Evangelio del día 3 de septiembre

Sólo Tú, Señor

Eres riqueza que me da la posibilidad
de hacerme con un futuro eterno y mejor.

Eres grandeza, que en mi pobreza,
me hace mirarte con ojos agradecidos,
sentirme pequeño ante Ti,
gigante, frente a los que creen poderosos,

con un corazón necesitado de ti,
con la seguridad de que Tú, eres lo mejor.

Sólo Tú, Señor.

Eres capaz de despertar en mí
sentimientos de alegría profunda y verdadera,
de conversión y de encuentro,
de fe y de esperanza,
de ilusión por trabajar por tu reino.

Sólo Tú, Señor.

Mereces todo honor y toda gloria.

Toda alabanza y todo júbilo.

Sólo Tú, Señor.

Enciendes en nuestras almas
los deseos de seguirte dejando lo que estorba,
apartando lo que nos humilla,
olvidándonos lo que empaña nuestra mirada.

Sólo Tú, Señor.

P. Javier Leoz

Evangelio del día 3 de Septiembre con el Padre Guillermo Serra

Disfruta cada día de la Palabra de Dios y compártela para que llegue a los corazones de tantos cristianos que necesitan este alimento diario.

EVANGELIO según San Lucas 6, 1-5


Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar