Fidelidad a DIOS y a la Tierra

Fidelidad a DIOS y a la Tierra

Se ha dicho que la mayor tragedia de la humanidad es que «los que oran no hacen la revolución, y los que hacen la revolución no oran».

Lo cierto es que hay quienes buscan a Dios sin preocuparse de buscar un mundo mejor y más humano y hay quienes se esfuerzan por construir una tierra nueva sin Dios.

Unos buscan a Dios sin mundo, otros buscan el mundo sin Dios. Unos creen poder ser fieles a Dios sin preocuparse de la tierra, otros creen poder ser fieles a la tierra sin abrirse a Dios.

      En Jesús, esta disociación no es posible. Nunca habla de Dios sin preocuparse del mundo, y nunca habla del mundo sin el horizonte de Dios.

La postura del creyente debe ser: Solo puede creer en el reino de Dios quien ama a la tierra y a Dios de igual manera.             

En el pasaje de la transfiguración vemos a Pedro que ante la experiencia religiosa que lo sumerge en el misterio de Jesús quiere detener el tiempo, instalarse cómodamente en la experiencia de lo religioso y huir de la Tierra.

Jesús, sin embargo, bajará a sus discípulos de la montaña al quehacer diario de la vida para que comprendan que la apertura al Dios trascendente no puede ser nunca huida del mundo.

La fidelidad a Dios no nos ha de alejar de la lucha por una Tierra más justa, solidaria y fraterna.                 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar