE DEL CORAZÓN

Un grupo de fariseos de Galilea, acompañados de algunos escribas, se acercan a Jesús en actitud crítica, porque han observado que, en algunos aspectos, sus discípulos no siguen la tradición de los mayores.

Aunque hablan del comportamiento de los discípulos, su pregunta se dirige a Jesús quien les responde con unas palabras del profeta Isaías que iluminan muy bien su mensaje y su actuación.

La queja de Dios, según el profeta, es que su pueblo le honra con los labios, pero su corazón está lejos de Él.

Este es siempre el riesgo de toda religión: dar culto a Dios con los labios, repitiendo fórmulas, recitando salmos, pronunciando palabras hermosas, mientras el corazón «está lejos de Él». El culto que agrada a Dios nace del corazón, de la adhesión interior.

Cuando nuestro corazón está lejos de Dios, nuestro culto queda sin contenido, porque le falta vida, que no es otra cosa que la escucha sincera de la Palabra de Dios y el amor al hermano.

Las tradiciones que son «humanas»: normas, costumbres, devociones que han nacido para vivir la religiosidad en una determinada cultura, pueden hacer mucho bien, pero hacen mucho daño cuando nos distraen y alejan de la Palabra de Dios.

Cuando nos aferramos ciegamente a ellas corremos el riesgo de olvidar el mandato del amor y de desviarnos del seguimiento a Jesús que es lo fundamental.

LECTURAS PARA LA EUCARISTÍA

1ª LECTURA
Lectura del libro del Deuteronomio.

Habló Moisés al pueblo diciendo: «Y ahora, Israel, escucha las leyes y prescripciones que te voy a enseñar y ponlas en práctica, para que tengáis vida y entréis a tomar posesión de la tierra que os da el Señor, el Dios de vuestros padres.

No añadiréis ni suprimiréis nada de las prescripciones que os doy, sino que guardaréis los mandamientos del Señor, vuestro Dios, tal como yo os los prescribo hoy.

Guardadlos y ponedlos por obra, pues ello os hará sabios y sensatos ante los pueblos. Cuando éstos tengan conocimiento de todas estas leyes exclamarán: No hay más que un pueblo sabio y sensato, que es esta gran nación.

En efecto, ¿qué nación hay tan grande que tenga dioses tan cercanos a ella como lo está de nosotros el Señor, nuestro Dios, siempre que le invocamos?

¿Qué nación hay tan grande que tenga leyes y mandamientos tan justos como esta ley que yo os propongo hoy?

Palabra de Dios

COMENTARIO A LA 1ª LECTURA

Moisés habla a los israelitas para decirle que Dios quería que guardaran y pusieran en práctica lo que les mandaba y así serían un pueblo sabio y sensato.

Los mandatos que Dios propone son justos. Nuestro Dios es un Dios que está cerca de nosotros cuando lo invocamos.

SALMO
R/ Señor, ¿quién puede hospedarse en tu tienda?

• El que vive sin tacha y practica la justicia;
el que dice la verdad de corazón
y no habla mal de nadie con su lengua R:

• El que no hace mal a su hermano ni difama a su vecino,
y no habla mal de nadie con su lengua;
desprecia al criminal y honra a los que temen al Señor R:

• El que, si jura en su perjuicio, ya no se desdice,
presta su dinero sin cobrar intereses
y no se deja sobornar contra el que es inocente.
El que hace todo esto jamás perecerá. R:

2ª LECTURA
Lectura de la carta del apóstol Santiago.

Queridos hermanos: Todo don excelente y todo don perfecto viene de lo alto, del Padre de las luces, en el que no hay cambio ni sombra de variación.

Él nos ha engendrado según su voluntad por la palabra de la verdad, para que seamos como las primicias de sus criaturas.

Por eso, alejad de vosotros todo vicio y toda manifestación de malicia, y recibid con docilidad la palabra que ha sido plantada en vosotros y que puede salvaros.

Cumplid la palabra y no os contentéis sólo con escucharla, engañándoos a vosotros mismos. La práctica religiosa pura y sin mancha delante de Dios, nuestro Padre, consiste en visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones y en guardarse de los vicios del mundo.

Palabra de Dios

COMENTARIO A LA 2ª LECTURA

El apóstol Santiago invita a los cristianos a que alejemos de nosotros los vicios, la maldad y acojamos la palabra de Jesús. No debemos contentarnos con escuchar sus palabras, sino que debemos ponerla en práctica y ponerla en práctica significa hacer el bien a quien lo necesita.

EVANGELIO
Lectura del Santo Evangelio según San Marcos.

En aquel tiempo los fariseos y algunos maestros de la ley de Jerusalén se acercaron a Jesús, y vieron que algunos de sus discípulos se ponían a comer con manos impuras, es decir, sin habérselas lavado.

Porque los fariseos y todos los judíos, siguiendo la tradición de sus mayores, no se ponen a comer sin haberse lavado cuidadosamente las manos; y si vienen de la plaza, no comen sin haberse lavado; y tienen otras muchas prácticas que observan por tradición, tales como lavar copas, jarros y bandejas.

Así que los fariseos y los maestros de la ley preguntaron a Jesús: -«¿Por qué tus discípulos no observan la tradición de los mayores, sino que comen con las manos impuras?».

Él les contestó: «Hipócritas, Isaías profetizó muy bien acerca de vosotros, según está escrito: Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. En vano me rinden culto enseñando doctrinas que son preceptos humanos.

Dejáis el mandamiento de Dios y os aferráis a la tradición de los hombres». Llamó de nuevo a la gente y les dijo: «Oídme todos y entended bien: Nada que entra de fuera puede manchar al hombre; lo que sale de dentro es lo que puede manchar al hombre.

Porque del corazón del hombre proceden los malos pensamientos, las fornicaciones, robos, homicidios, adulterios, avaricia, maldad, engaño, desenfreno, envidia, blasfemia, soberbia y estupidez.

Todas esas cosas malas salen de dentro y hacen impuro al hombre».

Palabra de Dios

COMENTARIO SOBRE EL EVANGELIO

Jesús con las palabras que dirige a los fariseos y maestros de la ley quiere cortar de raíz la tendencia a dar más importancia a los gestos y a los ritos exteriores que a las disposiciones del corazón y al deseo de aparentar que se es bueno. En resumen, Jesús no acepta la hipocresía y el formalismo.

PARA NUESTRA REFLEXIÓN PERSONAL
INDIFERENCIA PROGRESIVA DE LOS BAUTIZADOS

La crisis religiosa de nuestro tiempo se va decantando poco a poco hacia la indiferencia. De ordinario no se puede hablar propiamente de ateísmo, ni siquiera de agnosticismo. Lo mejor que define la postura de muchos es una indiferencia religiosa donde ya no hay preguntas ni dudas ni crisis, lo que se está dando es una ausencia de inquietud religiosa.

Dios no interesa. La persona vive en la despreocupación, sin nostalgias ni horizonte religioso alguno. Estamos viviendo en una “atmósfera envolvente” donde la relación con Dios queda diluida.

Entre los bautizados se dan diversos tipos de indiferencia: la de las personas que se van distanciando cada vez más de la fe, cortan lazos con lo religioso, se alejan de la práctica; poco a poco Dios se va apagando en sus conciencias.

Otro tipo de indiferencia es la de los que sencillamente viven absorbidos por los quehaceres de cada día y a Dios lo tienen olvidado por completo.

Para muchos la indiferencia es fruto de un conflicto religioso vivido a veces en secreto; no guardan buen recuerdo de cómo vivieron su fe de niños o de adolescentes; no quieren oír hablar de Dios, pues les hace daño y se defienden olvidándolo.

Está también la indiferencia de las personas que se han acostumbrado a vivir la religión como una práctica externa o una tradición rutinaria.

Todos hemos de escuchar la queja de Dios. Nos la recuerda Jesús con palabras tomadas del profeta Isaías: Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí.


Evangelio del Domingo XXII del Tiempo ordinario – Ciclo A

Evangelio del Domingo XXII del Tiempo ordinario – Ciclo C

Lectura del libro del Eclesiástico (3,17-18.20.28-29):

Hijo mío, en tus asuntos procede con humildad y te querrán más que al hombre generoso. Hazte pequeño en las grandezas humanas, y alcanzarás el favor de Dios; porque es grande la misericordia de Dios, y revela sus secretos a los humildes.

No corras a curar la herida del cínico, pues no tiene cura, es brote de mala planta. El sabio aprecia las sentencias de los sabios, el oído atento a la sabiduría se alegrará.

Palabra de Dios

Salmo

Sal 67,4-5ac.6-7ab.10-11

R/. Preparaste, oh Dios, casa para los pobres

Los justos se alegran,
gozan en la presencia de Dios,
rebosando de alegría.
Cantad a Dios, tocad en su honor;
su nombre es el Señor. R/.

Padre de huérfanos, protector de viudas,
Dios vive en su santa morada.
Dios prepara casa a los desvalidos,
libera a los cautivos y los enriquece. R/.

Derramaste en tu heredad, oh Dios, una lluvia copiosa,
aliviaste la tierra extenuada;
y tu rebaño habitó en la tierra
que tu bondad, oh Dios, preparó para los pobres. R/.

Segunda lectura

Lectura de la carta a los Hebreos (12,18-19.22-24a):

Vosotros no os habéis acercado a un monte tangible, a un fuego encendido, a densos nubarrones, a la tormenta, al sonido de la trompeta; ni habéis oído aquella voz que el pueblo, al oírla, pidió que no les siguiera hablando.

Vosotros os habéis acercado al monte de Sión, ciudad del Dios vivo, Jerusalén del cielo, a millares de ángeles en fiesta, a la asamblea de los primogénitos inscritos en el cielo, a Dios, juez de todos, a las almas de los justos que han llegado a su destino y al Mediador de la nueva alianza, Jesús.

Palabra de Dios

Lectura del santo evangelio según san Lucas (14,1.7-14):

Un sábado, entró Jesús en casa de uno de los principales fariseos para comer, y ellos le estaban espiando.

Notando que los convidados escogían los primeros puestos, les propuso esta parábola: «Cuando te conviden a una boda, no te sientes en el puesto principal, no sea que hayan convidado a otro de más categoría que tú; y vendrá el que os convidó a ti y al otro y te dirá: «Cédele el puesto a éste.»

Entonces, avergonzado, irás a ocupar el último puesto. Al revés, cuando te conviden, vete a sentarte en el último puesto, para que, cuando venga el que te convidó, te diga: «Amigo, sube más arriba.»

Entonces quedarás muy bien ante todos los comensales. Porque todo el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.»

Y dijo al que lo había invitado: «Cuando des una comida o una cena, no invites a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a los vecinos ricos; porque corresponderán invitándote, y quedarás pagado.

Cuando des un banquete, invita a pobres, lisiados, cojos y ciegos; dichoso tú, porque no pueden pagarte; te pagarán cuando resuciten los justos.»

Palabra del Señor

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar