Reflexión para la festividad de La Santísima Trinidad [Vídeo]

Reflexión para la festividad de La Santísima Trinidad [Vídeo]

Domingo de la SANTÍSIMA TRINIDAD – Ciclo A – 7 de Junio de 2020

SOLEMNIDAD DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD
CICLO A

  • 7 DE JUNIO DE 2020

LECTURAS PARA LA EUCARISTÍA

1ª LECTURA

Lectura del libro del Éxodo 34,4b-6. 8-9

En aquellos días, Moisés subió de madrugada al monte Sinaí, como le había mandado el Señor, llevando en la mano las dos tablas de piedra.
El Señor bajó en la nube y se quedó con él allí, y Moisés pronunció el nombre del Señor.
El Señor pasó ante él proclamando:

  • Señor, Señor, Dios compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia y lealtad.
    Moisés al momento se inclinó y se echó por tierra. Y le dijo:
  • Si he obtenido tu favor, que mi Señor vaya con nosotros, aunque ése es un pueblo de cerviz, dura; perdona nuestras culpas y pecados y tómanos como heredad tuya. Palabra de Dios.

COMENTARIO A LA 1ª LECTURA

En este texto, sacado del Libro del Éxodo, se nos presenta a Moisés subiendo al monte para encontrarse con el Señor, pero es Dios quien sale al encuentro de Moisés. Dios siempre toma la iniciativa y hace que el hombre suba para descender Él a su encuentro. Cuando se va al encuentro de Dios hay que ascender en la vida, sin cansancio, sin equipaje, sin seguridades materiales.

Salmo 3, 52. 53. 54. 55. 56

R. A ti gloria y alabanza por los siglos.

• Bendito eres, Señor, Dios de nuestros padres,
bendito tu nombre santo y glorioso. R:
• Bendito eres en el templo de tu santa gloria.
Bendito eres sobre el trono de tu reino. R:

• Bendito eres tú, que, sentado sobre querubines,
sondeas los abismos.
Bendito eres en la bóveda del cielo. R:

2ª LECTURA

Lectura de la 2ª carta del apóstol san Pablo a los Corintios 13,11-13

Hermanos:

Alegraos, trabajad por vuestra perfección, animaos; tened un mismo sentir y vivid en paz. Y el Dios del amor y de la paz estará con vosotros. Saludaos mutuamente con el beso santo.
Os saludan todos los fieles. La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo esté siempre con vosotros. Palabra de Dios

COMENTARIO A LA 2ª LECTURA

El apóstol Pablo les pide a los fieles de Corinto que estén alegres y animados, que tengan unidad de sentimientos y vivan en paz y así Dios estará con ellos. Termina este texto con una de las oraciones litúrgicas más notables de las que hacen referencia a la Trinidad y que definen los dones de cada una de las personas divinas.

EVANGELIO

Lectura del santo evangelio según san Juan 3,16-18

En aquel tiempo, dijo Jesús a Nicodemo:

  • Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único, para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna.
    Porque Dios no mandó a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. El que cree en él no será condenado; el que no cree ya está condenado, porque no ha creído en el nombre del Hijo único de Dios. Palabra de Dios

COMENTARIO AL EVANGELIO

Sabemos, por el Nuevo Testamento, que Dios se ha comunicado con nosotros como Padre que nos quiere; como Hijo que nos revela al Padre y nos traza el camino de la salvación; como Espíritu que nos da la fuerza que necesitamos y nos comunica el significado de la revelación en cada tiempo y en cada situación. Cuando nos relacionamos con Dios, lo determinante no son los conceptos, sino la experiencia que tenemos de Él, que se traduce en las convicciones que guían nuestra vida.

PARA NUESTRA REFLEXIÓN PERSONAL

EL CRISTIANO ANTE DIOS

No siempre se nos hace fácil a los cristianos relacionarnos de manera concreta y viva con el misterio de Dios confesado como Trinidad.
En nuestra relación con Dios Padre, Jesús nos enseña dos actitudes básicas. La primera poner nuestra confianza total en Dios, Padre de bondad, que nos quiere sin fin. Podemos confiar en Él sin miedos, recelos, cálculos o estrategias. En segundo lugar, una docilidad incondicional, viviendo atentos a su voluntad.
Nuestra relación con Jesús, el Hijo de Dios, supone, en primer lugar, seguirlo, conocerlo, creer en Él, sintonizar con él, aprender a vivir siguiendo sus pasos. Tratar a las personas como Él las trataba; sembrar signos de bondad y de libertad creadora como hacía Él. Vivir haciendo la vida más humana. En segundo lugar, colaborar en el Proyecto de Dios que Jesús pone en marcha, proyecto que Jesús llama “reino de Dios”: reino de paz, justicia y amor.
Nuestra relación con el Espíritu Santo nos debe llevar, en primer lugar, a vivir animados por el amor. Lo esencial es vivirlo todo con amor y desde el amor. El amor que es la fuerza que pone sentido, verdad y esperanza en nuestra existencia, el amor que nos salva de tantas torpezas, errores y miserias.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar