Salmo 99 – El Señor nos hizo, a Él pertenecemos

Salmo 99 – El Señor nos hizo, a Él pertenecemos

SALMO RESPONSORIAL 99, 1-5

R. El Señor nos hizo, a Él pertenecemos.

Aclame al Señor toda la tierra,
sirvan al Señor con alegría,
lleguen hasta Él con cantos jubilosos. R.

Reconozcan que el Señor es Dios:
Él nos hizo y a Él pertenecemos;
somos su pueblo y ovejas de su rebaño. R.

Entren por sus puertas dando gracias,
entren en sus atrios con himnos de alabanza,
alaben al Señor y bendigan su Nombre. R.

¡Qué bueno es el Señor!
Su misericordia permanece para siempre,
y su fidelidad por todas las generaciones. R.

Reflexión del Salmo 99

Dios, nuestro Dios, es el Creador y Señor de todas las cosas. Y a nosotros nos llamó para que seamos sus hijos, unidos a su único Hijo, Cristo Jesús.

Por eso nos dirigimos a su Templo para alabar su Santo Nombre. Aquí entramos en una relación de intimidad con Él, pues no sólo lo bendecimos, sino que también venimos a escuchar su Palabra para descubrir su voluntad y poder vivir en adelante como hijos suyos.

De nuestra unión a Cristo arranca el compromiso de trabajar, en los diversos ambientes en que se desarrolle nuestra vida, por la justicia, por la paz, por el amor fraterno, por la solidaridad y por la misericordia de unos con otros.

Por eso nuestra alabanza al Señor no sólo se pronuncia con los labios, sino que se manifiesta con una vida intachable glorificando a Dios ahora y siempre.

Que Él nos conceda la gracia de ser guiados, no por nuestros caprichos, sino bajo la inspiración de su Santo Espíritu, que Él ha depositado en nosotros para que, como Iglesia, demos testimonio de su amor salvador ante todos los pueblos.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar