Evangelio del día 20 de junio

Evangelio del día 20 de junio

¿Por qué soy tan cobarde, Señor?

Me dijiste que eras el camino,
y prefiero marcha por otras sendas
que me aportan inseguridad y egoísmo.

Me dijiste que eras la vida,
y, en cohetes de muerte,
prefiero montarme para anhelar
una alegría efímera,
una explosión placentera,
un momento de felicidad, que dura,
tanto como el tiempo en que se quema la pólvora.

¿Por qué soy tan cobarde, Señor?
Sólo me pides fe,
y te respondo con promesas.
Con un “mañana te seguiré”.
Con un “tengo miedo”.

Sólo me exiges confianza.
Y prefiero mirar hacia otro lado.
Porque, bien sé mi Señor,
que seguirte entraña
el armarse de valor y de fuerza,
de valentía y de audacia,
de perseverancia y de intrepidez.

¿Por qué soy tan cobarde, Señor?
¿Por qué me asusta tanto el navegar en tu barca?
Dímelo, Señor.
Ayúdame a vencer mis miedos.

A surcar los mares de tantas dificultades que me asolan.
A no quejarme de que los tiempos pasados
fueron mejores que los que ahora yo vivo.
De ti me fío, Señor, y en Ti confío:
No me dejes de tu mano, me ahogaría.

No dejes que palidezca mi fe,
necesito de luz para avanzar en mi camino.
No me des demasiadas seguridades
pero, Señor, sí que te pido
que Tú seas mi seguridad, mi baluarte,
mi esperanza, mi riqueza,
el mar por el que yo avance
con los remos de mi fuerte fe.

Y, si además Tú quieres, Señor,
haz que mi fe sea como una brújula
en medio de tantas tormentas.
Amén.

P. Javier Leoz

Evangelio del día 20 de Junio con el Padre Guillermo Serra

Evangelio según San Mateo 7, 1-5


CAMINO HACIA EL CORAZÓN DE JESÚS

Junio mes del Sagrado Corazón de Jesús

ÁNGELUS con el Papa Francisco


Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar