22 de Octubre – Luz para la humanidad – Evangelio tiempo ordinario

22 de Octubre – Luz para la humanidad – Evangelio tiempo ordinario| Jueves de la vigésimo novena semana del Tiempo ordinario

Disfruta cada día de la Palabra de Dios y compártela para que llegue a los corazones de tantos cristianos que necesitan este alimento diario.

EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 12, 49-53

Fuego vine a echar en la tierra; ¿y qué quiero, si ya se ha encendido?  De un bautismo tengo que ser bautizado; y ¡cómo me angustio hasta que se cumpla!  ¿Pensáis que he venido para dar paz en la tierra?

Os digo: No, sino disensión.  Porque de aquí en adelante, cinco en una familia estarán divididos, tres contra dos, y dos contra tres. 

Estará dividido el padre contra el hijo, y el hijo contra el padre; la madre contra la hija, y la hija contra la madre; la suegra contra su nuera, y la nuera contra su suegra.


Evangelio del día 21 de octubre | † |  Evangelio del día 23 de octubre

† Si quieres recibir el evangelio de cada día, SUBSCRÍBETE A NUESTRO CANAL


ORACIÓN a la Virgen del Rosario

ORACIÓN del Ángelus por el Papa Francisco


Luz para la humanidad

Sí, Señor, así te vemos y así te sentimos.
Desde el día de tu llegada a nuestro mundo
alegraste la noche oscura del hombre.
Lo hiciste en silencio, sin ruido
pero, en Belén, fuiste luz en medio
de un impresionante firmamento estrellado.

Tú, Señor, eres la luz del mundo.
Entonces ¿qué somos nosotros, Señor?
Somos pequeñas luces, de tu inmensa luz
Somos pequeños ríos, de tu inmenso mar.
Somos pequeños destello, de tu inmenso sol.
Eres, Señor, luz de la humanidad.

Quien a Ti escucha, encuentra alivio.
Quien a Ti sigue, se siente protegido.
Quien a Ti bendice, queda engrandecido,
sobrecogido y enardecido por tu presencia, Señor.

Nunca, nuestra tierra,
cesará de darte gracias por tu Palabra.
Por poner esperanza a nuestro lado.
Por sembrar ilusiones en nuestros senderos.
Por levantarnos, con y por tu Palabra,
cuando nos sentimos decepcionados,
engañados o humillados,
por tanta palabra y bisutería que ofrece el mundo.
¡Gracias, Señor!

Sigues siendo luz de muchos pueblos.
Horizonte de muchas metas.
Vida de muchas vidas.
Orgullo de millones de hombres y mujeres
que, sintiendo la peligrosa noche,
saben que Tú sigues siendo… la LUZ.
Amén.

P. Javier Leoz

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar