Evangelio del día 8 de Julio – Dios, eres maravilloso

Evangelio del día 8 de Julio – Dios, eres maravilloso

Cada día se lo digo a Dios: “Eres maravilloso”.
Y cuanto más se lo digo más maravillas me hace ver.

Mi primer pensamiento al despertar es dar las gracias.
Miro afuera. Y allí está otra vez todo el escenario,
el maravilloso teatro en el que me ha sido dado vivir:
el aire, las nubes, los árboles, los setos,
el suelo que tengo bajo los pies, los caminos
y el campo, las flores y los pájaros, y tanto sol…

A mi alrededor están los milagros de la vida,
y el milagro mayor que es la vida misma.
He aprendido a asombrarme como se asombra un niño,
y admirar lleno de alegría todo lo bello y lo bueno.
Sólo cuando muera el niño que llevo dentro
se me morirán los sueños y dejará de haber milagros.

Cuando sueño con un oasis en medio del desierto,
sueño con un trocito de paraíso donde la convivencia
entre los hombres sean una dicha y un placer.
El dinero ya no importa, y nadie quiere dominar a nadie.
Los hombres son bondadosos y caritativos,
sin que sepan que tienen que serlo.

Nadie engaña a nadie.
Deja de haber gente que robe, pero
se da cuenta de que es así como debe ser.
Los hombres mantienen la palabra
sin saber que eso es “lealtad”.

Lo comparten todo, sin decir que son complacientes.
Nada se magnifica, porque no hay gestos heroicos.
Porque no hacen falta. Y es que todo es tan normal,
tan lógico, tan natural, que ni los mismos hombres
se enteran de que están en un oasis.

P. Phil Bosmans

Evangelio del día 8 de julio – Ciclo B con el Padre Guillermo Serra

Disfruta cada día de la Palabra de Dios y compártela para que llegue a los corazones de tantos cristianos que necesitan este alimento diario.

Evangelio según San Mateo 10, 7-15

En aquel tiempo, envió Jesús a los Doce con estas instrucciones: “Vayan y proclamen por el camino que ya se acerca el Reino de los cielos.

Curen a los leprosos y demás enfermos; resuciten a los muertos y echen fuera a los demonios. Gratuitamente han recibido este poder; ejérzanlo, pues, gratuitamente.

No lleven con ustedes, en su cinturón, monedas de oro, de plata o de cobre. No lleven morral para el camino ni dos túnicas ni sandalias ni bordón, porque el trabajador tiene derecho a su sustento.

Cuando entren en una ciudad o en un pueblo, pregunten por alguien respetable y hospédense en su casa hasta que se vayan.

Al entrar, saluden así: “Que haya paz en esta casa”. Y si aquella casa es digna, la paz de ustedes reinará en ella; si no es digna, el saludo de paz de ustedes no les aprovechará.

Y si no los reciben o no escuchan sus palabras, al salir de aquella casa o de aquella ciudad, sacudan el polvo de los pies. Yo les aseguro que el día del juicio, Sodoma y Gomorra serán tratadas con menos rigor que esa ciudad”.


Evangelio del día 7 de julio | † |  Evangelio del día 9 de julio

† Si quieres recibir el evangelio de cada día, SUBSCRÍBETE A NUESTRO CANAL


ORACIÓN A LA VIRGEN del CARMEN

ÁNGELUS con el Papa Francisco



Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar