Oración a la Virgen de las Angustias [Vídeo]

Oración a la Virgen de las Angustias

¡Oh, Dolorosísima Virgen de la Angustias,
Reina de los mártires y dulce madre mía!

que permaneciste con firmeza junto a la cruz
participando silenciosa en la pasión de tu Hijo,
que le seguiste y sufriste con invicta fortaleza por El,
me postro ante ti lleno de fe y de confianza
a rendirte el homenaje sincero de mi amor.

Virgen María, Madre del Amor Hermoso,
precioso icono de piedad y compasión
que abrazas el cuerpo sin vida de Jesús,
tú que contemplaste y sentiste con tanta profundidad
la inmensidad del amor de Dios hacia el hombre,
un amor que llegó hasta la muerte, muerte de cruz,
vuelve a mi tus piadosos ojos y no me abandones,
alcánzame fortaleza, dirige mis pasos
ampárame Madre amada y nada temeré ya.

Oh Virgen de admirable pureza, Reina de la Vida,
Madre Amantísima y Eficaz Protectora
intercede ante tu Hijo para que me ayude,
pues sin tu plegaria no podré resistir mas;
por los dolores que tu Santísimo Hijo padeció en la cruz
al entregar su vida para redimir mis culpas,
por el dolor cruel que traspaso tu maternal corazón,
por tu gran misericordia y bondad
y puesto que estas tan próxima a Jesús,
pídele que me ayude en mis luchas y debilidades,
que me libre de mis miserias, necesidades y problemas
y que me conceda remedio lo antes posible
en esta difícil y grave situación
que me parece imposible resolver sin su asistencia:
(solicitar lo que se quiere conseguir)

Oh Virgen de las Angustias,
Santísima fuente de piedad y hermosura
dame tu amparo y protección;
líbrame de mis enemigos visibles e invisibles,
de la calumnia, la mentira, la envidia, la venganza y la traición
e ilumina mi entendimiento para alabarte y bendecirte
por tantos sacrificios y dolores como te debo.

Gracias Madre, por ser mi luz celestial,
y el consuelo de las penas de mi corazón atribulado,
y sobre todo porque en los momentos de angustia
me cubres con tu manto de misericordia,
me proteges, me sostienes y levantas,
gracias por tu amor y por estar siempre conmigo

Amén.