12 de Octubre – Festividad de la Virgen del Pilar

Vídeo Oración a la Virgen del Pilar

12 de Octubre – Festividad de la Virgen del Pilar

NUESTRA SEÑORA DEL PILAR

Lectura del Primer Libro de las Crónicas

15, 3-4.15-16; 15, 1-2

En aquellos días, David congregó en Jerusalén a todos los israelitas, para trasladar el arca del Señor al lugar que le había preparado. Luego reunió a los hijos de Aarón y a los levitas. Luego los levitas se echaron los varales a los hombros y levantaron en peso el arca de Dios, tal como lo había mandado Moisés por orden del Señor.

David mandó a los jefes de los levitas organizar a los cantores de sus familias, para que entonasen cantos festivos acompañados de instrumentos, arpas cítaras y platillos. Metieron el arca de Dios y la instalaron el centro de la tienda que David le había preparado. Ofrecieron holocaustos y sacrificios de comunión a Dios y, cuando David terminó de ofrecerlos, bendijo al pueblo en nombre del Señor.

Palabra de Dios

SALMO RESPONSORIAL 26, 1. 3. 5. 8b-9abc

R. ¡El Señor me ha coronado, sobre la columna me ha exaltado!

El Señor es mi luz y mi salvación,
¿a quién temeré?
El Señor es el baluarte de mi vida,
¿ante quién temblaré? R.

Aunque acampe contra mí un ejército,
mi corazón no temerá;
aunque estalle una guerra contra mí,
no perderé la confianza. R.

Él me cobijará en su Tienda de campaña
en el momento del peligro;
me ocultará al amparo de su Carpa
y me afirmará sobre una roca. R.

Se dedicaban a la oración, en compañía de María,

la madre de Jesús

Lectura de los Hechos de los Apóstoles

1, 12-14

Después que Jesús subió al cielo, los Apóstoles regresaron del monte de los Olivos a Jerusalén: la distancia entre ambos sitios es la que está permitida recorrer en día sábado. Cuando llegaron a la ciudad, subieron a la sala, donde solían reunirse. Eran Pedro, Juan, Santiago, Andrés, Felipe y Tomás, Bartolomé, Mateo, Santiago, hijo de Alfeo, Simón el Zelote y Judas, hijo de Santiago. Todos ellos, íntimamente unidos, se dedicaban a la oración, en compañía de algunas mujeres, de María, la madre de Jesús, y de sus hermanos.

Palabra de Dios

EVANGELIO
¡Feliz el vientre que te llevó!
Felices más bien los que escuchan la Palabra de Dios

a Evangelio de nuestro Señor Jesucristo
según san Lucas

11, 27-28

Jesús estaba hablando y una mujer levantó la voz en medio de la multitud y le dijo: «¡Feliz el vientre que te llevó y los pechos que te amamantaron!»
Jesús le respondió: «Felices más bien los que escuchan la Palabra de Dios y la practican».

Palabra del Señor.

Reflexión

LA VIRGEN DEL PILAR Y EL AÑO DE LA FE
1.- Dichosa tú que has creído. El creer es un don que debe hacernos felices, dichosos, porque creer en Dios es sentirnos acogidos por él, vivir en él, con él y por él. Si no creemos en Dios nos sentimos solos ante la inmensidad insondable del universo, no sabemos ni de dónde venimos y a dónde vamos. María creyó en Dios, se fio de Dios, aunque racionalmente no acertaba a comprender lo que le estaba sucediendo. La fe tiene siempre algo de apuesta, de decisión personal, de acogimiento de un misterio que no entendemos racionalmente, pero que amamos con el corazón: el corazón tiene razones que la razón no entiende (Pascal).
2.- María, por su parte, guardaba todas estas cosas y las meditaba en su corazón. María no entendía lo que le estaba sucediendo, pero sabía que todo lo que le sucedía era designio y proyecto de la sabiduría de Dios. Ella no sólo guardaba la fe, sino que la meditaba, la quería hacer suya, profundamente suya, algo que se saliera de la pura razón y que impregnara todo su ser, que se hiciera vida de su vida, alma de su alma. La fe que no se transforma en vida, que no mueve nuestras palabras, nuestros sentimientos y nuestras acciones, no es una fe viva, no es verdadera fe.
3.- He decidido convocar un Año de la fe. Esto es lo que nos ha dicho el Papa Benedicto XVI, en su documento Porta Fidei, Puerta de la fe, en el cincuenta aniversario de la apertura del Concilio Vaticano II. El año de la fe comenzará el 11 de octubre de 2012 y terminará en la solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo, el 24 de noviembre de 2013. ¿Qué significado especial puede tener para nosotros este documento del Papa, en este día 12 de octubre de 2012, cuando estamos celebrando la fiesta del Pilar? Yo creo que mucho: la fiesta del Pilar nos habla del comienzo de la predicación de fe cristiana en España. No nos importa ahora la fiabilidad histórica de este dato; lo que nos importa es saber que la fe cristiana que comenzó ya en el siglo primero en España, es una fe que necesita no sólo ser creída, sino purificada, meditándola profundamente en nuestro corazón. Me limito a citar algunos párrafos del documento papal, dejando que cada uno de nosotros los meditemos en nuestro corazón:
a) Los contenidos esenciales que desde siglos constituyen el patrimonio de todos los creyentes tienen necesidad de ser confirmados, comprendidos y profundizados de manera siempre nueva, con el fin de dar un testimonio coherente en condiciones históricas distintas del pasado.
b) Como afirma San Agustín, los creyentes . Los numerosos escritos del santo permanecen aún hoy como un patrimonio de riqueza sin igual, permitiendo todavía a tantas personas que buscan a Dios encontrar el sendero justo para acceder a la .
c) Hoy es necesario un compromiso eclesial más convencido a favor de una nueva evangelización para redescubrir la alegría de creer y volver a encontrar el entusiasmo de comunicar la fe.
d) Profesar al fe con la boca indica, a su vez, un testimonio y compromiso público: el cristiano no puede pensar nunca que creer es un hecho privado. La fe es decidirse a estar con el Señor para vivir con él.
e) La fe está sometida más que en el pasado a una serie de interrogantes que provienen de un cambio de mentalidad que, sobre todo hoy, reduce el ámbito de certezas racionales al de los logros científicos y tecnológicos. Pero la Iglesia nunca ha tenido miedo de mostrar cómo entre la fe y la verdadera ciencia no puede haber conflicto alguno, porque ambas, aunque por caminos distintos, tienden a la verdad.
f) El año de la fe será también una buena oportunidad para intensificar el testimonio de la caridad. San Pablo nos recuerda: . Con palabras aún más fuertes –que siempre atañen a los cristianos– el apóstol Santiago dice: “¿de qué sirve a uno, hermanos míos, decir que tiene fe, si no tiene obras?… si no se tienen obras la fe está muerta por dentro”… La fe sin la caridad no da fruto, y la caridad sin fe sería un sentimiento constantemente a merced de la duda. La fe y el amor se necesitan mutuamente.
Que la Virgen del Pilar nos ayude a todos, en este año de la fe, a “comprender, confirmar y profundizar” nuestra fe cristiana.

Gabriel González del Estal
www.betania.es

MARÍA SE NOS HA ADELANTADO
1. – María tuvo una misión y un puesto de privilegio: el ser Madre del Hijo de Dios. Pero cuando la mujeruca del pueblo le grita a Jesús: “bendito el vientre que te llevó y los pechos que te amamantaron”, lo que Jesús alaba no es el puesto privilegiado de María, como Madre suya… “Más bien bendito el que oye la palabra de Dios y la cumple, el que cree en mi y en mi palabra, porque tiene vida eterna”
2. – La fiesta de hoy es una consecuencia del Misterio central de nuestra Fe: la Resurrección de Jesucristo en el que todos hemos resucitado. Jesús murió y resucitó. Ese Jesús que vivió con los Apóstoles hoy vive. María murió y resucitó, y esa misma María que llevó en su seno a Jesús hoy vive. Y nosotros que estamos aquí un día moriremos y también viviremos con Jesús y María. Dejemos a un lado el “como” y el “cuando” que no lo podemos imaginar. Quedemos con esta realidad de Fe y creamos.
3. – María se nos ha adelantado. Dios la ha puesto en lo alto del cielo, como estrella llena de luz que nos llene de esperanza al hacer nuestro camino:
— cuando la lucecilla de nuestra fe vacile, miremos a la estrella y pidamos a María esa fe que nos trae la vida eterna.
— cuando nos encontremos desesperanzados por los problemas familiares, económicos, de enfermedades, miremos a la estrella y María nos dará esperanza, que también Ella llegó a lo alto por senderos empinados y duros de montaña
— cuando nos demos cuenta de que la borrachera de la diversión, del pasarlo bien, del egocentrismo se va apoderando de nosotros, pidamos a María que no permita que seamos juguetes de los demás, porque llevamos en nosotros el tesoro de la vida eterna.
Que María, Madre de Dios y Madre Nuestra, en la advocación de la Virgen del Pilar nos llene de alegría y esperanza y sea la estrella que nos conduzca a donde esta Jesús.

José María Maruri, SJ
www.betania.es