Camino de Cuaresma por el Padre Guillermo Serra | 40 días camino hacia la muerte y resurrección de Jesús

INTRODUCCIÓN

La Cuaresma es un tiempo de conversión. Es el tiempo propicio para abrir nuestro corazón y dejar que el Espíritu Santo nos conduzca al desierto, con el fin de salir de él renovados y dispuestos a seguir sus pasos. Sí, también la Cuaresma implica el salir de nuestra tierra, dejar nuestras seguridades y caminar. Es salir para entrar; entrar en el gozo eterno del triunfo y la Resurrección de Cristo.

Este Camino de Cuaresma busca acompañarte durante 40 días con breves reflexiones y oraciones diarias para que puedas dar sentido a cada día y orientar tu corazón y tu vida a Dios. Quieren ser un medio para que el Espíritu Santo te guíe y puedas llegar a Jerusalén preparado.

Es tiempo de conversión, pero sobre todo es tiempo de amor. En su pedagogía, Dios te tomará de la mano para purificar todo aquello que no tiene sabor a eternidad. Te hará ver cosas que cambiar, te mostrará luces y sombras, te acompañará, se esconderá… También te invitará a contar estrellas para que recuerdes sus bendiciones, porque solo cuando es de noche se pueden contar estrellas.

Es un camino, hay que ponerse en movimiento, pero no lo hacemos solos.

“Dios no nos pide nada que no nos haya dado antes: «Nosotros amamos a Dios porque él nos amó primero» (1 Jn 4,19). Él no es indiferente a nosotros. Está interesado en cada uno de nosotros, nos conoce por nuestro nombre, nos cuida y nos busca cuando lo dejamos. Cada uno de nosotros le interesa; su amor le impide ser indiferente a lo que nos sucede.” (Francisco, Mensaje para la Cuaresma 2015).

¡Qué tranquilidad! ¡Qué dicha! Saber que nuestro Buen Pastor nos conoce, nos busca y nos espera.

Te invito a hacer de esta Cuaresma una experiencia profunda del amor de Dios que culminará con la entrega de su vida en la cruz.

Te invito al arrepentimiento, sin que este te conduzca a la tristeza y el desánimo. Te invito a la penitencia, pero no a vivirla con cara larga y sufrimiento, sino con una actitud de esperanza infinita en la misericordia divina que desea abrazar tu miseria.

¿Me acompañas?

Este Camino de Cuaresma lo haremos cruzando seis desiertos. Cada uno tiene su propia pedagogía.

Son 6 semanas para avanzar por seis desiertos que nos donarán un fruto profundo y duradero si los cruzamos con paciencia y confianza.

El desierto del silencio nos enseñará escuchar; el desierto de la humildad nos abrirá a Dios; el desierto de la libertad nos expondrá ante nuestros deseos más íntimos; el desierto de le fe nos ayudará a descubrir a Dios en todo; el desierto de la esperanza nos donará una confianza ilimitada y por último, el desierto del amor nos abrirá las puertas del corazón de Jesús para subir con él a Jerusalén en Semana Santa.

Dios te espera, no tengas miedo, Él te toma en brazos y te carga con su amor y misericordia.

Autor: Padre Guillermo Serra, L.C.