Guión Domingo VI de Pascua

Guión Domingo VI de Pascua

CREER EN LA RESURRECCIÓN DE JESÚS NOS LLEVA A CREER EN NUESTRA RESURRECCIÓN

    En este tiempo de Pascua estamos celebrando la Resurrección de Jesús, el acontecimiento más importante de la historia para un creyente, la victoria de Cristo sobre la muerte, la victoria de la vida y del amor de Dios, más fuerte que el pecado y las limitaciones del hombre. También celebramos que los que creemos en Jesús resucitado también resucitaremos a la vida eterna.

    Creer en la Resurrección es sobre todo una cuestión de confianza. 

Confianza en Cristo, en sus palabras y en su promesa de que tendrían la vida eterna todos los que a lo largo de los siglos quisieran acogerle, confianza en los miles de testigos que a lo largo de la historia han creído y han dado su vida por esa fe y confianza también en el amor, en ese amor que sentimos y que, aunque muchas veces se nos muestra débil, también se nos muestra con necesidad de eternidad.

Confianza que nos da valor y fuerza para seguir caminando por la vida, para seguir luchando por un mundo más justo y solidario, para amar siempre, porque la resurrección del Señor Jesús nos dice que merece la pena el esfuerzo, que todos los gestos de amor y solidaridad son fecundos y transformados por Dios en vida verdadera.                              

LECTURAS DE LA EUCARISTÍA

1ª LECTURA

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles 15,1-2. 22-29

         En aquellos días, unos que bajaron de Judea se pusieron a enseñar a los hermanos que, si no se circuncidaban conforme a la tradición de Moisés, no podían salvarse.

Esto provocó un altercado y una violenta discusión con Pablo y Bernabé; y se decidió que Pablo, Bernabé y algunos más subieran a Jerusalén a consultar a los apóstoles y presbíteros sobre la controversia. Los apóstoles y los presbíteros con toda la Iglesia acordaron entonces elegir algunos de ellos y mandarlos a Antioquía con Pablo y Bernabé.

Eligieron a Judas Barsabá y a Silas, miembros eminentes entre los hermanos, y les entregaron esta carta: «Los apóstoles y los presbíteros hermanos saludan a los hermanos de Antioquía, Siria y Cilicia convertidos del paganismo.

Nos hemos enterado de que algunos de aquí, sin encargo nuestro, os han alarmado e inquietado con sus palabras.

Hemos decidido, por unanimidad, elegir algunos y enviároslos con nuestros queridos Bernabé y Pablo, que han dedicado su vida a la causa de nuestro Señor Jesucristo.

En vista de esto, mandamos a Silas y a Judas, que os referirán de palabra lo que sigue: hemos decidido, el Espíritu Santo y nosotros, no imponeros más cargas que las indispensables: que os abstengáis de carne sacrificada a los ídolos, de sangre, de animales estrangulados y de la fornicación. Haréis bien en apartaros de todo esto. Salud.» 

Palabra de Dios.

COMENTARIO A LA 1ª LECTURA

        El texto de los Hechos de los Apóstoles nos habla de un problema que se presentó en las primeras comunidades cristianas que se iban formando y era que si los nuevos incorporados que venían del paganismo tenían que circuncidarse como los judíos.                   

SALMO 

Salmo 66, 2-3. 5. 6 y 8 
R. Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben. 

2ª LECTURA

Lectura del libro del Apocalipsis 21,10-14. 22-23

El ángel me transportó en éxtasis a un monte altísimo, y me enseñó la ciudad santa, Jerusalén, que bajaba del cielo, enviada por Dios, trayendo la gloria de Dios. Brillaba como una piedra preciosa, como jaspe traslúcido. 

Tenía una muralla grande y alta y doce puertas custodiadas por doce ángeles, con doce nombres grabados: los nombres de las tribus de Israel. 

A oriente tres puertas, al norte tres puertas, al sur tres puertas, y a occidente tres puertas. La muralla tenía doce basamentos que llevaban doce nombres: los nombres de los apóstoles del Cordero. 

Santuario no vi ninguno, porque es su santuario el Señor Dios todopoderoso y el Cordero. La ciudad no necesita sol ni luna que la alumbre, porque la gloria de Dios la ilumina y su lámpara es el Cordero. 

Palabra de Dios.

COMENTARIO A LA 2ª LECTURA

     Un nuevo texto del Apocalipsis del apóstol Juan nos presenta la Jerusalén celestial que trae la gloria de Dios. Es la realidad del nuevo Reino que con sus luces y sus sombras, pero sin perder la paz y el sosiego tenemos que construir.                                         

EVANGELIO

Lectura del santo evangelio según san Juan 14,23-29 

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: 
– El que me ama guardará mi palabra, y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos morada en él. El que no me ama no guardará mis palabras.

Y la palabra que estáis oyendo no es mía, sino del Padre que me envió. 

Os he hablado de esto ahora que estoy a vuestro lado, pero el Defensor, el Espíritu Santo, que enviará el Padre en mi nombre, será quien os lo enseñe todo y os vaya recordando todo lo que os he dicho. 

La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy yo como la da el mundo. Que no tiemble vuestro corazón ni se acobarde.

Me habéis oído decir: «Me voy y vuelvo a vuestro lado». Si me amarais, os alegraríais de que vaya al Padre, porque el Padre es más que yo. Os lo he dicho ahora, antes de que suceda, para que cuando suceda, sigáis creyendo. 

Palabra de Dios 

COMETARIO AL EVANGELIO

      En el Evangelio de hoy, Jesús propone a los que quieran seguirle un mandamiento nuevo: “Amaos unos a otros como yo os he amado».

Es el único fundamento de su Evangelio salvador, es el único signo por el que se conocerá a sus discípulos y no hay otro. Su «bandera», enarbolada en la cruz, es amar a todos como él nos amó.      

PARA NUESTRA REFLEXIÓN PERSONAL

LOS SEGUIDORES DE JESÚS, EL SEÑOR, DEBEMOS SER SEMBRADORES DE PAZ       

         Los primeros cristianos se saludaban deseándose mutuamente la «paz». Para ellos tenía un significado profundo.

En una carta que el apóstol Pablo escribe a una comunidad cristiana de Asia Menor, les manifiesta su gran deseo: «Que la paz de Cristo reine en vuestros corazones». Esta paz no es una ausencia de conflictos y tensiones.

Tampoco una sensación de bienestar o una búsqueda de tranquilidad interior. Según el evangelio de Juan, la paz es el gran regalo de Jesús, es la herencia que ha querido dejar para siempre en sus seguidores: «Os dejo la paz, os doy mi paz».

         Para humanizar la vida, lo primero es sembrar paz, no  violencia; promover respeto, diálogo y escucha mutua, no imposición, enfrentamiento y dogmatismo.

El enfrentamiento y la agresión mutua es difícil de erradicar, conseguir la paz es tan complicado, porque el ser humano lo primero que tiene que hacer es buscar su paz interior.         

Cualquiera no puede sembrar paz.

Con el corazón lleno de resentimiento e intolerancia no es posible aportar verdadera paz a la convivencia, no se ayuda a acercar posturas y a crear un clima amistoso de entendimiento, mutua aceptación y diálogo.

La persona que lleva en su interior la paz de Cristo busca siempre el bien de todos, no excluye a nadie, respeta las diferencias, no alimenta la agresión, fomenta lo que une, nunca lo que nos enfrenta.

Desde la Iglesia de Jesús tenemos que aportar concordia y reconciliación, llevando primero en nuestro corazón paz.


Guión Domingo VI de Pascua

DOMINGO VI DE PASCUA/CICLO A

EL ARTE DE VIVIR DESDE EL ESPÍRITU DE DIOS

Nunca los cristianos se han sentido huérfanos, porque el vacío dejado por la muerte de Jesús ha sido llenado por la presencia viva del Espíritu del Resucitado, el Espíritu de la verdad que vive con nosotros, está en nosotros y nos enseña el arte de vivir en la verdad.

Lo que configura la vida de un verdadero creyente es la búsqueda gozosa de la verdad de Dios bajo el impulso del Espíritu. El verdadero creyente busca la verdad con el corazón limpio. Su vida no está programada por prohibiciones, sino que viene animada e impulsada positivamente por el Espíritu.

Cuando vive esta experiencia del Espíritu, el creyente descubre que ser cristiano no es un peso que oprime y atormenta la conciencia, sino que es dejarnos guiar por el amor creador del Espíritu que vive en nosotros y nos hace vivir con una espontaneidad que nace, no de nuestro egoísmo, sino del amor.

Esta vida nueva en el Espíritu genera en nosotros un estilo de vida nuevo, enfrentado al estilo de vida que brota de la mentira y el egoísmo. Vivimos en una sociedad donde a la mentira se le llama diplomacia; a la explotación, negocio; a la irresponsabilidad, tolerancia; a la injusticia, orden establecido; al sexo, amor; a la arbitrariedad, libertad; a la falta de respeto, sinceridad.

Difícilmente puede esta sociedad entender o aceptar una vida acuñada por el Espíritu. Pero es este Espíritu el que defiende al creyente y le hace caminar hacia la verdad, liberándolo de la mentira social, la farsa y la intolerancia de nuestros egoísmos.

LECTURAS PARA LA EUCARISTÍA DEL VI DOMINGO DE PASCUA/A

1ª LECTURA

Lectura de los Hechos de los Apóstoles 8,5-8. 14-17 

En aquellos días, Felipe bajó a la ciudad de Samaria y predicaba allí a Cristo. El gentío escuchaba con aprobación lo que decía Felipe, porque habían oído hablar de los signos que hacía y los estaban viendo: de muchos poseídos salían los espíritus inmundos lanzando gritos, y muchos paralíticos y lisiados se curaban.

La ciudad se llenó de alegría.

Cuando los apóstoles, que estaban en Jerusalén, se enteraron de que Samaria había recibido la palabra de Dios, enviaron a Pedro y a Juan; ellos bajaron hasta allí y oraron por los fieles, para que recibieran el Espíritu Santo; aún no había bajado sobre ninguno, estaban sólo bautizados en el nombre del Señor Jesús. Entonces les imponían las manos y recibían el Espíritu Santo.

Palabra de Dios.

                                 COMENTARIO A LA 1ª LECTURA

Cuando Felipe anuncia el Evangelio de Jesús como camino de salvación tiene buena acogida entre los habitantes de Samaria «y la ciudad se llena de alegría». Los apóstoles Pedro y Juan van a Samaria para que los que habían recibido la fe y se habían bautizado recibieran el Espíritu Santo con la imposición de las manos.

Sal 65, 1-3a. 4-5. 6-7a. 16 y 20 

R. Aclama al Señor, tierra entera. 

  • Aclama al Señor, tierra entera,tocad en honor de su nombre,
    cantad himnos a su gloria;
    decid a Dios: «Qué temibles son tus obras». R:
  • Que se postre ante ti la tierra entera,que toquen en tu honor,
    que toquen para tu nombre.
    Venid a ver las obras de Dios,
    sus temibles proezas en favor de los hombres. R:
  • Transformó el mar en tierra firme,a pie atravesaron el río.
    Alegrémonos con Dios,
    que con su poder gobierna eternamente. R:
  • Fieles de Dios, venid a escuchar, os contaré lo que ha hecho conmigo.
    Bendito sea Dios, que no rechazó mi súplica,
    ni me retiró su favor. R:

2ª LECTURA

Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro 3,15-18 

Hermanos:
Glorificad en vuestros corazones a Cristo Señor y estad siempre prontos para dar razón de vuestra esperanza a todo el que os la pidiere; pero con mansedumbre y respeto y en buena conciencia, para que en aquello mismo en que sois calumniados queden confundidos los que denigran vuestra buena conducta en Cristo; que mejor es padecer haciendo el bien, si tal es la voluntad de Dios, que padecer haciendo el mal.

Porque también Cristo murió una vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios. Murió en la carne, pero volvió a la vida por el Espíritu.

Palabra de Dios

COMENTARIO A LA 2ª LECTURA

El Apóstol Pedro decía a los seguidores de Jesús que dieran razón de su esperanza a todo el que se la pidiera.

Es una certeza incuestionable que quien no tiene la alegría y el gozo de ser cristiano, tampoco lo puede contagiar a los demás, ni siquiera transmitir. La fe es algo que se ofrece gozosamente y no se impone por la fuerza, que se manifiesta alegremente y se acepta y recibe libremente.

EVANGELIO

Lectura del santo evangelio según san Juan 14,15-21 

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
– Si me amáis, guardaréis mis mandamientos. Yo le pediré al Padre que os dé otro Defensor que esté siempre con vosotros, el Espíritu de la verdad. El mundo no puede recibirlo porque no lo ve ni lo conoce; vosotros, en cambio, lo conocéis porque vive con vosotros y está con vosotros.

No os dejaré desamparados, volveré. Dentro de poco el mundo no me verá, pero vosotros me veréis, y viviréis, porque yo sigo viviendo. Entonces sabréis que yo estoy con mi Padre, vosotros conmigo y yo con vosotros.

El que acepta mis mandamientos y los guarda, ése me ama; al que me ama, lo amará mi Padre, y yo también lo amaré y me revelaré a él.

Palabra de Dios

COMENTARIO AL EVANGELIO

Jesús nos dice que solamente le ama quien guarda sus mandamientos. Jesús sabe que es difícil mantener fidelidad a sus mandamientos en un mundo que no es favorable al mensaje evangélico, por eso afirma y se compromete a ayudarnos en nuestra tarea de fidelidad a sus mandamientos por medio del Espíritu Santo que recibimos en su nombre.

PARA NUESTRA REFLEXIÓN PERSONAL

VIVIR EN LA VERDAD DE JESÚS

Para muchos, Jesús habrá pasado por este mundo como si nada hubiera ocurrido; no dejará rastro alguno en sus vidas. Sólo quienes lo aman podrán experimentar que está vivo y hace vivir. Jesús es la única persona que merece ser amada de manera absoluta.

Quien ama a Jesús vive sus palabras, “guarda sus mandamientos”, se va “llenando” de Él. Es el “Espíritu de la verdad”, es la fuerza y la luz que nos hace “vivir en la verdad”. Cualquiera que sea el punto en que nos encontremos en la vida, acoger en nosotros a Jesús nos lleva hacia la verdad. Jesús “vive con nosotros y está en nosotros”. Lo escuchamos en nuestro interior y resplandece en la vida de quien sigue sus pasos de manera humilde, confiada y fiel.

Jesús seguirá siempre vivo en el mundo. Si lo acogemos en nuestra vida, no nos sentiremos huérfanos y desamparados. Tal vez la conversión que más necesitamos hoy los cristianos es ir pasando de una adhesión verbal, rutinaria y poco real a Jesús, hacia la experiencia de vivir enraizados en su “Espíritu de la verdad”.

DOMINGO 5 DE MAYO Ciclo C

DOMINGO VI° DE PASCUA

PREPARACIÓN:    

Antes de la salida del celebrante.

Nos encontramos celebrando la Pascua, la gran fiesta cristiana, y «en este tiempo pascual, los textos bíblicos que nos propone la liturgia ponen de relieve la presencia y la acción del Espíritu Santo en la primera comunidad cristiana.» Celebremos el domingo sexto de este tiempo de verdadera alegría, de verdadera fiesta que expresa lo que es más fundamental en nuestra fe.

AMBIENTACIÓN:

Luego del saludo inicial y antes del acto penitencial.

La palabra del Señor que hoy llega a nosotros, nos conduce, por medio de su Espíritu, al conocimiento de toda la verdad revelada por Jesús, pidiéndonos una absoluta fidelidad a ella, que sólo es posible gracias al auxilio de ese mismo Espíritu, que es quien infunde en nosotros el amor y nos transforma en templos vivos de Dios, en templos vivos del Espíritu Santo, que trae a nuestras vidas la concordia y la unión, alejándonos de las divisiones que causan nuestros egoísmos.

1ª. LECTURA:

            (Hch 15, 1-2. 22-29)    (texto)

Escuchemos este relato de la solución que dieron los Apóstoles a un gran problema de la Iglesia primitiva.

SALMO RESP.:          (66, 2-3. 5-6. 8)    (texto)

R.

  A Dios den gracias los pueblos,

      alaben los pueblos a Dios

2ª. LECTURA:

         (Ap 21, 10-14. 22-23)     (texto)

Con un relato lleno de poesía y de imaginación, la lectura de hoy nos dirá que Jesucristo es la luz que iluminará el término gozoso de la historia humana.

EVANGELIO:           (Jn 14, 23-29)    (texto)

Jesús hoy nos dirá que quien realmente ama a Dios, es fiel a su palabra a pesar que ella se contraríe con lo que el mundo nos propone.

ORACIÓN DE LOS FIELES:

CELEBRANTE:

Unidos a Jesucristo y firmemente arraigados en su amor, dirijámonos ahora a nuestro Padre para pedirle por las intenciones de la Iglesia, del mundo, de todos los hombres y por nuestras propias intenciones.

GUÍA: A cada una de las intenciones responderemos orando:

«POR CRISTO, ESCÚCHANOS SEÑOR»

v Dios de bondad, te pedimos por la Iglesia y por el Santo Padre, para que con su mensaje de amor llegue al corazón de todos los hombres y por él, encuentren la seguridad de la esperanza, la fortaleza de la fe y el gozo del amor, oremos…

v Padre bueno, que nos has salvado por la fe, te pedimos que nuestra Iglesia diocesana viva siempre según la fe que profesamos en nuestro bautismo, oremos…

v

Padre justo y misericordioso, te pedimos por nuestra Patria, para que en ella se terminen tantos odios, rencores y enfrentamientos entre hermanos, y podamos unirnos de verdad en el amor y la concordia, oremos…

v

Padre nuestro, te pedimos por todos los que se encuentran sufriendo espiritual o físicamente, para que con verdaderas entrañas de misericordia ante su dolor, expresemos con nuestra ayuda concreta, ese amor de Dios que manifestamos vivir cotidianamente, oremos…

v

Dios de infinito amor, te pedimos por todas las familias de nuestra comunidad, para que abriéndonos a tu amor y a tu palabra, ya nada ni nadie nos turbe y pase lo que pase, conservemos la calma, vivamos serenos y optimistas, persuadidos de que Jesús, con su muerte y con su gloria, nos ha salvado de una vez para siempre, oremos…

CELEBRANTE:

Dios nuestro, Padre de todos los hombres, que por la resurrección de tu Hijo nos has dado una esperanza auténtica, derrama sin cesar sobre nosotros la fuerza del Espíritu Santo, para que seamos en el mundo testigos de tu amor. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor.

PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS:

Junto al pan y el vino, presentemos a nuestro Padre, un real compromiso de amarlo siempre y, por sobre todo, ser fieles a su palabra.

DIALOGO DEL PREFACIO:

Jesucristo nos ha abierto las puertas de la vida; su fidelidad hasta el final, nos ha dado un nuevo nacimiento como pueblo renovado por el amor del Padre, por eso ahora, elevemos gozosos nuestro canto de acción de gracias.

COMUNIÓN:

La fidelidad del amor de Dios por todos los hombres, se expresa acabadamente en este sacramento: es Jesús que se ha quedado junto a nosotros y para siempre, para ayudarnos en este camino que nos lleva a volver a Dios.

DESPEDIDA:

Recordando que el próximo domingo celebraremos la Fiesta de la Ascensión del Señor, día en que en todo el mundo se lleva a

cabo la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, este año bajo el lema de «El sacerdote y la pastoral en el mundo digital: los nuevos medios al servicio de la Palabra», regresemos a nuestros hogares y a nuestras ocupaciones habituales con el compromiso de la misión para la que hemos sido elegidos: ir por todo el mundo y anunciar la Buena Nueva de la Salvación.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar