Lecturas diarias: 6 de Marzo – Quieres recuperar y transmitir… – Cuaresma

Lecturas diarias: 6 de Marzo – Quieres recuperar y transmitir… – Cuaresma

¿Quieres recuperar y transmitir
la alegría de la fe?

Que los días de tu casa, sean siempre saludados con una oración:
¡buenos días, Señor!

Que tus trabajos y tus esfuerzos, sean siempre ofrecidos:
¡va por Ti, Señor!

Que la mesa de la comida, sea completada por el Señor:
¡bendice estos alimentos, Señor! ¡Bendícenos a nosotros,
también, Señor.

Que la fe que profesas, la manifiestes y la transmitas a tus hijos:
¡así fue y esto hizo Jesús!

Que la oración sea algo normal en vuestra familia.
¿Habéis rezado en familia juntos?

Que la eucaristía dominical, sea signo de la unidad de vuestra familia.
¿Por qué juntos a comprar, al deporte, a la playa y…
no vais juntos a la misa?

Que la caridad, distintivo de nuestra vida cristiana, se note
en la forma de ver y de vivir en casa. ¿Vivís con austeridad
en algunos momentos del año?

Que la Palabra de Dios esté presente en vuestra casa.
¿Dónde tenéis la Biblia? ¿Escondida en algún armario?
¡Sacadla y ponedla en un lugar preferente!

Que, vuestro hogar, denote un ambiente cristiano:
¿tenéis algún rincón o pared reservado para Cristo crucificado?

Que, vuestra familia tenga sabor a María: ¿está presente alguna imagen
o cuadro relevante de la Virgen en vuestra vivienda?

Que en vuestras conversaciones, exista un lugar para la fe.
¿Habláis con vuestros amigos de Dios? ¿De la iglesia? ¿De vuestras
convicciones religiosas? El movimiento, no lo olvidéis, se demuestra andando.

Que antes del descanso os dirijáis a Dios y, sobre todo, juntos si tenéis hijos:
¡gracias, Señor, por este día! ¡Gracias, Señor, por lo que hemos vivido
y compartido hoy!

Que antes de retiraros, o incluso semanalmente, en el nombre del Señor
os pidáis perdón (los padres con los hijos, los hijos con los padres,
o los esposos entre ellos) por las pequeñas o grandes fisuras ocurridas
en la semana. ¡Dios os bendecirá!

Son importantes los templos físicos donde nos reunimos para la eucaristía;
para escuchar la Palabra o para acontecimientos importantes de nuestra vida cristiana.

Pero, el Papa Benedicto, tiene más razón que un santo: el templo
espiritual comienza con el Bautismo y se edifica, principalmente, en la
FAMILIA, EN EL HOGAR, EN CASA.

¿No me digáis que no tiene “su aquel” pensar que podemos ser o no ser
edificadores de la Iglesia en nuestra propia casa? ¿Lo intentamos a partir
de esta cuaresma? ¿Por qué no ponemos voz a JESÚS en nuestras familias?
¿No estamos demasiado mudos?

P. Javier Leoz

Evangelio del día 6 de marzo con el Padre Guillermo Serra

Evangelio según San Lucas 4, 1-3


VÍDEOS para la CUARESMA 2022

ÁNGELUS con el Papa Francisco

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar