Flores y plantas mencionadas en la Biblia

Flores y plantas mencionadas en la Biblia

Vamos a hablar de unas flores y plantas que son únicas porque salen en la Biblia.

Tienen, por lo tanto, un valor añadido. Les dejo con esta relación y … sería bueno que , con la Biblia en la mano, comprobasen este listado de plantas importantes de la biblia.

Digo que sería bueno porque además de comprobar personalmente esta relación estarían haciendo la buena y sana costumbre de leer la Biblia, un ejercicio que resulta fundamental para nuestras vidas de creyentes. Pero … les dejo ya con esta relación de plantas y flores en la biblia.

Y … no pierdan el tiempo. Tengan la Biblia en la mano.

Áloe (S. Juan 19: 39) – También Nicodemo, el que antes había visitado a Jesús de noche, vino trayendo un compuesto de mirra y de áloes, como cien libras. 

Menta, eneldo y comino (S. Mateo 23: 23) – !!Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello.

Junco (Éxodo 2: 3) – Pero no pudiendo ocultarle más tiempo, tomó una arquilla de juncos y la calafateó con asfalto y brea, y colocó en ella al niño y lo puso en un carrizal a la orilla del río.

Alcanfor (Cantar de los Cantares 1:14) – Racimo de flores de alheña en las viñas de En-gadi
Es para mí mi amado.

Casia (Éxodo 30: 24) – de casia quinientos, según el siclo del santuario, y de aceite de olivas un hin.

Cizaña (Job 31: 40) – En lugar de trigo me nazcan abrojos,
Y espinos en lugar de cebada. m Aquí terminan las palabras de Job.

Cilantro (Éxodo 16: 31) – Y la casa de Israel lo llamó Maná; y era como semilla de cilantro, blanco, y su sabor como de hojuelas con miel.

Comino (Isaías 28: 26)

Gladiolo (Éxodo 2: 3, 5) Pero no pudiendo ocultarle más tiempo, tomó una arquilla de juncos y la calafateó con asfalto y brea, y colocó en ella al niño y lo puso en un carrizal a la orilla del río.

Lino ( S. Lucas 23: 52)

Incienso (S. Mateo 2: 11) Y entrando en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, le adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron dones: oro, e incienso y mirra.

Hisopo ( I de Reyes 14: 33)

Lirio (S. Lucas 12: 27) Considerad los lirios, cómo crecen; no labran, ni hilan; y os digo, que ni Salomón con toda su gloria se vistió como uno de ellos.

Mandrágora (Génesis 30: 14) Y fue Rubén en tiempo de la siega de los trigos, y halló mandrágoras en el campo, y las trajo a Lea su madre; y dijo Raquel a Lea: Te ruego que me des de las mandrágoras de tu hijo.

Menta (S. Lucas 11: 42) Mas ¡ay de vosotros, fariseos! Que diezmáis la menta, y la ruda, y toda hortaliza; pero el juicio y la caridad de Dios pasáis de largo. Pues estas cosas era necesario hacer, y no dejar las otras.

Mostaza (S. Mateo 13: 31) Otra parábola les propuso, diciendo: El Reino de los cielos es semejante a un grano de mostaza, que tomándolo un hombre lo sembró en su campo;

Mirra (Génesis 37: 25) Y se sentaron a comer pan; y alzando los ojos miraron, y he aquí una compañía de ismaelitas que venía de Galaad, y sus camellos traían aromas y bálsamo y mirra, e iban a llevarlo a Egipto.

Ortiga (Job 30: 7) Bramaban entre las matas, y se congregaban debajo de las espinas.

Uña Olorosa (Éxodo 30: 34) Dijo aún el SEÑOR a Moisés: Tómate aromas, estacte y uña olorosa y gálbano aromático e incienso limpio; de todo en igual peso.

Granado ( I Samuel 14: 2) Y Saúl estaba en el término de Gabaa, debajo de un granado que hay en Migrón, y el pueblo que estaba con él era como seiscientos hombres.

Rosa (Isaías 35: 1) Se alegrarán el desierto y la soledad; el yermo se gozará, y florecerá como lirio.

Ruda (S. Lucas 11: 42) Mas ¡ay de vosotros, fariseos! Que diezmáis la menta, y la ruda, y toda hortaliza; pero el juicio y la caridad de Dios pasáis de largo. Pues estas cosas era necesario hacer, y no dejar las otras.

Azafrán (Cantar de los Cantares 4: 14)

Nardo (S. Marcos 14: 3) Estando Él en Betania, sentado[a] a la mesa en casa de Simón el leproso, vino una mujer con un frasco de alabastro de perfume muy costoso de nardo puro; y rompió el frasco y lo derramó sobre la cabeza de Jesús.

Cardo ( II de Reyes 14: 9) Y Joás, rey de Israel, envió mensaje a Amasías, rey de Judá, diciéndole: «El cardo que estaba en el Líbano envió a decir al cedro que estaba en el Líbano: “Da tu hija por mujer a mi hijo”. Pero pasó una fiera que estaba en el Líbano, y pisoteó el cardo. 


Y como final no quiero terminar este comentario sin hacer mía la canción tantas veces cantada en mi infancia y que ahora prácticamente o no se canta o se canta en muy pocas Iglesias.

Y si lo hago es para que la letra no se pierda y para intentar que, al menos en mayo, esta canción siga cantándose en las parroquias, en honor a la Virgen María, como se hacia en antaño.

Es, permítasenos la licencia, una forma muy bonita de concluir el mes de las flores, el mes de Mayo, el mes que la Iglesia dedica a la Virgen María.

Venid y vamos todos con flores a porfía
con flores a María
que Madre nuestra es.

De nuevo aquí nos tienes purísima doncella
más que la luna bella postrados a tus pies.

A ofrecerte venimos flores del bajo suelo
con cuánto amor y anhelo Señora Tú lo ves.

(Desde El Cañamelar y El Rosario, José Ángel Crespo Flor)

[Otros entradas educativas en padrenuestro.net]

🔥 ►SUSCRÍBETE A NUESTRO CANAL DE YOUTUBE y deja tu comentario: http://goo.gl/1IGeKw

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar