Evangelio del día 16 de Junio – Formas de ver la vida

Evangelio del día 16 de Junio – Formas de ver la vida

Hay dos formas de ver la vida,
de manera positiva o de manera negativa.
Tú eliges.

Hay que agradecer a Dios…

Por todo lo que tengo que limpiar después de la fiesta,
porque significa que estoy rodeado de familiares y amigos.

Por los impuestos que pago,
porque quiere decir que tengo empleo.

Por la ropa que me aprieta un poco,
porque significa que como lo suficiente.

Por la sombra que me vigila trabajando,
porque significa que tengo luz del sol.

Por el patio que tengo que limpiar y arreglar, las ventanas
que tengo que limpiar y las goteras que tengo que reparar,
porque significa que tengo un hogar.

Por todas las quejas que escucho acerca de mi gobierno,
pues significa que tenemos libertad de palabra.

Por el espacio más lejano que encuentro en el estacionamiento,
porque significa que soy capaz de caminar.

Por la viejita que canta desentonada detrás mío en misa,
porque significa que puedo oír.

Por los montones de ropa que tengo que lavar y planchar,
pues significa que tengo con qué vestirme a diario.

Por el cansancio y dolores musculares al final del día,
pues significa que estuve muy productivo.

Por el despertador que suena a diario muy temprano en la mañana,
pues significa que estoy VIVO.

Por el mal recuerdo en mi mente de aquel accidente,
pues significa que aún conservo mi vida, mi memoria y mi razón.

Por los celos, producto del miedo de perder a esa persona,
pues significa que tengo a alguien a quien amar y que me ama.

Por aquellos sueños que no se han cumplido,
pues significa que aún tengo ilusiones.

Por recibir tanto correo electrónico y postales que me abruman a diario,
porque así sé que tengo muchos amigos y gente que piensan en mí.

¡Elige vivir este día de manera positiva!

Evangelio del día 16 de Junio con el Padre Guillermo Serra

Evangelio según San Mateo 6, 1-6 16-18

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Tengan cuidado de no practicar sus obras de piedad delante de los hombres para que los vean. De lo contrario, no tendrán recompensa con su Padre celestial.

Por lo tanto, cuando des limosna, no lo anuncies con trompeta, como hacen los hipócritas en las sinagogas y por las calles, para que los alaben los hombres. Yo les aseguro que ya recibieron su recompensa.

En cambio, cuando tú des limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace la derecha, para que tu limosna quede en secreto; y tu Padre, que ve lo secreto, te recompensará.

Cuando ustedes hagan oración, no sean como los hipócritas, a quienes les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para que los vea la gente. Yo les aseguro que ya recibieron su recompensa.

Tú, en cambio, cuando vayas a orar, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora ante tu Padre, que está allí, en lo secreto; y tu Padre, que ve lo secreto, te recompensará.

Cuando ustedes ayunen, no pongan cara triste, como esos hipócritas que descuidan la apariencia de su rostro, para que la gente note que están ayunando. Yo les aseguro que ya recibieron su recompensa.

Tú, en cambio, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara, para que no sepa la gente que estás ayunando, sino tu Padre, que está en lo secreto; y tu Padre, que ve lo secreto, te recompensará».

Evangelio del día 15 de junio | † |  Evangelio del día 17 de junio

† Si quieres recibir el evangelio de cada día, SUBSCRÍBETE A NUESTRO CANAL


CAMINO HACIA EL CORAZÓN DE JESÚS

Junio mes del Sagrado Corazón de Jesús

ÁNGELUS con el Papa Francisco


Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar