Dibujos para el quinto Domingo de Pascua de Fano y Miguel Redondo

Dibujos para el quinto Domingo de Pascua de los artistas católicos Fano y Miguel Redondo

Compartimos los dibujos de los dos dibujantes cristianos Fano de Málaga y Miguel Redondo de Alhama de Granada de este quinto domingo de Pascua con la lectura que habla de la casa del Padre, un lugar con espacio para todos.

Reflexión del evangelio del quinto Domingo de Pascua – Ciclo B

CONOZCAMOS AL VERDADERO JESÚS POR LOS EVANGELIOS

Jesús conocía la cobardía y mediocridad de sus discípulos y en muchas ocasiones les recriminó su poca fe, por eso les dijo: «Permaneced en mí».

Si no se mantienen vitalmente unidos a él no podrán subsistir, si no se mantienen firmes en lo que han aprendido y vivido junto a él, su vida será estéril, separados de Jesús, no pueden hacer nada. Jesús pide a sus discípulos que «sus palabras permanezcan en ellos», que no las olviden, que vivan de su Evangelio.

Los evangelios nos ponen en contacto con su mensaje, con su estilo de vida y con su proyecto del reino de Dios.

En los evangelios se encierra la fuerza más poderosa que poseen las comunidades cristianas para regenerar su vida y también la energía que necesitan para recuperar su identidad de seguidores de Jesús.

Muchos cristianos buenos de nuestras comunidades solo conocen los evangelios «de segunda mano».

Todo lo que saben de Jesús y de su mensaje proviene de lo que han podido reconstruir a partir de las palabras de los predicadores y catequistas.

Viven su fe sin tener un contacto personal con «las palabras de Jesús» y nada tiene más fuerza evangelizadora que la experiencia de escuchar juntos su Evangelio desde las preguntas, los problemas, los sufrimientos y las esperanzas de nuestros tiempos.

LECTURAS PARA LA EUCARISTÍA DEL DOMINGO

1ª LECTURA – Lectura de los Hechos de los Apóstoles 9,26-31

En aquellos días, llegado Pablo a Jerusalén, trataba de juntarse con los discípulos, pero todos le tenían miedo, porque no se fiaban de que fuera realmente discípulo. Entonces Bernabé se lo presentó a los apóstoles.

Saulo les contó cómo había visto al Señor en el camino, lo que le había dicho y cómo en Damasco había predicado públicamente el nombre de Jesús.

Saulo se quedó con ellos y se movía libremente en Jerusalén predicando públicamente el nombre del Señor. Hablaba y discutía también con los judíos de lengua griega, que se propusieron suprimirlo.

Al enterarse los hermanos, lo bajaron a Cesarea y le hicieron embarcarse para Tarso. Entretanto, la Iglesia gozaba de paz en toda Judea, Galilea y Samaria. Se iba construyendo y progresaba en la fidelidad al Señor y se multiplicaba animada por el Espíritu Santo.

Palabra de Dios

COMENTARIO A LA 1ª LECTURA

Pablo de Tarso, perseguidor de los cristianos, ha tenido una importante experiencia camino de Damasco: su encuentro con Cristo resucitado.

Ese acontecimiento cambia radicalmente su vida y de perseguidor de Jesús se convierte en un ardiente apóstol del Señor, aunque en principio no fue fácil admitirlo en la comunidad, en la Iglesia de entonces, incluso se le defiende eficazmente cuando el peligro le amenaza.

SALMO – Sal 21, 26b-27. 28 y 30. 31-32

R. El Señor es mi alabanza en la gran asamblea.

• Cumpliré mis votos delante de sus fieles.
Los desvalidos comerán hasta saciarse,
alabarán al Señor los que lo buscan:
viva su corazón por siempre. R:

• Lo recordarán y volverán al Señor
hasta de los confines de la tierra;
en su presencia se postrarán
las familias de los pueblos.
Ante él se postrarán las cenizas de la tumba,
ante él se inclinarán los que bajan al polvo. R:

• Me hará vivir para él, mi descendencia lo servirá,
hablarán del Señor a la generación futura,
contarán su justicia al pueblo que ha de nacer:
todo lo que hizo el Señor. R

2ª LECTURA – Lectura de la primera carta del apóstol san Juan 3,18-24

Hijos míos, no amemos de palabra ni de boca, sino con obras y según la verdad. En esto conocemos que somos de la verdad y tranquilizaremos nuestra conciencia ante Él, en caso de que nos condene nuestra conciencia, pues Dios es mayor que nuestra conciencia y conoce todo.

Queridos, si la conciencia no nos condena, tenemos plena confianza ante Dios; y cuanto pidamos lo recibiremos de Él, porque guardamos sus mandamientos y hacemos lo que le agrada. Y éste es su mandamiento: que creamos en el nombre de su Hijo Jesucristo, y que nos amemos unos a otros tal como nos lo mandó.

Palabra de Dios

COMENTARIO A LA 2ª LECTURA

La Comunidad cristiana, la Iglesia, se edifica en la fidelidad a Cristo Jesús y en la unidad fraterna de los miembros que la integramos. Ambas cosas, fidelidad a Cristo y unidad fraterna, son mandato del Señor.

Pero fe y caridad no son fruto de un simple sentimiento personal, sino que ha de manifestarse y traducirse en amar con obras y de verdad.

EVANGELIO – Lectura del santo evangelio según san Juan 15,1-8

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
Yo soy la verdadera vid, y mi Padre es el labrador. A todo sarmiento mío que no da fruto lo arranca, y a todo el que da fruto lo poda, para que dé más fruto.

Vosotros ya estáis limpios por las palabras que os he hablado; permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí.

Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante; porque sin mí no podéis hacer nada. Al que no permanece en mí lo tiran fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen y los echan al fuego, y arden.

Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que deseáis, y se realizará. Con esto recibe gloria mi Padre, con que deis fruto abundante; así seréis discípulos míos.

Palabra de Dios

COMENTARIO AL EVANGELIO

Jesús nos habla de la «vid y los sarmientos» para expresarnos la relación vital, la compenetración que tiene que haber entre Jesús y el creyente, entre la Palabra de Jesús y el que la acepta como propia, entre el redentor y el redimido.

La salvación es un regalo de Dios que no opera de un modo mágico, sino que necesita para que tenga efecto permanecer unidos a Jesús, que es la vid, para dar frutos.

PARA NUESTRA REFLEXIÓN PERSONAL

NO DESVIARNOS DE JESÚS

Jesús nos dice que Él es la «vid verdadera», llena de vida y nosotros somos los «sarmientos» que vivimos de la savia que nos llega de Él.

Hay sarmientos secos por los que no circula la savia de Jesús. Discípulos que no dan frutos porque no corre por sus venas el Espíritu del Resucitado. Comunidades cristianas que languidecen desconectadas de su persona.

Las palabras de Jesús son categóricas: «Sin mí no podéis hacer nada». Es posible que la forma en que viven su religión muchos cristianos, sin una unión vital con Jesucristo, no subsistirá por mucho tiempo.

La Iglesia no podrá llevar a cabo su misión en el mundo contemporáneo, si los que nos decimos «cristianos» no nos convertimos en discípulos de Jesús, animados por su espíritu y su pasión por un mundo más humano.

Ser cristiano exige hoy una experiencia vital de Jesucristo, un conocimiento interior de su persona, una pasión por su proyecto y un contacto más inmediato y apasionado con Jesús.

Los cristianos, aunque vivimos hoy preocupados y distraídos por muchas cuestiones, como no puede ser de otra manera, sin embargo, no debemos olvidar lo esencial: que sólo Jesús es «la verdadera vid», que todos somos «sarmientos» y que lo decisivo en estos momentos es «permanecer en él» aplicando toda nuestra atención al Evangelio, alimentando en nuestros grupos, comunidades y parroquias el contacto vivo con Él y no desviarnos de su proyecto.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar