Evangelio del día – Lecturas del Domingo XV Tiempo ordinario

Evangelio del día – Lecturas del Domingo XV Tiempo ordinario

SE NECESITA UNA NUEVA EVANGELIZACIÓN

En la Iglesia se siente hoy la necesidad de una nueva evangelización. Sólo Jesús es la fuente, el inspirador y el modelo de la acción evangelizadora de sus seguidores que no deben hacer nada en nombre propio, porque son sus «enviados» para anunciar su Evangelio y abrir caminos al Reino de Dios.

Al enviar Jesús a sus discípulos a predicar la Buena Noticia del Reino de Dios no los deja abandonados a sus fuerzas.

Les da su «autoridad», que no es un poder para controlar, gobernar o dominar a los demás, sino su fuerza para «expulsar espíritus inmundos», liberando a las gentes de lo que esclaviza, oprime y deshumaniza a las personas y a la sociedad.

Jesús quiere que sus discípulos no tengan ataduras, que estén siempre disponibles, sin instalarse en el bienestar; confiando en la fuerza del Evangelio.

La «nueva evangelización» necesita evangelizadores que tengan un contacto más vivo, lúcido y apasionado con Jesús.

Lo importante no es poner en marcha nuevas actividades y estrategias, sino desprendernos de costumbres, estructuras y servidumbres que nos están impidiendo ser libres para contagiar lo esencial del Evangelio con verdad y sencillez.

Es posible que nuestra Iglesia haya perdido ese estilo itinerante que sugiere Jesús, que su caminar en el mundo de hoy sea lento y pesado, que busque agarrarse al poder que en otro tiempo tuvo, que quiera enredarse en intereses que no coinciden con el reino de Dios.

Es posible que nuestra Iglesia necesite convertirse

LECTURAS PARA LA EUCARISTÍA

1ª LECTURA
Lectura del libro del profeta Amós 7,12-15

En aquellos días, dijo Amasías, sacerdote de Betel, a Amós:

Vidente, vete y refúgiate en tierra de Judá: come allí tu pan y profetiza allí. No vuelvas a profetizar en «Casa de Dios», porque es el santuario real, el templo del país.
Respondió Amós:

No soy profeta ni hijo de profeta, sino pastor y cultivador de higos.

El Señor me sacó de junto al rebaño y me dijo: «Ve y profetiza a mi pueblo de Israel». Palabra de Dios

COMENTARIO A LA 1ª LECTURA

Amós habla al pueblo anunciando el castigo de Dios por sus pecados y la destrucción del reino y es recriminado por Amasías, sacerdote del santuario de Betel, que es el santuario nacional, controlado por el rey.

Amós habla en nombre de Dios, mientras Amasías habla en nombre del rey. Amós quiere cumplir la misión que ha recibido de Dios de profetizar al pueblo de Israel.

SALMO
Sal 84, 9ab-10. 11-12. 13-14

R. Muéstranos, Señor, tu misericordia y danos tu salvación.

• Voy a escuchar lo que dice el Señor:
«Dios anuncia la paz a su pueblo y a sus amigos».
La salvación está ya cerca de sus fieles
y la gloria habitará en nuestra tierra. R:
• La misericordia y la fidelidad se encuentran,
la justicia y la paz se besan; la fidelidad brota de la tierra
y la justicia mira desde el cielo. R:
• El Señor nos dará la lluvia, y nuestra tierra dará su fruto.
La justicia marchará ante él, la salvación seguirá sus pasos. R:

2ª LECTURA
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Efesios 1,3-14

Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido en la persona de Cristo con toda clase de bienes espirituales y celestiales.

Él nos eligió en la Persona de Cristo -antes de crear el mundo- para que fuésemos consagrados e irreprochables ante Él por el amor.

Él nos ha destinado en la Persona de Cristo -por pura iniciativa suya- a ser sus hijos, para que la gloria de su gracia, que tan generosamente nos ha concedido en su querido Hijo, redunde en alabanza suya.

Por este Hijo, por su sangre, hemos recibido la redención, el perdón de los pecados. El tesoro de su gracia, sabiduría y prudencia ha sido un derroche para con nosotros, dándonos a conocer el Misterio de su Voluntad.

Éste es el plan que había proyectado realizar por Cristo, cuando llegase el momento culminante: recapitular en Cristo todas las cosas del cielo y de la tierra.

[Con Cristo hemos heredado también nosotros. A esto estábamos destinados por decisión del que hace todo según su voluntad. Y así, nosotros, los que ya esperábamos en Cristo, seremos alabanza de su gloria. Y también vosotros -que habéis escuchado la Verdad, la extraordinaria noticia de que habéis sido salvados, y habéis creído- habéis sido marcados por Cristo con el Espíritu Santo prometido, el cual -mientras llega la redención completa del pueblo, propiedad de Dios- es prenda de nuestra herencia.]

Palabra de Dios

COMENTARIO A LA 2ª LECTURA

El apóstol Pablo en una especie de himno, da gracias a Dios por los dones recibidos, por el don supremo de ser hijos de Dios, por el Espíritu.

Él nos ha elegido en Cristo, porque nos ama. Por Cristo hemos sido redimidos y se nos han perdonado los pecados.

EVANGELIO
Lectura del santo evangelio según san Marcos 6,7-13

En aquel tiempo, llamó Jesús a los Doce y los fue enviando de dos en dos, dándoles autoridad sobre los espíritus inmundos.

Les encargó que llevaran para el camino un bastón y nada más, pero ni pan, ni alforja, ni dinero suelto en la faja; que llevasen sandalias, pero no una túnica de repuesto.

Y añadió: Quedaos en la casa donde entréis, hasta que os vayáis de aquel sitio.

Y si un lugar no os recibe ni os escucha, al marcharos sacudíos el polvo de los pies, para probar su culpa.

Ellos salieron a predicar la conversión, echaban muchos demonios, ungían con aceite a muchos enfermos y los curaban.

Palabra de Dios

COMENTARIO AL EVANGELIO

Jesús envía a sus discípulos para que vayan por todo el mundo a predicar su mensaje, invitando a cambiar de vida (conversión) y para aliviar el sufrimiento de las personas.

PARA NUESTRA REFLEXIÓN PERSONAL

¿PODEMOS VIVIR CON SOBRIEDAD?

Es posible que los que creemos en Jesús y queremos seguir sus pasos nos hayamos distanciado del proyecto inicial de Jesús.

El evangelio de Jesús para que sea creíble debe ser anunciado por aquellos que saben vivir con sencillez, hombres y mujeres libres que conocen el gozo de caminar por la vida sin sentirse esclavos de las cosas.

No serán los poderosos, los financieros, los tecnócratas, los grandes estrategas de la política los que construyan un mundo más humano.

Nuestra sociedad necesita descubrir que hay que volver a una vida sencilla y sobria, que lo más importante no es alcanzar un mayor nivel de vida y disfrutar de mayor bienestar.

Nuestra sociedad necesita más que nunca el impacto de hombres y mujeres que sepan vivir con pocas cosas, creyentes capaces de demostrar que la felicidad no está en acumular bienes, seguidores de Jesús que nos recuerden que no somos ricos cuando poseemos muchas cosas, sino cuando sabemos disfrutarlas con sencillez y compartirlas con generosidad.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar