Lecturas diarias: 22 de agosto

Lecturas diarias: 22 de agosto – Si se puede

Sí se puede, cuando estás decidido,
cuando comprometes tu voluntad
para lograr lo que deseas alcanzar.

Sí se puede, cuando ante cada obstáculo
muestras temple y con mayor decisión
los empiezas a enfrentar.

Sí se puede, si ante cada fracaso buscas
reconocer tus propios errores, lo que te permitirá
acumular sabiduría y todos tus sueños realizar.

Sí se puede, si ante los conflictos mantienes
una actitud positiva y, a pesar de las adversidades,
tu ánimo no comienza a menguar, así,
no habrá cima que no puedas alcanzar.

Sí se puede, cuando ante los negativos
y escépticos mantienes una sonrisa
y la alegría se convierte en tu fiel compañera…
siempre amigos podrás cautivar.

Sí se puede, cuando ante la duda
y la incertidumbre, tu fe te mantiene firme.

Sí se puede, si tienes el coraje de vivir
intensamente y haces de cada día,
una fascinante aventura…
La muerte, entonces, será una angustia
que nunca llegará.

Sí se puede, cuando aprendes a confiar
en Dios, dejándole a Él los imposibles
y entregas tu vida entera a las estrellas
por las que quieres luchar…
podrás entonces el camino a la plenitud alcanzar…

Evangelio del día 22 de Agosto | Domingo de la vigésima primera semana del Tiempo ordinario

Disfruta cada día de la Palabra de Dios y compártela para que llegue a los corazones de tantos cristianos que necesitan este alimento diario.

EVANGELIO del 22 de AGOSTO según San JUAN 6, 60-69 | PADRE GUILLERMO SERRA

Después de oírlo, muchos de sus discípulos decían: «¡Es duro este lenguaje! ¿Quién puede escucharlo?».

Jesús, sabiendo lo que sus discípulos murmuraban, les dijo: «¿Esto los escandaliza?

¿Qué pasará, entonces, cuando vean al Hijo del hombre subir donde estaba antes?

El Espíritu es el que da Vida, la carne de nada sirve. Las palabras que les dije son Espíritu y Vida.

Pero hay entre ustedes algunos que no creen». En efecto, Jesús sabía desde el primer momento quiénes eran los que no creían y quién era el que lo iba a entregar.

Y agregó: «Por eso les he dicho que nadie puede venir a mí, si el Padre no se lo concede».
Desde ese momento, muchos de sus discípulos se alejaron de él y dejaron de acompañarlo.
Jesús preguntó entonces a los Doce: «¿También ustedes quieren irse?».

Simón Pedro le respondió: «Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de Vida eterna.
Nosotros hemos creído y sabemos que eres el Santo de Dios».


Evangelio del día 21 de agosto | † |  Evangelio del día 23 de agosto

† Si quieres recibir el evangelio de cada día, SUBSCRÍBETE A NUESTRO CANAL


ORACIÓN a Santa Rosa de Lima


Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar