Los que no servimos para nada – Padre José Luis Martín Descalzo

Los que no servimos para nada – Padre José Luis Martín Descalzo

Yo estoy seguro de que los hombres no servimos para nada,
para casi nada. Cuanto más avanza mi vida, más descubro
qué pobres somos y cómo todas las cosas verdaderamente
importantes se nos escapan.

En realidad es Dios quien lo hace todo,
quien puede hacerlo todo. Tal vez nosotros
ya haríamos bastante con no enturbiar demasiado el mundo.

Por eso, cada vez me propongo metas menores. Ya no sueño
con cambiar el mundo, y a veces me parece bastante
con cambiar un tiesto de sitio.

Y, sin embargo, otras veces pienso que, pequeñas
y todo, esas cosillas que logramos hacer podrían llegar a ser hasta
bastante importantes.

Y entonces, en los momentos de desaliento,
me acuerdo de una oración de cristianos brasileños que una vez
escuché y que no he olvidado del todo, pero que, reconstruida
ahora por mí, podría decir algo parecido a esto:

Sí, ya sé que sólo Dios puede dar la vida;
pero tú puedes ayudarle a transmitirla.

Sólo Dios puede dar la fe, pero tú puedes dar tu testimonio.
Sólo Dios es el autor de toda esperanza, pero tú puedes ayudar
a tu amigo a encontrarla.

Sólo Dios es el camino, pero tú eres el dedo
que señala cómo se va a Él.

Sólo Dios puede dar el amor,
pero tú puedes enseñar a otros cómo se ama.
Dios es el único que tiene fuerza, la crea, la da; pero nosotros
podemos animar al desanimado.

Sólo Dios puede hacer que se conserve o se prolongue una vida,
pero tú puedes hacer que esté llena o vacía.
Sólo Dios puede hacer lo imposible; sólo tú puedes hacer lo posible.

Sólo Dios puede hacer un sol que caliente a todos los hombres;
sólo tú puedes hacer una silla en la que se siente un viejo cansado.
Sólo Dios es capaz de fabricar el milagro de la carne de un niño,
pero tú puedes hacerle sonreír.

Sólo Dios hace que bajo el sol crezcan los trigales, pero tú puedes
triturar ese grano y repartir ese pan.
Sólo Dios puede impedir las guerras, pero tú pues no reñir
con tu mujer o tu hermano.

Sólo a Dios se le ocurrió el invento del fuego,
pero tú puedes prestar una caja de cerillas.
Sólo Dios da la completa y verdadera libertad,
pero nosotros podríamos, al menos,
pintar de azul las rejas y poner unas flores
frescas en la ventana de la prisión.

Sólo Dios podría devolverle la vida del esposo a la joven viuda;
tú puedes sentarte en silencio a su lado
para que se sienta menos sola.

Sólo Dios puede inventar una pureza como la de la Virgen;
pero tú puedes conseguir que alguien, que ya las había
olvidado, vuelva a rezar las tres avemarías.

Sólo Dios puede salvar al mundo porque sólo Él salva,
pero tú puedes hacer un poco más pequeñita
la injusticia de la que tiene que salvarnos.

Sólo Dios puede hacer que le toque la Primitiva a ese pobre
mendigo que tanto la necesita; pero tú puedes irle conservando
esa esperanza con una pequeña sonrisa y un “mañana será”.

Sólo Dios puede conseguir que reciba esa carta la vecina del quinto,
porque Dios sabe que aquel antiguo novio hace muchos años
que la olvidó; pero tú podrías suplir hoy un poco esa carta
con un piropo y una palabra cariñosa.

En realidad, ya ves que Dios se basta a sí mismo,
pero parece que prefiere seguir contando contigo, con tus nadas,
con tus casi -nadas.

P. José Luis Martín Descalzo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar