15 de Marzo – Vida efímera – Cuaresma

15 de Marzo – Vida efímera – Cuaresma

Si pudiésemos tener conciencia de lo efímera
de nuestra vida, tal vez pensaríamos dos veces
antes de ignorar las oportunidades que tenemos
de ser y de hacer a los otros felices.

Muchas flores son cortadas muy pronto;
algunas apenas pimpollo.
Hay semillas que nunca brotan y hay aquellas
flores que viven la vida entera hasta que,
pétalo por pétalo, tranquilas, vividas,
se entregan al viento.

Pero no tenemos cómo adivinar. No sabemos
por cuánto tiempo estaremos disfrutando este Edén,
tampoco las flores que fueron plantadas a nuestro
alrededor. Y nos descuidamos a nosotros
mismos y también descuidamos a los otros.

Nos entristecemos por cosas pequeñas y perdemos
un tiempo precioso; perdemos días, a veces años.
Nos callamos cuando deberíamos hablar,
y hablamos demasiado cuando deberíamos
quedar en silencio.

No damos el abrazo que tanto nos pide nuestro corazón,
porque algo en nosotros impide esa aproximación.
No damos un beso cariñoso «porque no estamos
acostumbrados a eso» y no decimos lo que nos gusta
porque pensamos que el otro sabe automáticamente
lo que sentimos.

Y pasa la noche y llega el día; el Sol nace
y se adormece, y continuamos siendo los mismos.
Reclamamos lo que no tenemos, o que no tenemos
lo suficiente.

Cobramos: a los otros, a la vida, a nosotros mismos.
Y nos consumimos, comparando nuestra vida con la
de aquellos que poseen más. ¿Y si probáramos
compararnos con aquellos que poseen menos?
¡Eso haría una gran diferencia!

Y el tiempo pasa; pasamos por la vida y no vivimos;
sobrevivimos, porque no sabemos hacer otra cosa.
Hasta que, inesperadamente, nos acordamos y miramos
para atrás, y entonces nos preguntamos: ¿Y ahora?

Ahora, hoy, todavía es tiempo de reconstruir
alguna cosa; de dar un abrazo amigo; de decir
una palabra cariñosa; de agradecer por lo que tenemos.
Nunca se es demasiado viejo, o demasiado joven,
para amar, para decir una palabra gentil,
para hacer un cariño, para dar un beso.

No mires para atrás. Lo que pasó, pasó.
Lo que perdimos, perdimos. ¡Mira hacia adelante!
Todavía hay tiempo de apreciar las flores
que están enteras a nuestro alrededor.

Todavía hay tiempo de agradecer a Dios
por la vida, que aunque efímera, aún está en nosotros.

¡Gracias, Dios mío, por este nuevo día!

Evangelio del día 15 de marzo con el Padre Guillermo Serra

Evangelio según San Juan 4, 43-54

En aquel tiempo, Jesús salió de Samaria y se fue a Galilea. Jesús mismo había declarado que a ningún profeta se le honra en su propia patria. Cuando llegó, los galileos lo recibieron bien, porque habían visto todo lo que él había hecho en Jerusalén durante la fiesta, pues también ellos habían estado allí.

Volvió entonces a Caná de Galilea, donde había convertido el agua en vino. Había allí un funcionario real, que tenía un hijo enfermo en Cafarnaúm.

Al oír éste que Jesús había venido de Judea a Galilea, fue a verlo y le rogó que fuera a curar a su hijo, que se estaba muriendo. Jesús le dijo: «Si no ven ustedes señales y prodigios, no creen». Pero el funcionario del rey insistió: «Señor, ven antes de que mi muchachito muera». Jesús le contestó: «Vete, tu hijo ya está sano».

Aquel hombre creyó en la palabra de Jesús y se puso en camino. Cuando iba llegando, sus criados le salieron al encuentro para decirle que su hijo ya estaba sano. Él les preguntó a qué hora había empezado la mejoría.

Le contestaron: «Ayer, a la una de la tarde, se le quitó la fiebre». El padre reconoció que a esa hora Jesús le había dicho: ‘Tu hijo ya está sano’, y creyó con todos los de su casa.

Esta fue la segunda señal milagrosa que hizo Jesús al volver de Judea a Galilea.

Evangelio del día 14 de marzo | † |  Evangelio del día 16 de marzo

† Si quieres recibir el evangelio de cada día, SUBSCRÍBETE A NUESTRO CANAL


VÍDEOS para la CUARESMA 2021

ÁNGELUS con el Papa Francisco

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar