20 de Octubre – No desmayes y confía – Evangelio tiempo ordinario

20 de Octubre – No desmayes y confía – Evangelio tiempo ordinario| Luces de la vigésimo novena semana del Tiempo ordinario

Disfruta cada día de la Palabra de Dios y compártela para que llegue a los corazones de tantos cristianos que necesitan este alimento diario.

EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 12, 35-38

Estén ceñidos vuestros lomos, y vuestras lámparas encendidas; y vosotros sed semejantes a hombres que aguardan a que su señor regrese de las bodas, para que cuando llegue y llame, le abran en seguida. 

Bienaventurados aquellos siervos a los cuales su señor, cuando venga, halle velando; de cierto os digo que se ceñirá, y hará que se sienten a la mesa, y vendrá a servirles. 

Y aunque venga a la segunda vigilia, y aunque venga a la tercera vigilia, si los hallare así, bienaventurados son aquellos siervos.


Evangelio del día 19 de octubre | † |  Evangelio del día 21 de octubre

† Si quieres recibir el evangelio de cada día, SUBSCRÍBETE A NUESTRO CANAL


ORACIÓN a la Virgen del Rosario

ORACIÓN del Ángelus por el Papa Francisco


No desmayes y confía

Cuentan que una vez una expedición que iba
a darle la vuelta al mundo en globo, se vio atrapada
en un cúmulo de nubes a 6000 metros de altura,
nubes tan espesas y extensas que el globo se empezó
a cubrir de escarcha.

Esto hacía que perdieran peso
rápidamente y la única forma de salir de allí era poder
salir por encima de las nubes para que el sol deshiciera
la escarcha y que ahí el otro globo les asistiera.

Pero descendían rápidamente, empezaron entonces
a tirar las cámaras de video, el equipo la ropa y hasta
los libros, hasta que finalmente se quedaron solamente
con lo que andaban puesto y con su fe y oración.

El globo comenzó poco a poco a salir hasta
que los rayos del sol empezaron a derretir ese hielo
en el globo y pudieron ser asistidos.

Muchas veces en nuestras vidas sentimos
que todo va hacia abajo, y que cada vez hay
más peso que nos lleva hacia el abismo.

Jesús mandaba a sus apóstoles sin nada adicional,
más que su ropa y un bastón, para enseñarles
a confiar en Dios y no en lo material que tenían.

Nosotros estamos atados a dinero, comodidades,
lujos, autos y casas, y por eso muchas veces
sentimos que vamos hacia el vacío.
Deja todas esas cosas materiales, así como
tus rencores, odios y tristezas.

Confía solamente
en Dios, y Él sacará tu globo a flote por encima
de las nubes y su luz te librará de todas las cosas
que pesaban sobre tu vida.

Sigue adelante. ¡No desmayes y confía!

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar