Reflexión del evangelio para el segundo Domingo de Navidad

Reflexión del evangelio para el segundo Domingo de Navidad

DOMINGO II DE NAVIDAD / CICLO A

EL ROSTRO HUMANO DE DIOS

No recuperaremos los cristianos el vigor espiritual que necesitamos en estos tiempos de crisis religiosa, si no aprendemos a vivir nuestra adhesión a Jesús con una calidad nueva. Ya no basta relacionarnos con un Jesús mal conocido, vagamente captado, confesado de manera abstracta o admirado como un líder humano más.
Tenemos que redescubrir con fe renovada el misterio que se encierra en Jesús, recuperar su novedad única e irrepetible, dejarnos sacudir por sus palabras de fuego. En Jesús ha ocurrido algo desconcertante: la Palabra de Dios se ha hecho carne. Dios se nos ha querido comunicar, no a través de revelaciones o apariciones, sino encarnándose en la humanidad de Jesús. Dios, en Jesús, se ha hecho realmente carne débil, frágil y vulnerable como la nuestra.
Los cristianos creemos en un Dios con el que nos podemos encontrar en un ser humano como nosotros. Para relacionarnos con Él, no hemos de salir de nuestro mundo, no hemos de buscarlo fuera de nuestra vida. A Dios lo encontramos hecho carne en Jesús, que para nosotros es su rostro humano. En las palabras de Jesús escuchamos la voz de Dios que nos habla, escuchamos sus llamadas y sus promesas. En el proyecto de Jesús descubrimos el proyecto del Padre para nosotros sus hijos. En Jesús nos encontramos con el amor gratuito y desbordante de Dios.
LECTURAS PARA LA EUCARISTÍA
1ª LECTURA
Lectura del libro del Eclesiástico 24, 1-2. 8-12
La sabiduría se alaba a sí misma, se gloría en medio de su pueblo, abre la boca en la asamblea del Altísimo y se gloría delante de sus Potestades.
En medio de su pueblo será ensalzada, y admirada en la congregación plena de los santos; recibirá alabanzas de la muchedumbre de los escogidos y será bendita entre los benditos.
El Creador del universo me ordenó, el Creador estableció mi morada: Habita en Jacob, sea Israel tu heredad.
Desde el principio, antes de los siglos, me creó, y no cesaré jamás. En la santa morada, en su presencia, ofrecí culto y en Sión me establecí; en la ciudad escogida me hizo descansar, en Jerusalén reside mi poder. Eché raíces entre un pueblo glorioso, en la porción del Señor, en su heredad, y resido en la congregación plena de los santos. Palabra de Dios.
COMENTARIO A LA 1ª LECTURA El texto del libro del Eclesiástico nos habla de la sabiduría absoluta, Dios, que está presente en la creación y presente en su pueblo elegido, el pueblo de Dios. La acción de la Sabiduría es siempre salvadora y sintoniza solamente con los santos y los escogidos.


Salmo responsorial Sal 147, 12-13. 14-15. 19-20
R: La palabra se hizo carne y acampó entre nosotros
• Glorifica al Señor, Jerusalén; alaba a tu Dios, Sión: que ha reforzado los cerrojos de tus puertas, y ha bendecido a tus hijos dentro de ti. R:
• Ha puesto paz en tus fronteras te sacia con flor de harina. Él envía su mensaje a la tierra, y su palabra corre veloz. R:
• Anuncia su palabra a Jacob, sus decretos y mandatos a Israel; con ninguna nación obró así, ni les dio a conocer sus mandatos. R:


2ª LECTURA
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Efesios 1, 3-6. 15-18
Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido en la persona de Cristo con toda clase de bienes espirituales y celestiales.
Él nos eligió en la persona de Cristo, antes de crear el mundo, para que fuésemos santos e irreprochables ante él por el amor.
Él nos ha destinado en la persona de Cristo, por pura iniciativa suya, a ser sus hijos, para que la gloria de su gracia, que tan generosamente nos ha concedido en su querido Hijo, redunde en alabanza suya.
Por eso yo, que he oído hablar de vuestra fe en el Señor Jesús y de vuestro amor a todos los santos, no ceso de dar gracias por vosotros, recordándoos en mi oración, a fin de que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la gloria, os dé espíritu de sabiduría y revelación para conocerlo. Ilumine los ojos de vuestro corazón, para que comprendáis cuál es la esperanza a la que os llama, cuál la riqueza de gloria que da en herencia a los santos. Palabra de Dios.


COMENTARIO A LA 2ª LECTURA
El apóstol Pablo les dice a los cristianos de Éfeso, y nos dice a nosotros, que Dios, por medio de su Hijo Jesucristo, nos ha bendecido con toda clase de bienes, nos ha elegido para darnos la categoría de “hijos suyos”. El apóstol ruega a Dios que les dé espíritu de sabiduría para que lleguen a conocer a Dios.

EVANGELIO
Lectura del santo evangelio según san Juan 1, 1-18
En el principio ya existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios. La Palabra en el principio estaba junto a Dios. Por medio de la Palabra se hizo todo, y sin ella no se hizo nada de lo que se ha hecho. En la Palabra había vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz brilla en la tiniebla, y la tiniebla no la recibe.

Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: este venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que por él todos vinieran a la fe. No era él la luz, sino testigo de la luz. La Palabra era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre. Al mundo vino, y en el mundo estaba; el mundo se hizo por medio de ella, y el mundo no la conoció. Vino a su casa, y los suyos no la recibieron. Pero a cuantos la recibieron les dio poder de hacerse hijos de Dios, a los que creen en su nombre; la cual no nació de sangre, ni de deseo de carne, ni de deseo de hombre, sino que nació de Dios.

Y la Palabra se hizo carne, y puso su morada entre nosotros, y hemos visto su gloria, gloria que recibe del Padre como Hijo único, lleno de gracia y de verdad.
Juan da testimonio de él y grita diciendo: Este es de quien dije: “El que viene detrás de mí pasa delante de mí, porque existía antes que yo. Pues de su plenitud todos hemos recibido gracia tras gracia, porque la Ley se dio por medio de Moisés, la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo. A Dios nadie lo ha visto jamás: el Hijo único, que está en el seno del Padre, es quien lo ha explicado. Palabra del Señor.

COMENTARIO SOBRE EL EVANGELIO
Dios se hace presente en nuestra historia en la persona de Jesús. La Palabra de Dios se hace carne en Jesús que es luz en el camino de todos los que quieran seguirle y también es la meta de su esperanza.

PARA NUESTRA REFLEXIÓN PERSONAL

¡P A Z!
La paz es uno de los bienes más anhelados, y a la vez más amenazados. Para los israelitas la paz era la suma de todas las bendiciones, una felicidad no alterada por mal alguno. La paz no se reduce ni a la ausencia de la guerra ni al equilibrio impuesto por el miedo; no se identifica con el bienestar personal ni con la tranquilidad para mantener el orden establecido en beneficio de unos pocos privilegiados. Es búsqueda incesante de la justicia.

El Papa Francisco nos dice: No es suficiente hablar de paz, se debe hacer la paz. Quien habla de paz y favorece la guerra, por ejemplo, con la venta de armas, es un hipócrita. La paz se construye cada día con nuestro trabajo, con nuestra vida, con nuestro amor, con nuestra cercanía, con nuestro querernos mutuamente. La paz auténtica es trabajar para que todos encuentren solución a los problemas, a las necesidades, que tienen en su tierra, en su patria, en su familia, en su sociedad. El auténtico constructor de la paz es el que da el primer paso hacia el otro. Y esto no es debilidad, sino fuerza, la fuerza de la paz.

Dios nos bendice con su paz. Jesús es nuestra paz. Desearse mutuamente la paz, es desearse todo bien, la convivencia amorosa con Dios, con los hombres, con la naturaleza. Es por tanto, proclamar el compromiso de hacer posible la paz. La paz será una palabra vacía, ni no se edifica sobre la verdad, la justicia, la solidaridad y la libertad.