Lecturas diarias: 18 de Enero – El arte de vivir

Lecturas diarias: 18 de Enero – El arte de vivir

Evangelio según San Mateo 2, 18-22

Un día en que los discípulos de Juan y los fariseos ayunaban, fueron a decirle a Jesús: “¿Por qué tus discípulos no ayunan, como lo hacen los discípulos de Juan y los discípulos de los fariseos?”.

Jesús les respondió: “¿Acaso los amigos del esposo pueden ayunar cuando el esposo está con ellos? Es natural que no ayunen, mientras tienen consigo al esposo.

Llegará el momento en que el esposo les será quitado, y entonces ayunarán. Nadie usa un pedazo de género nuevo para remendar un vestido viejo, porque el pedazo añadido tira del vestido viejo y la rotura se hace más grande.

Tampoco se pone vino nuevo en odres viejos, porque hará reventar los odres, y ya no servirán más ni el vino ni los odres. ¡A vino nuevo, odres nuevos!”.

Evangelio del día 17 de enero | † |  Evangelio del día 19 de enero

† Si quieres recibir el evangelio de cada día, SUBSCRÍBETE A NUESTRO CANAL


Oración para la CUARESMA del Papa Francisco

Carta de DIOS a TÍ MUJER

ÁNGELUS con el Papa Francisco

El arte de vivir

Amo a la gente que vive a mi alrededor;
amo la alegría y por eso me la encuentro
junto a mí; amo la amistad y por eso
recojo estrellas, y mi vida es una delicia.

No tengo nada y puedo disfrutar de todo.
¡Hay tanto que recibir mirando las cosas
pequeñas y la gente sencilla y buena!

¡Hay así tantas sorpresas y milagros
que descubrir con los ojos abiertos o cerrados!
En cada cosa existe escondido un recuerdo
del paraíso perdido.

Ser capaces de advertirlo es lo que constituye
el arte de vivir. Sé que no es fácil tocar el cielo,
pero sé con mayor certeza que resulta imposible
si el cielo no entra en mí.

El cielo debe empezar en la tierra,
dondequiera que los hombres sean amigos,
y donde la bondad se puede transmitir
de mano en mano, aliada a la alegría.

Sin embargo, todo cielo tiene nubes.
Vivir es una aventura apasionante, con Dios
y con los hombres, en un mundo de luces y tinieblas.

No quiero ser un héroe, ni un mártir, sino un pilluelo
que recoge las flores olvidadas y se ríe de los grandes
de la tierra que se apoyan en el poder y la riqueza.
Amo a la alegría y por eso la encuentro junto a mí.

Amo la amistad y por eso recojo estrellas
y mi vida es una maravilla.

Phil Bosmans

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar