25 de Abril – No me pidas demasiado, Señor – Pascua

25 de Abril – No me pidas demasiado, Señor – Pascua

No me pidas demasiado, Señor

Porque tengo miedo a perderte si,
en el camino vislumbro piedras y encrucijadas.
Porque, mi vida, a veces cómoda y caprichosa,
se mueve más con los impulsos del tic tac del mundo,
que con el agua de la fe.

No me pidas demasiado, Señor
Porque, temo decirte que “te amo”,
cuando, tal vez, sin quererlo o sabiendo,
me amo demasiado a mí mismo,
alejándome de ti y de tus mandatos.

Porque, diciéndote que “te quiero”,
me cuesta manifestar públicamente
que, tu camino y mi amistad contigo,
no siempre ha de estar lleno de aplausos,
ni reconocido por los poderes del mundo

¡No me pidas demasiado, Señor!
Digo “creo en Ti” y miro hacia otro lado,
proclamo “espero en Ti” y me guío por otras estrellas,
grito “eres lo más grande” y te dejo,
pequeño e insignificante, con mis obras.

Como Pedro, Señor, yo te digo que tú eres el Hijo de Dios.
El que rompe los ruidos de los cañones, con tu paz.
El que resquebraja la violencia, con tu fraternidad.
El que dinamita el odio, con la fuente de tu amor.

Por eso, Señor, no me pidas demasiado.
Pero, ayúdame, a crecer en mi trato contigo.
A descubrirte como la fuerza más poderosa.
Como el Señor ante otras decenas de señores.
Como lo más querido en mi vida y en mi corazón.
Amén.

P. Javier Leoz

Evangelio del día 25 de abril – CUARTO DOMINGO de PASCUA – JESÚS el BUEN PASTOR

Evangelio según San Juan 10, 11-18

Yo soy el buen Pastor. El buen Pastor da su vida por las ovejas.

El asalariado, en cambio, que no es el pastor y al que no pertenecen las ovejas, cuando ve venir al lobo las abandona y huye, y el lobo las arrebata y las dispersa.

Como es asalariado, no se preocupa por las ovejas.

Yo soy el buen Pastor: conozco a mis ovejas, y mis ovejas me conocen a mí -como el Padre me conoce a mí y yo conozco al Padre- y doy mi vida por las ovejas.

Tengo, además, otras ovejas que no son de este corral y a las que debo también conducir: ellas oirán mi voz, y así habrá un solo Rebaño y un solo Pastor.

El Padre me ama porque yo doy mi vida para recobrarla.

Nadie me la quita, sino que la doy por mí mismo. Tengo el poder de darla y de recobrarla: este es el mandato que recibí de mi Padre».

Evangelio del día 24 de abril | † |  Evangelio del día 26 de abril

† Si quieres recibir el evangelio de cada día, SUBSCRÍBETE A NUESTRO CANAL


VÍDEOS para la PASCUA de RESURRECCIÓN 2021

50 días de Camino de la PASCUA a PENTECOSTÉS

ÁNGELUS con el Papa Francisco


En padrenuestro.net cada día compartimos el evangelio extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios, con la reflexión del Padre Guillermo Serra, a la que nosotros ponemos imágenes para hacer más bella si cabe.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar