Evangelio del día 25 de abril – San Marcos y San Pedro Betancur

Evangelio del día 25 de abril

Evangelio del día 25 de abril – CUARTO DOMINGO de PASCUA – JESÚS el BUEN PASTOR

Evangelio según San Juan 10, 11-18

Yo soy el buen Pastor. El buen Pastor da su vida por las ovejas.

El asalariado, en cambio, que no es el pastor y al que no pertenecen las ovejas, cuando ve venir al lobo las abandona y huye, y el lobo las arrebata y las dispersa.

Como es asalariado, no se preocupa por las ovejas.

Yo soy el buen Pastor: conozco a mis ovejas, y mis ovejas me conocen a mí -como el Padre me conoce a mí y yo conozco al Padre- y doy mi vida por las ovejas.

Tengo, además, otras ovejas que no son de este corral y a las que debo también conducir: ellas oirán mi voz, y así habrá un solo Rebaño y un solo Pastor.

El Padre me ama porque yo doy mi vida para recobrarla.

Nadie me la quita, sino que la doy por mí mismo. Tengo el poder de darla y de recobrarla: este es el mandato que recibí de mi Padre”.

Evangelio del día 24 de abril | † |  Evangelio del día 26 de abril

† Si quieres recibir el evangelio de cada día, SUBSCRÍBETE A NUESTRO CANAL


VÍDEOS para la PASCUA de RESURRECCIÓN 2021

50 días de Camino de la PASCUA a PENTECOSTÉS

ÁNGELUS con el Papa Francisco


En padrenuestro.net cada día compartimos el evangelio extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios, con la reflexión del Padre Guillermo Serra, a la que nosotros ponemos imágenes para hacer más bella si cabe.

Evangelio según San Marcos 16,15-20. 

Entonces les dijo: “Vayan por todo el mundo, anuncien la Buena Noticia a toda la creación.”

El que crea y se bautice, se salvará. El que no crea, se condenará.

Y estos prodigios acompañarán a los que crean: arrojarán a los demonios en mi Nombre y hablarán nuevas lenguas; podrán tomar a las serpientes con sus manos, y si beben un veneno mortal no les hará ningún daño; impondrán las manos sobre los enfermos y los curarán”.

Después de decirles esto, el Señor Jesús fue llevado al cielo y está sentado a la derecha de Dios.

Ellos fueron a predicar por todas partes, y el Señor los asistía y confirmaba su palabra con los milagros que la acompañaban.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar