Con el Miércoles de Ceniza entramos de lleno en La Cuaresma

Con el Miércoles de Ceniza entramos de lleno en La Cuaresma

El Miércoles de Ceniza la Iglesia marca el inicio de la Cuaresma.

Un tiempo de preparación a la Pascua que termina el Jueves Santo después de mediodía, recordándonos a los cristianos que somos creaturas, que esta vida es tan sólo una preparación y que nuestro verdadero destino es llegar a Dios en la vida eterna.

 

Al momento de la imposición de la ceniza sobre nuestras cabezas, el sacerdote nos recuerda las palabras del Génesis, después del pecado original: “Acuérdate, hombre, de que eres polvo y en polvo te has de convertir”, que recuerdan a los fieles tres verdades fundamentales: su nada, su condición de pecadores y la realidad de la muerte. Tres realidades que están ahí y que la Iglesia tiene la obligación de recordárnoslas, sobre todo en este tiempo de conversión porque la Cuaresma es eso, un tiempo de conversión para luego vivir plenamente el Tríduo Pascual y alegrarse con la Resurrección de Cristo. También se suele utilizar esta otra fórmula: “conviertete y cree en el Evangelio”

El Miércoles de Ceniza obliga a guardar ayuno, abstenerse de comer carne y se recomienda participar en la liturgia de la imposición de la ceniza. Luego, los viernes de Cuaresma se obliga a Abstenerse de comer carne hasta el Viernes Santo, día en que se conmemora la Muerte de Cristo y en el que la Iglesia obliga a guardar ayuno y abstenerse de comer carne. En Cuaresma, los viernes se recomienda el ejercicio del Vía Crucis o Camino de la Cruz pero yo también recomendaría que los martes de Cuaresma se rezase los Misterios Dolorosos del Santo Rosario, aquellos que hablan de la Pasión y Muerte de Nuestro Señor. Sería un ejercicio importante y que haría que viviésemos de otra forma este tiempo fuerte de la Iglesia que es la Cuaresma. (José Ángel Crespo Flor)

Tambores de Cuaresma

Aquí en el Marítimo, en las Iglesias que participan en los desfiles procesionales de la Semana Santa Marinera, Cuaresma también se vive de una manera muy especial pues desde el miércoles de ceniza y luego todos los viernes de Cuaresma, tiene lugar el llamado ‘desfile de los tambores de cuaresma’ donde una Banda de tambores recorre las parroquias Santa María del Mar, Nuestra Señora del Rosario, Cristo Redentor – San Rafael y Los Angeles. Con ello se nos quiere advertir dos cosas: que estamos en Semana Santa, que los viernes hay que abstenerse de comer carne y que, poco a poco, nos aproximamos a la Semana Santa, la fiesta por excelencia de este barrio marinero.

La verdad es que esos tambores no molestan. Todo lo contrario. Agradan a quien siente como algo propio la Semana Santa y estarán de acuerdo conmigo que al escuchar esos tambores.

Oración al comenzar la cuaresma

Por Antonio DíAZ TORTAJADA
Sacerdote-periodista

Señor:
Hoy quiero acercarme hasta tu corazón para dialogar un rato.
Cuando mi vida se aleja de ti
me siento vacío.
Son tantas y tantas las cosas que me alejan de ti,
Pero sin embargo tu no dejas de estar a nuestro lado.
Señor:
Te damos permiso hoy
para que vuelvas a tomar nuestras vidas
y las hagas tuyas.
Para que en nuestro afán de buscarte en todas las cosas,
para poder amarte y servirte,
no sea un acto reflejo,
de cómo quien realiza una faena asalariada.
Sino más bien,
queriendo volver a sentirnos parte de esta tarea
que comenzaste hace más de dos mil años.
Hoy queremos volver a darte permiso
para que puedas quemar ese eterno hombre viejo
que habita en nuestro corazón
y que pareciera estar dispuesto a dar batalla
hasta el último momento,
para no perder el lugar
que durante mucho tiempo ocupó en nuestras existencias.
Necesitamos que el fuego de tu amor,
queme hasta la última partícula de nuestros egoísmos
y ambiciones personales,
que tanto nos impiden verte en nuestros hermanos.
Que realmente nos transformemos
en cenizas de un futuro cargado de reino y felicidad.
Señor:
Te damos permiso
para que nos enseñes a caminar
en estos cuarenta días de preparación
y puedas acompañar nuestros inseguros pasos,
que muchas veces,
pierden de vista,
la meta inicialmente propuesta.
Para que este camino no quede como un comienzo más,
diluyéndose en el tiempo,
hasta alcanzar la mediocridad
que asesina nuestra vida espiritual.
¡Guíanos Señor!
Porque muchas veces no sabemos caminar.
Porque las tormentas nos hacen olvidar
prontamente de tu existencia.
Y porque muchas veces nuestra soberbia,
nos hace beber el amargo trago,
de creer que este camino es nuestro,
que de nosotros todo depende
y que somos capaces de timonear solos la situación.
¡Muéstranos el Camino, Señor!
Porque nuestros ojos,
se nublan por tempestades pasajeras
y no podemos ver la claridad del horizonte,
en el cual vos nos estas esperando.
Te damos permiso, querido Papá,
para que nuestras vidas se conviertan
en aquello que es tu Voluntad.
Que tan solo sintiéndonos parte de tu creación,
podamos alcanzar la plenitud de nuestras vidas
y poder llevar así, al menos,
una pequeña chispa a este mundo,
que tanta sed tiene de vos.
Derríbanos de nuestros caballos,
hazte presente ante nuestros ojos, y si es preciso, permítenos caer heridos en nuestras vanidades,
para que así,
totalmente vencidos y abandonados a tus misterios,
comencemos una vida nueva,
una carrera nueva y nuevas luchas.
¡Conviértenos Señor a tu Amor,
por que sin tu Amor no somos nada!
No permitas que montemos la farsa de cristianos piadosos
y llevemos a cabo una sumatoria de rituales sin sentido,
que demos solo aquello que nos sobra y no necesitamos,
que nos busquemos a nosotros mismos,
que actuemos por conseguir la aceptación de otros
y no poner nada en juego.
Sino más bien,
permítenos que todo aquello que realicemos
forme parte de un proceso que nos lleve a nuestros
hermanos y a lo profundo de tu Corazón.
Señor: Te damos permiso
para que esta Cuaresma sea diferente.
Que nuestros espíritus se dejen guiar por tu Espíritu.
Que nuestros pasos, cada uno de estos días,
nos lleven a la comprensión y a la vivencia de ese camino
que tú transitaste para cumplir la Voluntad del Padre.
Que cada día cobre sentido la Palabra en toda su plenitud.
Que nuestros corazones logren
la metanoia de sentir y actuar a tu manera
¡A la manera cristiana!
Que este transitar en el silencio
y la búsqueda constante,
nos adentre en el misterio de tu Pasión,
que a veces nos resulta escandalosa,
cuando no la filtramos por nuestra quebradiza fe.
Para que de ese modo podamos,
a tu imagen,
compartir nuestras horas con los pobres y afligidos,
viviendo como ellos viven.
Alegrándonos de los cambios que provoca tú Presencia.
Denunciando todo aquello que vos nos enseñaste.
Predicando con el ejemplo de nuestras luchas diarias.
Sufriendo con las enfermedades de los enfermos.
Doliéndonos con las soledades de los solitarios.
Angustiándonos con las muertes de los deudos.
Soportando las carencias de los desempleados.
Resistiendo las injusticias de los poderosos.
Padeciendo las esclavitudes de los humildes.
Sufriendo el desarraigo de los desposeídos.
Sacrificándonos por aquellos que no pueden defenderse.
En síntesis,
acompañando el dolor del pueblo
y haciendo nuestras cruces de cada día.
Esa es la Cuaresma que queremos vivir.
Es la Cuaresma que debemos vivir.
Y permítenos que cuando la cuesta se nos haga empinada
y nuestros errores borren todo lo que aquí te pedimos,
podamos volver a levantarnos,
una y otra vez,
en este lento transitar hasta el Gólgota
Señor:
Te damos permiso
para que vivamos la cuaresma de Jesús, tu Hijo.
Para que vivamos la cuaresma con Jesús.
Y para que vivamos la cuaresma como Jesús.
Que éste sea, verdaderamente el inicio de un
encaminarnos hacia tu Pascua…