Lecturas diarias: 10 de Julio – Rezar

Lecturas diarias: 10 de Julio – Rezar

Rezar es departir con el Maestro,
es echarse a sus plantas en la yerba,
o entrar en la casita de Betania
para escuchar las charlas de su cena.

Rezar es informarle de un fracaso,
decirle que nos duele la cabeza;
rezar es invitarle a nuestra barca
mientras la red largamos a la pesca,
y mullirle una almohada sobre
un banquillo en popa, a nuestra vera.

Y, si acaso se duerme,
no aflojar el timón mientras Él duerma;
y es rezar despertarle, si, de pronto,
la mar se pone fea.

Es rezar –¡que rezar!– decir «te quiero»,
y lo es –¡no lo iba a ser! – decir «me pesa»,
y el «quiero ver» del ciego,
y el «¡límpiame!» angustioso de la lepra,
la lágrima sin verbo de la viuda,
y el «no hay vino» en Caná de Galilea.

Y es oración, con la cabeza gacha,
después de un desamor gemir «¡qué pena!»;
cualquier sincero suspirar del alma,
cualquier contarle a Dios nuestras tristezas,
cualquier poner en Él nuestra confianza…

–y esta vida está llena de «cualquieras»–,
todo tierno decir a nuestro Padre, todo es rezar…
¡Y hay gente que no reza!

P. José L. Carreño, S.D.B.

Evangelio del día 10 de julio con el Padre Guillermo Serra

Disfruta cada día de la Palabra de Dios y compártela para que llegue a los corazones de tantos cristianos que necesitan este alimento diario.

Evangelio según San Lucas 10, 25-37


ORACIÓN A LA VIRGEN del CARMEN

ÁNGELUS con el Papa Francisco



Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar