Evangelio del 9 de Octubre – Voy a seguir creyendo

Evangelio del 9 de Octubre – Voy a seguir creyendo| Viernes del vigésimo séptima semana del Tiempo ordinario

Disfruta cada día de la Palabra de Dios y compártela para que llegue a los corazones de tantos cristianos que necesitan este alimento diario.

EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 11, 15-26

Pero algunos de ellos decían: Por Beelzebú, príncipe de los demonios, echa fuera los demonios.

Otros, para tentarle, le pedían señal del cielo. Mas él, conociendo los pensamientos de ellos, les dijo: Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado; y una casa dividida contra sí misma, cae. 

Y si también Satanás está dividido contra sí mismo, ¿cómo permanecerá su reino? ya que decís que por Beelzebú echo yo fuera los demonios. 

Pues si yo echo fuera los demonios por Beelzebú, ¿vuestros hijos por quién los echan? Por tanto, ellos serán vuestros jueces. 

Mas si por el dedo de Dios echo yo fuera los demonios, ciertamente el reino de Dios ha llegado a vosotros. 

Cuando el hombre fuerte armado guarda su palacio, en paz está lo que posee.  Pero cuando viene otro más fuerte que él y le vence, le quita todas sus armas en que confiaba, y reparte el botín. 

El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama.

Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda por lugares secos, buscando reposo; y no hallándolo, dice: Volveré a mi casa de donde salí. 

Y cuando llega, la halla barrida y adornada.  Entonces va, y toma otros siete espíritus peores que él; y entrados, moran allí; y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero.


Evangelio del día 8 de octubre | † |  Evangelio del día 10 de octubre

† Si quieres recibir el evangelio de cada día, SUBSCRÍBETE A NUESTRO CANAL


ORACIÓN a la Virgen del Rosario

ORACIÓN del Ángelus por el Papa Francisco


Voy a seguir creyendo

Voy a seguir creyendo,
aun cuando la gente pierda la esperanza.

Voy a seguir dando amor,
aunque otros siembren odio.

Voy a seguir construyendo,
aun cuando otros destruyan.

Voy a seguir hablando de Paz,
aun en medio de una guerra.

Voy a seguir iluminando,
aun en medio de la oscuridad.

Y seguiré sembrando,
aunque otros pisen la cosecha.

Y seguiré gritando,
aun cuando otros callen.

Y dibujaré sonrisas,
en rostros con lágrimas.

Y transmitiré alivio,
cuando vea dolor.

Y regalaré motivos de alegría,
donde sólo haya tristezas.

Invitaré a caminar,
al que decidió quedarse.

Y levantaré los brazos,
a los que se han rendido.

Porque en medio de la desolación,
siempre habrá un niño que nos mirará
esperanzado, esperando algo de nosotros.

Y aun en medio de una tormenta,
por algún lado saldrá el sol
y en medio del desierto crecerá una planta.

Siempre habrá un pájaro que nos cante,
un niño que nos sonría y mariposas
que nos brinden su belleza.

Pero si algún día ves que ya no sigo,
no sonrío o callo, acércate y dame un beso,
un abrazo o regálame una sonrisa;
con eso será suficiente.

Seguramente, me habrá pasado que la vida
me abofeteó y me sorprendió por un segundo.
Ese gesto hará que vuelva a mi camino.
Nunca lo olvides.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar