Camino de Cuaresma | JUEVES SANTO con el Padre Guillermo Serra

Camino de Cuaresma del Jueves Santo “La noche de los regalos” del Padre Guillermo Serra

ORACIÓN INICIAL

Este es el cordero que enmudecía y que fue inmolado; el mismo que nació de María, la hermosa cordera; el mismo que fue arrebatado del rebaño, empujado a la muerte, inmolado al atardecer y sepultado por la noche; aquel que no fue quebrantado en el leño, ni se descompuso en la tierra; el mismo que resucitó de entre los muertos e hizo que el hombre surgiera desde lo más hondo del sepulcro.

Extracto de homilía sobre la Pascua. Melitón de Sardes

CITA

Cuando llegó la hora, se puso a la mesa con los apóstoles; y les dijo: «Con gran deseo he deseado comer esta Pascua con vosotros antes de padecer; porque os digo que ya no la comeré más hasta que halle su cumplimiento en el Reino de Dios».

Y recibiendo una copa, dadas las gracias, dijo: «Tomad esto y repartidlo entre vosotros; porque os digo que, a partir de este momento, no beberé del producto de la vid hasta que llegue el Reino de Dios».

Tomó luego pan, y, dadas las gracias, lo partió y se lo dio diciendo: Este es mi cuerpo que es entregado por vosotros; haced esto en recuerdo mío». De igual modo, después de cenar, la copa, diciendo: «Esta copa es la Nueva Alianza en mi sangre, que es derramada por vosotros.

Lucas 22, 14-20

REFLEXIÓN

El inicio de la cena, tu cena, es introducida por el gran deseo de tu corazón de llegar a tus discípulos y ofrecerles los regalos de tu corazón.

Tu amor era tan grande que adelantas tu Pasión para poderles ofrecer los frutos de tu sacrificio antes de tu entrega. Adelantaste la celebración de la Pascua un día para poder quedarte con los tuyos y celebrarla, dándole un nuevo significado. Ahora, tú te presentas como el cordero inmaculado, sin mancha, que se ofrece por ellos y todos los hombres.

Llegaron a esta cena con una sensación distinta. Intuían que algo especial había dentro de ti. Y tus palabras y gestos confirmaron su presentimiento. Notaban un aire de tristeza pero a la vez de intimidad y fraternidad. Tomaste pan, y se lo presentaste, haciendo vida las palabras de tu discurso del pan de vida: “Tomad esto, es mi cuerpo”.

“Tomad esta copa, es mi sangre”. Se miraban unos a otros como no dando crédito a lo que oían, pero tu mirada lo decía todo. Te estabas dando en comida y en bebida.

Y también les mandaste hacer lo mismo en memoria tuya. Y así, de este modo tan sencillo, los ordenaste sacerdotes, ministros de tu amor.

Y tras darte en alimento, ahora sí les ofreciste y pediste que vivieran el mandamiento nuevo, el mandamiento del amor, en el contexto del sacrificio más grande, y con tu cuerpo y tu sangre ya muy dentro de tu corazón.

¿Qué más te podemos pedir, Jesús? Te diste todo, te diste por adelantado, te diste para siempre.

ORACIÓN

EN ESTA NOCHE SANTA

La noche se abre con Judas y su huida
Tu corazón comienza a sangrar por la oveja perdida
Pedro se resquebraja como una débil vasija
Los demás discípulos duermen, tras darte en comida

La creación fue testigo de esta noche, la más limpia
La luna y las estrellas brillaban como lágrimas
Tú, Hijo de Dios, te sumerges en oración de rodillas
Tus gritos y súplicas abren la noche en vigilia

Clamas al Padre tuyo pidiendo compasión
Buscas consuelo para fortalecerte en tu decisión
Das la vida por nosotros para así ser nuestra salvación
de un mundo sordo y sucio destinado a la corrupción

Mi nombre y mi historia están muy dentro de tu corazón
Mis pecados y mi vida están a tu disposición
Sigue adelante, Jesús mío, sálvame de la condenación
Yo no puedo darme vida, ni alcanzar la redención

Jesús a mi alma

Miedo y angustias acompañan mi gran desolación
Es el precio que hoy pago por tu salvación
Soy tomado y partido hasta lo alto de mi íntima Pasión
Para darte nueva vida, un destino y una gran misión

Mi alma Jesús

Gracias mi Hermano, mi Maestro y mi Pastor
En silencio camino en esta tu larga transfiguración
Blanco eres, luz hermosa, más que la imaginación
Ahora sangre sudas y cubre tu rostro hasta la confusión

En esta noche santa , déjame soñar despierto en consolación
Escuchar tu amor gritar por mi alma y su salvación
Que este grito sea un eco que se grabe en mi corazón
Para ya nunca abandonarte y seguirte hasta tu Pasión

Del libro Jesús a mi alma. P. Guillermo Serra, L.C.

Amazon libros P. Guillermo Serra Jesús a mi alma: https://amzn.to/2Oq9nqn Sal de tu Cielo: https://amzn.to/2OtZ9VQ

PROPÓSITO

Ver hoy, Jueves Santo, la misa de la cena del Señor y darle gracias por el don de la Eucaristía. Si no puedes ver la Misa, lee el capítulo 22 de san Lucas en oración.

Autor: Padre Guillermo Serra, L.C.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar