13 de Noviembre – Gracias Dios mío – Evangelio tiempo ordinario

13 de Noviembre – Gracias Dios mío – Evangelio tiempo ordinario| Viernes de la XXXII semana del tiempo ordinario

Disfruta cada día de la Palabra de Dios y compártela para que llegue a los corazones de tantos cristianos que necesitan este alimento diario.

EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 17,26-37

Como fue en los días de Noé, así también será en los días del Hijo del Hombre.

Comían, bebían, se casaban y se daban en casamiento, hasta el día en que entró Noé en el arca, y vino el diluvio y los destruyó a todos.

Asimismo como sucedió en los días de Lot; comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, edificaban; mas el día en que Lot salió de Sodoma, llovió del cielo fuego y azufre, y los destruyó a todos.

Así será el día en que el Hijo del Hombre se manifieste. En aquel día, el que esté en la azotea, y sus bienes en casa, no descienda a tomarlos; y el que en el campo, asimismo no vuelva atrás.

Acordaos de la mujer de Lot. Todo el que procure salvar su vida, la perderá; y todo el que la pierda, la salvará. Os digo que en aquella noche estarán dos en una cama; el uno será tomado, y el otro será dejado.

Dos mujeres estarán moliendo juntas; la una será tomada, y la otra dejada. Dos estarán en el campo; el uno será tomado, y el otro dejado.

Y respondiendo, le dijeron: ¿Dónde, Señor? El les dijo: Donde estuviere el cuerpo, allí se juntarán también las águilas.


Evangelio del día 12 de noviembre | † |  Evangelio del día 14 de noviembre

† Si quieres recibir el evangelio de cada día, SUBSCRÍBETE A NUESTRO CANAL


ORACIÓN del Ángelus por el Papa Francisco


Gracias Dios mío

Gracias Dios mío por estar en todas partes;

por la vida, por los alimentos del cuerpo y del alma,

por las emociones y sentimientos que matizan nuestras vidas.

Gracias por la fortaleza y el ingenio que nos ayuda

a soportar las dificultades e ilumina nuestra inteligencia

y hace que encontremos la solución a nuestros pesares.

Gracias por el Universo que nos rodea, que día a día

y desde el principio de nuestra existencia, engrandece

nuestras almas, enriquece nuestros conocimientos,

y hace que tomemos conciencia de lo insignificante

que somos frente a lo majestuoso de tu creación;

sabiendo que estamos hechos tan sólo, de pequeñas

partículas y que en el misterio de tu creación también

nos regalaste los sentidos que nos engrandece

al absorber toda su inmensidad en nuestro ser,

haciéndonos conocer que estamos contenidos

en un pequeño habitad, en medio de lo grandioso

del espacio en el que vamos viajando por el infinito

junto a él, protegidos por Ti mi Señor.

Gracias por la sabiduría y amor que guardas en nosotros,

que se expresa en nuestros corazones y orienta nuestro

carácter inspirados en la justicia y solidaridad.

Te pido Mi Señor, recibas nuestra fe que ilumina

y nos guía hacia Ti; fortalécela con tú presencia

para poder comprender a plenitud el regalo de la vida.

Te pido Mi Señor, nos quites el velo de la ignorancia,

que oscurece la razón y nos impide ver el destino

que nos tienes.

Te pido Mi Señor, que nos ayudes a disipar la ira

y el odio, que nos hacen brotar palabras que dañan

el alma de quienes nos rodean.

Te pido Mi Señor, nos ayudes a comprender en toda

su dimensión, que los fracasos, son tan solo el inicio

de nuestros éxitos, que es el modulador de nuestro carácter,

que construye nuestra paciencia, para encontrar el camino

que nos llevará al destino que nos engrandecerá a través

de los tiempos junto a ti.

Te pido mi Señor, guíes nuestros pensamientos, construyas

nuestras palabras y orientes nuestras intenciones, para criar

bien a nuestros descendientes y, o, a, cualquier ser que Tú,

Mi Señor, nos designes su cuidado y futuro; danos la palabra

justa para cultivar en ellos, la verdadera razón de ser

de nuestra existencia.

Danos la luz para poder trasmitir la verdad y ser

conscientes de que tan sólo somos, un segmento de la vida

de toda la eternidad y que estamos destinados a poblar

el Universo, llevando con nosotros todas las especies

y seres vivos, comprendiendo también que en ellos

y en todas partes estás Tú, Mi Señor, y así sentir

la grandeza de tu Amor, en la libertad que nos regalas,

para gozar de tu creación hasta llegar a Ti, como fue

desde el inicio de los tiempos.

Quedo siempre a la espera de Ti, Mi Señor.
Amén.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar